red43.com.ar
Embellecimiento del centro: lo que se puede y lo que no se puede

Canal Radio

VISITAS HOY

50934

VISITAS TOTALES

6069568

Embellecimiento del centro: lo que se puede y lo que no se puede

El Horcón

La polémica sobre los fondos destinados al embellecimiento del centro de la ciudad; la importancia que el estado genere las condiciones para incrementar la iniciativa privada y la inflación y el endeudamiento de Cambiemos son los temas que hoy le propone el Horcón a sus lectores.

Las redes sociales y en los mentideros políticos se inundaron de críticas por el dinero que se destina al embellecimiento del centro de la ciudad, porque piensan que hay otras  necesidades que los tiempos que corren han  despertado.

En el tema que nos ocupa, se observa una vez más un problema de ineficiente, escasa o mala comunicación, pues el ciudadano NO SABE, en muchísimos casos, que esos fondos corresponden a un Presupuesto por Programa, y su destino no puede ser otro que dicho programa.

Y tan es así, que su uso fuera del programa, hasta podría llegar a ser considerado una malversación de fondos, “Aunque usted no lo crea”.

En este caso las obras permitirían dar un aspecto más apropiado a una ciudad que debiera tratar de atraer turistas, inversionistas y todo tipo de visitantes, de ahí lo positivo de este proyecto. ¿Por qué no se explica adecuadamente la gestión y el destino de los fondos?

 

GARANTÍAS PARA GENERAR EMPLEO

El debate sobre el empleo público  y disminución de este, en lo posible,  debe ir acompañado, por parte del estado, con la generación de condiciones para que la iniciativa privada pueda prosperar. De lo contario la reducción del papel estatal como empleador no tiene asidero y no puede llevarse a cabo al no haber alternativa para quienes queden fuera del entorno del gobierno. No nos referimos a la planta política, que si debe llevar un análisis profundo de cuan necesario es un asesor, un director o una Secretaría; si no hay resultados lo más saludable es que no estén.

El planteamiento anterior no quiere decir que el estado tenga que generar en sí mismo empresas privadas, todo lo contario, un buen gobierno da las oportunidades y garantías para que puedan implementarse emprendimientos de diversa índole en su territorio, ya sea de menor o mayor alcance, pero con las condiciones necesarias para que el empleo se genere –fundamentalmente- de la mano de los que arriesgan su capital, creando los escenarios adecuados para que, con planes de negocios bien pensados, se llegue a tener éxito.

Estas condiciones no se están dando a nivel país en general, ni mucho menos en la provincia en particular. En el caso de Chubut, años sin definir un rumbo adecuado o por lo menos un rumbo sea cual fuere, nos ha dejado en una situación difícil donde una de  las noticias de cada principio de mes es qué día es el cobro de salario  del empleado público y con ello, más allá de lo que implica para la economía familiar,  la posibilidad de generar movimiento en los comercios locales. Este escenario no excluye a Esquel que tiene exactamente el mismo contexto.

No es imposible, otras provincias lo han logrado, el ejemplo de San Luis es el más notable que, con independencia de los diferentes gobiernos de los últimos años, tiene las mejores rutas del país, planes de viviendas y trabajo genuino con baja incidencia del empleo estatal.   

Es necesario el dialogo y que se pongan de acuerdo todos los que tienen responsabilidad política, lo cual no parece posible por el momento, aunque se amague con unidades inciertas.  Paralelo al debate ya no queda mucho tiempo para que de una vez se piense en qué provincia queremos y hacia dónde vamos en el futuro, Reiteramos, en Esquel es tal cual como sucede a nivel provincial.

Si siguen dándose o prevaleciendo intereses individuales o se continúa trabajando para el título mediático vacío y centrado, no en los problemas a resolver, sino en los adornos, entornos, dimes y diretes, tenemos que pensar, cada ciudadano, qué responsabilidad nos atañe a la hora de votar: podemos y tenemos el derecho de elegir a políticos competentes que trabajen para el municipio, provincia y país, no para su ego o beneficio propio a corto plazo.

 

MÁS INFLACIÓN Y MÁS DEUDA

Según el Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas la inflación este año llegará al 27%. El gobierno cuando asumió había planificado un 10% para el 2018, que luego corrigió a un 15% lo cual, de acuerdo como va todo, no se cumplirá.

No son números y nada más. En estas estadísticas influye todo lo que nos afecta: aumentos en combustibles, impuestos, alimentos, servicios públicos, prepagas y así de interminable la lista. Por lo tanto la inflación alta es síntoma de que no se han resuelto necesidades básicas de los argentinos y la tan manipulada pobreza no se bajará con este escenario.

Paralelo a esto el gobierno sigue emitiendo deuda: ahora por ciento veinte millones. El propio macrismo ha admitido el peligro que significa para la economía del país, seguir endeudándonos.

Sobre la inflación ya se ha reproducido en reiteradas ocasiones las palabras de Macri en campaña donde aseguraba que sería muy fácil bajarla, la pobreza tuvo un tratamiento similar cuando aseguró que la eliminaría completamente y luego cuando se refirió a los peligros del endeudamiento. ¿Qué pasa con todas estas afirmaciones o promesas? Muchos pensaron cuando emitieron su voto que había un plan de gobierno que avalaba que Cambiemos, ante aspectos tan sensibles y esenciales para el país, podía cumplir con lo que decía y, más allá de eliminar la corrupción que tanto daño hace,  como mínimo, tenía un proyecto o plan para llevar a cabo  lo prometido.

No hay proyecto a la vista, solo hasta la fecha se observa un ajuste que afecta a los que menos tienen y notable improvisación en disimiles aspectos.

En un principio era motivo de halago que ante una medida equivocada se rectificara y se volviera a rever. Esta práctica, por reiterativa, lo que mostró fue poco análisis, improvisación  y desconocimiento de la realidad de gran parte del país. En definitiva se hacía sobre la marcha lo que se podía y de acuerdo al humor popular o si el rechazo era escandaloso, se implementaba o no lo que impulsaba el gobierno.

A todo esto, con una oposición que está para señalar y velar porque los que ejercen el poder lo hagan de la mejor forma posible, está dispersa y enfrascada en disputas internas sin liderazgo, sin debate productivo y con personalismos marcados que nada aportan a solucionar los problemas de los argentinos.

Este 2018 apenas empieza y no va bien. Argentina se merece mejor política y mejores políticos. Seguimos esperando…

 

CHISTECITO DE YAPA

Tres náufragos están en una isla desierta y un día se encuentran una botella en la playa, la abren y sale un Genio y les dice que le va a conceder un único deseo a cada uno.

 Uno responde rápidamente:
- Pues yo quiero volver a mi casa para reunirme con mi amada.
El Genio chasquea los dedos y el hombre desaparece.

 Luego otro, al ver los resultados, le pide al Genio:
- Pues a mí me gustaría estar ahora con mi mujer y mis hijos.
De nuevo, el genio chasquea los dedos y el hombre desaparece.

Entonces el que queda en la isla, visiblemente consternado,  le dice al Genio:
- Me voy a encontrar tan solo... ¡me gustaría que mis dos amigos estuvieran aquí!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Embellecimiento del centro: lo que se puede y lo que no se puede

La polémica sobre los fondos destinados al embellecimiento del centro de la ciudad; la importancia que el estado genere las condiciones para incrementar la iniciativa privada y la inflación y el endeudamiento de Cambiemos son los temas que hoy le propone el Horcón a sus lectores.

Logín