RED43 sociedad
19 de Junio de 2022
sociedad |

Damián Duflós, un padre presente de tres mujeres

Damián, un músico que abre su corazón para contarnos cómo fue la crianza de sus tres hijas, en este día especial para él.

Damián Duflós es padre de tres mujeres: Emiliana (17), Luciana (14) y Agostina (12). Por cuestiones de la vida, tuvo que ser padre solo, pero a la vez, acompañado por su familia y la de la madre de sus hijas.

 

En esta fecha, Duflós dice que es: "Recontra importante. Para mí, el día del padre es todos los días, desde que nos levantamos temprano y las llevo a la escuela. Hemos tenido un montón de charlas que tienen que ver con su edad y el acompañamiento de la mirada masculina en tiempos donde las miradas masculinas están un poquito sesgadas y criticadas. Yo soy un papá presente y de tres mujeres. Hemos tenido charlas con respecto a lo que tiene que ver con las disidencias y cómo se autoperciben ellas y sus compañeros. Siempre la charla de que ellas vean que las masculinidades no se pueden generalizar. Ellas tienen un papá con una visión masculina que las acompaña y las cría".

 

Sobre sus hijas, comenta: "He tenido suerte, porque son muy compañeras, más allá de cuestiones habituales que puedan surgir entre hermanas. No ha sido una adolescencia problemática, hasta ahora, de ninguna. Tiene que ver con una falta notable de sociabiliziación que ha producido este tiempo sin clases y sumado a eso, la pandemia. Esta falta de sociabiliización de mucho tiempo se va a ver mucho más adelante con la generación de ellas y el daño que se ha producido por esa falta de comunicación y de encontrarse en la vida real. En estas nuevas generaciones, el encuentro se produce por la virtualidad, que es virtual y no real. Eso se va a ver más adelante, pero ojalá que no, los problemas que ha causado que no hayan tenido clases. Esa falta de complicidad y camaradería que, al menos a la mas grande, le ha faltado".

 

En cuanto a las cosas que comparte con sus hijas, comentó: "Compartimos todos los días. Comparten la música porque es una pasión que yo tengo. Compartimos las actividades con Luciana, que es mi hija del medio, y vamos a hacer taekwondo. Eso es compartir un poco las artes marciales. A la más chica le gusta la fotografía y yo estudié en Córdoba. El arte está presente por una cuestión de la vida, que han estado inmersas por siempre".

 

Siguiendo con su pasión, la música y el compartir con sus tres hijas, dijo: "Los instrumentos están en casa. Emiliana que es la más grande, siempre tuvo talento para cantar y estudió piano con Eduardo Puyelli. El piano está presente y dejo que eso fluya; no son instrumentistas, pero en cualquier momento pueden elegir uno para hacer música".

 

En cuanto a la crianza de ellas, pensó: "Nunca estuve solo. Ha estado mi madre, mis hermanas, la familia de la mamá. Últimamente, Valentina que es mi pareja. Tienen una figura femenina a quién referenciarse, ya sea sus tías, mi mamá o Valentina. No es lo normal si se quiere, pero estoy para ellas y poder arreglarme con un trabajo que requiere mucho tiempo y es un trabajo que se ha extendido porque terminé la primera gestión de Ongarato y fui convocado para la segunda. Es un trabajo que demanda mucho tiempo y no tiene horarios".

 

 

 

Asimismo, Duflós se refirió a las críticas por tener un cargo político y cómo influye en sus hijas: "Les afecta porque conviven conmigo y ven cómo mi humor cambia a lo largo del día y muchas veces tiene que ver con eso y con las miradas. Me he planteado muchas veces eso. El que hace carrera política saben las reglas del juego y están preparados para eso. Los que llegamos a través de otro lugar, en mi caso por la cuestión artística, la mirada del otro es muy importante. Sobre todo cuando uno es artista y lo he charlado en terapia. Cuando uno es artista, la función es que la gente le guste lo que va a ver. En la función publica es inevitable que no le guste a todo el mundo y se ponen en juego muchas funciones. Muchas veces no ten conocen, pero te sacuden por ser de otro partido político y eso es muy injusto".

 

Sobre si tiene algo "pendiente" o "por hacer" con sus hijas, respondió: "El tiempo pasa rapidísimo. El estar para ellas es fundamental. Escuchaba una charla el otro día, donde decían que uno tiene que estar para sus hijos siempre disponible. Ellas son mi prioridad. Si tengo algo pendiente, es que no se me olvide que ellas son mi prioridad".

 

 

 

Los hijos crecen, pueden irse a otros lugares y Duflos piensa: "La más grande está en el último año del secundario y, por una cuestión de la vida, eligen a qué se quieren dedicar. En mi generación, estaba en mente terminar el secundario e irte. En esta nueva generación se ve que hay una reticencia y que se quieran quedar, ver las ofertas educativas en Esquel. En mi caso, el hecho de terminar el secundario era un concepto de libertad e irse de la casa. En estas generaciones, no es algo así como que se necesite o que quieran irse sí o sí. Obviamente, vamos a acompañar y tengo que trabajar el momento en el que mis hijas van a hacer su vida".

 

Ser padre de tres que se llevan muy pocos años entre sí, genera que haya que ir para todos lados: "Le pasa a todos los papas. Esquel te ofrece una tranquilidad de que pueden moverse caminando cuando tienen suficiente edad y es muy poco probable que pase algún acto delictivo. En Neuquén, eso no sucedía. Aún así, no deja de ser un taxi para sus hijas", expresó.

 

En cuanto a cómo se considera como padre, respondió: "Soy padre de las nuevas generaciones. No sé si soy un padre muy estricto. Las cuestiones de los límites es algo que tengo que trabajar, pero por lo que puedo ver y la devolución que hacen los que me conocen, mis hijas son personas de bien, humanitarias, sociales, solidarias y eso me enorgullece. Nuestra función es educar para que sean personas amorosas, solidarias y empáticas".

 

Para Damián Duflos, Agostina, Luciana y Emilia: "Son todo, es mi vida y después tendrán que se hacer la suya. Aprender a soltar".

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error