RED43 red43-canal Red43Canal
18 de Mayo de 2022
red43-canal |

Firma y Aclaración: El acoso en la Universidad, en el trabajo y la importancia de denunciar

Con la conducción de Ricardo Bustos, en este programa invitamos a la funcionaria de fiscalía, Dra. Cecilia Bagnato, para hablar sobre cómo actuar ante los casos de acoso sexual tanto en instituciones públicas como privadas.

El acoso es una realidad que ocurre en muchos ámbitos, ya sean laborales, de estudios o incluso en la calle, en el que por amplia mayoría, las víctimas son las mujeres. En esta oportunidad, Ricardo Bustos invitó a Firma y Aclaración a la funcionaria de fiscalía, Dra. Cecilia Bagnato, quien es abogada y estudió en la Universidad de la Patagonia San Juan Bosco.

 

 

 

En principio, Bagnato resaltó que el acoso: "Es un tema que está en la agenda feminista, pero yo lo pondría en la agenda de todos. No voy a hablar de un caso en particular, pero estaría bueno que esté en la agenda de todos porque hay gente que dice que no es su tema o que no le va a pasar. Todos hemos pasado por una universidad o en ámbitos laborales. Todos tenemos hijas y sobrinas. Hablo de mujeres porque es una problemática de la mujer, más allá de los casos minoritarios al revés. Se da una vulnerabilidad a la mujer en los ámbitos laborales, educativos, institucional.  Son situaciones que se dan y me parece bueno trabajar sobre esto, que no sea parte de la agenda feminista sino de todos y también de los varones sobre qué tienen que mirar sobre ellos, de la dinámica, estereotipos construidos. Me encantaría invitar al colectivo masculino a decir ‘qué me pasa a mi si una niña o una menor me manda fotos íntimas, dónde pongo el límite".

 

Además, explicó: "Si hay una relación entre un mayor y un menor es delito, depende de la edad, si hay acceso carnal con una menor de edad. El acoso no es delito penal como figura de acoso porque tiene que haber tocamiento en partes íntimas. Esto tiene que ver con conductas más intensas, con cuestiones ultrajantes. Estamos hablando del acoso sexual y, el acoso como invitación, sugerencia, pedir favores, poner incómoda a la otra persona no está tipificado como delito penal. Sí está en muchos ámbitos administrativos, lo he visto en lo laboral que dice que estará prohibida tal conducta, pero no como delito penal".

 

Sobre las relaciones, indicó: "Nunca tiene que ser en el marco de una coacción. Si vas a seducir a una mujer, no vas a cambio de un favor. Hay que destacar algo que es cuando ejercemos el rol de responsabilidad y la mirada tiene que estar puesta en la desigualdad jerárquica o de poder. Vos tenés al jefe y la empleada, maestro y alumno, ministro y secretaria, en cualquier ámbito público y privado. Por ejemplo, el jefe que le dice a la empelada que le dice que la lleva a la casa y la invita a tomar un café. Esto no quiere decir que no pueda haber una relación adulta y amorosa entre dos personas que trabajan juntas, pero tiene que ser consentida y hay un límite muy finito cuando te dicen que no y la situación de incomodidad. Hay decisiones o aspectos de su vida que pueden estar condicionadas por esa respuesta".

 

 

 

"El no ya es no y tenés que saber que no es lo mismo que invites a cualquier chica o a una que por ahí depende de vos y su trabajo depende de vos o que apruebes una materia. Hay un límite que hay que cuidar. El no, puede representar perder un ascenso, su carrera, recibirse, el trabajo. Esas cuestiones tienen que estar miradas y cuidadas. Me parece que hay una gran laguna porque hay proyectos de ley para legislar el acoso como delito sexual y no se ha hecho. Es una materia pendiente. Uno tiene un rol y hay que ser prolijo. Por ejemplo, hubo un caso de una condena por violación y nosotras como fiscales o funcionaria, decimos que no hay libre albedrio si esa persona está en estado de ebriedad. No hay libre discernimiento sin ningún condicionamiento, si esa persona, además, su trabajo depende de vos. Donde hay una relación de poder y una cuestión de desigualdad, tengo que tener cuidado. Si tenés ganas porque te gusta esa chica, esperá que no esté en ese ámbito. Que quede claro que no va a haber injerencias, que no es coaccionada", agregó la funcionaria de fiscalía.

 

En cuanto a lo personal, si sufrió acoso o qué le ha molestado de un hombre que intentó seducirla, consideró: "La insistencia. Esto de interpretar que hay que insistir, porque si dice que no a la primera después puede decir sí. O porque ponés una foto en bikini o en la playa, es como que una habilita a partir de ahí y la verdad que no. El consentimiento tiene que ser expreso. Cuando digo sí, digo sí y cuando digo no, digo no. Tiene que haber cuidado donde hay una superioridad jerárquica. Por suerte no me ha pasado. Lo voy a decir porque creo que es importante, porque las víctimas eligen. Pasa con las víctimas de abuso sexual. Por lo general siempre hay una situación de vulnerabilidad. Vos no vas a avanzar con la hija de alguien porque te va a traer problemas; o vas a avanzar igual con respeto si te interesa, pero no vas a acosar a alguien que te va a traer un inconveniente. Todos tratándonos con respeto y establecer un vínculo desde un lugar sano y de equilibrio. Si hablamos de un ámbito educativo, tenés chicas de 18 a veintitantos… tenés profesores o decanos que son mucho mayores y tienen que cuidar el rol. Inclusive, si la alumna se te insinúa decís “pará, esperemos, cuando termines de cursar” hay que cuidar esos ámbitos. Después, cuando se dan situaciones más graves, si hay un acoso sexual a cambio de favores, hay que desmitificar e invitar a que se hagan las denuncias".

 

 

 

Por otra parte, remarcó el trabajo desde Fiscalía: "Yo trabajé en la agencia de género y hay un hermoso equipo en la fiscalía, de contención. Más allá de que a veces los resultados no son los esperados. Es bueno acercarse, consultar qué pasa con eso. Hay un equipo de gente con psicólogas, trabajadores sociales y hacer un abordamiento. El Servicio de Asistencia a la Víctima intervine en situaciones que están judicializadas y en las que no hay denuncias. Se las puede escuchar. Me parece que ni los escraches públicos no son prudentes por las víctimas, hay que consultar con las fiscales u otras intervinientes. Es un ámbito de confidencialidad, donde han transitado muchas denuncias. A veces la información vuela, pero no desde nosotras con estas situaciones que tienen que ver con una cuestión de intimidad. Eso se cuidad y hay un muy buen equipo de profesionales".

 

Entre otras cosas, Bagnato consideró que "en todos los ámbitos falta capacitación". Y dijo: "Estaría bueno que vos, como comunicador, tengas idea de alguna legislación. Hay más de 60 recomendaciones. Me alegro que no hayas tenido problemas. La Ley Micaela habla de las cuestiones de género y deconstruir el patriarcado y los estereotipos que armamos todo el tiempo. Habla de cuestiones de género, tratados internacionales, recomendaciones. Tenemos aunque sea una Ley. Si vas a la universidad a dar clases, leete la ley de violencia contra la mujer. Qué es violencia, cómo actuar. En el ámbito docente hay obligación de denunciar si hay un hecho. Después la fiscalía citará a la víctima. Para que no le digan “Andá a ver a Bustos”.  Hay que capacitarse para tener conocimiento. El otro día estuvo acá Paula Delfino y si la escuché que ha ido a lugares donde le dijeron que era varón. Hay personas trans y hay que respetarlo, hay obligación de conocer sobre qué se trata eso".

 

 

 

Por último, manifestó: "Creo que se están visibilizando más. La gente se anima más a poner sobre el tapete esas cuestiones. Más allá de que no compartas, se le debe al colectivo feminista este choque que ha habido contra estas cuestiones. Mucha gente dice la violencia contra nadie, el respeto contra todos, pero el colectivo femenino se está vulnerando. Es una cuestión histórica, venimos de ser “cosa” a que pudiéramos votar. Recién ahora nos dieron un cupo en la política. Lo cultural está arraigado y me parece buenísimo que pongamos sobre el tapete esto de reditar permanentemente el colectivo feminista, por qué una mujer se siente vulnerada, por qué tiene que ir a trabajar y no estar tranquila y se tiene que ir por el jefe o tiene que renunciar porque es un baboso. Tengo derecho a trabajar como cualquier hijo de vecino y no importa cómo vaya vestida. Hay ámbitos donde tenemos la obligación de cuidar el decore y está perfecto. Una chica en minifalda no está habilitando a que le metas una mano.  Hay una situación de desequilibrio y el ejercicio de poder, esa vara que tenemos en un rol de jefe y hay que tener cuidado para usarla. Hay que usarla para tu trabajo, el compromiso con la sociedad, no en beneficio propio. Hay que tener cuidado en esto".

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error