red43.com.ar
¿Sabés qué es un punto limpio y cómo funciona en otras ciudades?

VISITAS HOY

4923

X

¿Sabés qué es un punto limpio y cómo funciona en otras ciudades?

 

¿Qué es un punto limpio?

Es un espacio municipal destinado a la recepción, almacenaje y selección de residuos urbanos de origen doméstico.

¿Qué residuos se desechan?

Generalmente, en estos espacios se pueden desechar residuos de tipo seco o inorgánico de la siguiente manera:

– Campana verde: vidrio (botellas y frascos).
– Campana amarilla: plásticos.
– Campana azul: papel y cartón.

También pueden agregarse otros colores para otros tipos de residuos.

¿Dónde están ubicados?

Generalmente se ubican en distintos lugares de fácil acceso, para que los vecinos puedan ir a depositar sus desechos. Posteriormente, estos son recogidos por el servicio de recolección de residuos urbanos.

¿Cuál es el destino final de los residuos?

Muchos de estos residuos son valiosos, por lo que son llevados a la planta de tratamiento de residuos sólidos, vendidos o entregados a recicladores.

¿Cómo son los contenedores?

Están diseñados especialmente. Son cerrados, impiden el acceso a los residuos una vez depositados y evitan que estos se dispersen, ensucien o contaminen el medio ambiente.

Puntos limpios especiales

Algunas ciudades especialmente preocupadas por la salud y el cuidado del medio ambiente han establecido puestos más grandes diseñados para otros tipos de residuos.

¿Qué residuos se llevan a estos puntos limpios?

Todo residuo doméstico peligroso o cuyo volumen sea tan grande que impida depositarlo en un punto limpio normal, por ejemplo:

  • Aceites de cocina.
  • Aceites de motor.
  • Ropas, trapos, calzado o textiles de decoración.
  • Pinturas, barnices, colas, decapantes, aguarrás sintético, tintes o protectores de madera.
  • Pilas y acumuladores.
  • Baterías de vehículos.
  • Lámparas fluorescentes o especiales (halógenas).
  • Productos químicos y envases que hayan contenido productos peligrosos como pesticidas, productos de limpieza o desinfectantes.
  • Aerosoles.
  • Medicamentos.
  • Muebles y enseres.
  • Electrodomésticos, frigoríficos, equipos de refrigeración o material electrónico (ordenadores, videocámaras, cintas de vídeo o casete, CD, teléfonos).
  • Cartones, papel, maderas u objetos plásticos.
  • Escombros y chatarras metálicas provenientes de pequeñas reformas domésticas (material de fontanería, cableado eléctrico, puertas, ventanas, somieres, etc.).
  • Otros (no siempre admitidos): restos de poda o jardinería, cosméticos, productos de fotografía, radiografías, termómetros, etc.

En el siguiente gráfico se muestra el funcionamiento de estos puntos limpios:

¿Qué importancia tiene utilizar los puntos limpios?

Mejorar la salud. Muchas sustancias contenidas en los residuos peligrosos domésticos son inflamables, corrosivas o explosivas, y si son manejadas sin las debidas precauciones pueden actuar de modo perjudicial. Por ejemplo, un tubo fluorescente puede estallar en el momento en que se comprime en el camión de la basura. También existe riesgo de toxicidad, ya que algunas sustancias tóxicas como los metales pesados, los disolventes, los pesticidas o los compuestos orgánicos volátiles son irritantes para la piel, las mucosas y los ojos, producen dolores de cabeza o incluso tienen efectos cancerígenos. Un bote de disolvente puede romperse o abrirse al pasar delante de un operario que separa envases manualmente en la cinta transportadora de una planta de clasificación.

Cuidar el medio ambiente. Algunos residuos son particularmente nocivos para el agua, como es el caso de los metales pesados, los pesticidas, los aceites, etc. Otros son perjudiciales para el suelo, se disuelven, se acumulan y terminan incorporados a la cadena alimenticia. Algunos contaminan el aire, ya sea directamente (cualquier residuo volátil) o indirectamente. La incineración de los residuos sólidos urbanos corrientes no es suficiente para destruir los residuos peligrosos, cuyo tratamiento debe cumplir con requisitos especiales de temperatura, filtración de gases, etc.

Veamos algunos ejemplos de consecuencias medioambientales por la gestión incorrecta de este tipo de residuos:

Las pilas, pinturas, baterías, aparatos electrónicos y termómetros contienen metales pesados, como el cromo, el plomo y el mercurio, que, bajo condiciones anaeróbicas típicas de los vertederos, podrían convertirse biológicamente en diversos compuestos, algunos de ellos extremadamente tóxicos (metilmercurio, dimetilarsénico o dimetilselenio). Si se disolvieran en líquidos, podrían ingresar en el ecosistema de la zona.

Los líquidos refrigerantes de algunos aparatos domésticos, como los frigoríficos antiguos, contienen gases CFC, que contribuyen a destruir la capa de ozono, y HCFC, que favorecen el efecto invernadero. Si se abandonan en descampados o en vertederos, la estructura que los contiene puede degradarse y permitir el escape de los gases.

El esfuerzo que a los usuarios nos supone trasladar los productos hasta el punto limpio se ve recompensado por los riesgos que conseguimos evitar.

Además:

– Se evita el vertido incontrolado y el consiguiente impacto ambiental de los residuos voluminosos que no pueden ser eliminados a través de los servicios convencionales de recolección de basura.

– Se aprovechan los materiales contenidos en los residuos que se pueden reciclar directamente, con lo que se consigue un gran ahorro energético y de materias primas y se reduce el volumen de residuos que hay que eliminar.

– Se busca la mejor solución para cada tipo de residuo con el objetivo de lograr la máxima valoración de los materiales y el mínimo coste en la gestión global.

Fuentes: Municipalidad de General Roca, Municipalidad de Ingeniero White, Municipalidad de Puerto Madryn, Redcicla.com.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

¿Sabés qué es un punto limpio y cómo funciona en otras ciudades?

 

Logín