red43.com.ar
¡Que vengan todos!

VISITAS HOY

24162

X

¡Que vengan todos!

El Horcón

Una nueva columna de El Horcón. 

Durante décadas hubo un gran número de argentinos de las más disímiles corrientes de opinión, y estratos sociales que repitieron ora reservadamente (el miedo no es zonzo) ora públicamente”¡Que se vayan todos! “.

Resulta sumamente insólito que han sido blanco -declarado o no- de esa manifestación de deseo colectiva todos los gobernantes argentinos en distintos momentos de nuestra azarosa historia sociopolítica.

Saavedra, Moreno, Dorrego, Lavalle, Artigas, los Alvear, el mismísimo San Martín, Belgrano, Urquiza, Rosas y podríamos seguir la lista hasta Alfonsín pese al Nunca Mas, Perón, Eva Perón, Isabel, las tres A, cuanto movimiento positivo o negativo, beneficioso o asesino, alguna vez fue a la olla del “que se vayan todos”.

Hoy el momento clama por un “QUE VENGAN TODOS” convocando a sumar voluntades, inteligencia, ingenio, trabajo y patriotismo para aportar en el peor momento de la argentina, como el propio gobierno lo define implícita o explícitamente.

En los distintos niveles, parece ser el momento en que quienes aspiran a una participación institucional el año próximo, se pongan a trabajar con seriedad y sin especular  si conviene más Cristina presa o integrando una lista, Pichetto moderado o enojado con el PJ institucionalizado, industriales y agricultores fundidos o subsidiados y toda la melange que el lector quiera pensar.

Sin embargo, la crisis toca fondo, y de allí habrá que tomar impulso, y aunque será como bucear en el Riachuelo, puede que muchos jóvenes o poco experimentados aún pichones de políticos, usen su fuerza mayor que los mayores y viejos y con su participación, remen con realismo (no le podemos pedir optimismo) y perciban que nuestro país tiene un potencial inagotable, pese a todo, a todos y a todas, que le permita hallar un rumbo para comenzar a recorrer.

Hay un “pero” -siempre lo hay- y es que lleguemos a esas instancias con comida, educación y salud digna. De donde saldrá la plata es problema del gobierno, debe hallarla. No está puesto allí por gracia de Dios como un monarca ni por las armas como un tirano. Los votantes lo han llevado ahí y debe responderles; y serán ellos (si sobreviven) los que lo llevarán hasta cumplir su mandato o hasta la entrega del poder a su sucesor o sucesora.

QUE VENGAN TODOS: los comprometidos, los altruistas, los patriotas, los preparados para los cargos, los conocedores de cada rincón de Argentina, los que dan lo mejor de si, los que no inflan sus egos, los que aborrecen la demagogia, los que valoran al compatriota, los que encuentran soluciones, los que cada día están seguros de que es ahora que es hoy el momento justo para despojarnos de lo inservible de lo retórico del oportunismo acomodaticio y de una buena vez construir -con bases sólidas y coherentes- el país que merecemos.   

CHISTECITO DE YAPA

Paco, de viaje en Japón, se compra un par de gafas de tecnología de punta que permiten ver a la gente sin ropa.

Se las pone y ve pasar a una y a otra persona. Todas sin ropa. Estaba encantado. 

Se las pone, sin ropa.
Se las quita, vestidas. 
Se las pone, sin ropa. 
Se las quita, vestidas. 

¡Por Dios, que maravilla!. Adelanta el viaje de vuelta a casa para enseñarle a su mujer la novedad. 
En el avión, se siente enloquecido viendo a las azafatas.

Se las pone, sin ropa. 
Se las quita, vestidas. 
Se las pone, sin ropa. 
Se las quita, vestidas. 

Cuando llega a casa, y antes de abrir la puerta, se coloca las supergafas, para ver sin ropa a su mujer Luisa.
Abre la puerta y allí está ella, su querida esposa, con Pedro, su mejor amigo.
En el sofá. ¡sin ropa! 

Se quita las gafas, sin ropa. 
Se pone las gafas, sin ropa. 
Se las quita... sin ropa. 
Se las vuelve a poner... sin ropa.

Y no puede evitar un grito desgarrador:
- ¡Que mala suerteeee!... ¡¡¡Nuevas y ya no funcionan!!!... ¡¡Tenían que ser chinas!!

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

¡Que vengan todos!

Una nueva columna de El Horcón. 

Logín