RED43 opinion columna de opinion
15 de Mayo de 2022
opinion |
Rocío Paleari

El oxímoron de tener mucho trabajo

Ya hice todo lo que hay que hacer cuando tenés mucho trabajo. ¿Ahora qué hago?

Estoy cansada de trabajar. Cuando digo que amo lo que hago, que soy buena en lo que hago, y que realmente no me arrepiento del camino que elegí, lo digo en serio. Pero… últimamente estoy cansada de trabajar.

 

Cuando sos freelance quejarte de que tenes mucho trabajo es prácticamente un oximorón. Son épocas, cuando hay mucho trabajo, lo agarras sin pensar, porque ya sabés que el mes que viene puede haber menos. Hace un año que vengo diciendo lo mismo. “Son épocas, son épocas, el mes que viene voy a estar más tranquila”. La época, lo que parecía completamente estacional, se volvió lo cotidiano.

 

Ya hice todo lo que hay que hacer cuando tenés mucho trabajo: armé equipo de trabajo para que no todo dependa de mí, ajuste honorarios para aumentar mis ingresos, rechacé algunas propuestas por considerar que no se adaptan 100x100 a mí. Sin embargo… no gano más, tampoco trabajo menos. Por supuesto, por mucho que ajusto mis honorarios, nunca voy al día con la inflación. Entonces, aunque ya tengo mucho trabajo, no me queda otra que seguir aceptando propuestas. Y cuando me doy cuenta ya no estoy trabajando 8 horas, de repente estoy trabajando 10, y cuando me acomodo a trabajar 10, de repente estoy trabajando 12… y creo que no soy la única trabajadora freelance que se siente así últimamente.

 

Entonces, acá estoy, un sábado, con el mate ya frío, escribiendo una nota para el domingo. Mientras tecleo, mi cabeza piensa en los posteos que me quedan por redactar y las grillas que si o si tengo que dejar planificadas hoy. Hago un corte y me meto a duchar, a la noche tengo entradas para ir al teatro. Pero… ahora, también sumé cursos para emprendedoras y mientras me ducho pienso en las actividades que pueden ser divertidas y útiles para hacer en el taller. Mientras me enjuago el shampoo, repaso en mi cabeza las preguntas que tengo que hacerles a las chicas… ¿Son conscientes de su línea de comunicación o si lo hacen de una manera intuitiva? ¿Si la tienen en foco o la hacen cuando llegan? Y, la más importante: ¿Cuál es su propósito? Por supuesto, me parece la más importante porque, últimamente, si mi propósito al trabajar fuera solo hacer dinero ya me habría cambiado de profesión. Pero, no. Sigo acá, al pie del cañón, trabajando las horas que sean necesarias…

 

 

 

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error