red43.com.ar
Por si no se enteraron: nos están licuando ferozmente

VISITAS HOY

5553

X

Por si no se enteraron: nos están licuando ferozmente

A todos los argentinos que defienden a un Estado grande les cuento que esta licuación que están observando es consecuencia de ese Estado inmenso que nos vive quebrando.

El colapso del salario real desde enero a hoy fue del 45% en dólares y se lo deben al Estado deficitario argentino, ese que defienden todos. Y el Gobierno, fiel a su estilo calladito, como si la licuación no existiera y con una sociedad discutiendo temas de segundo orden, frente a la segunda crisis cambiaria del año.

Este Gobierno, desde asunción vive todo con culpa. Quizás por esa razón, desde enero que decidieron licuarnos, pero como todo en este equipo: la licuación también fue gradual.

Con un dólar que a comienzos de año cotizaba en $ 18,59, mientras escribo esta nota ya lo tenemos en $ 27, lo cual significa nada más y nada menos que un 45% de devaluación. Me pregunto a esta altura si el plan siempre fue licuarnos, pero al estilo “Cambiemos”, lleno de dudas y muy graduales, al punto que la licuación estalló en mayo y nos llevó al FMI.

Cuál es el plan

En este contexto me pregunto si el plan fue siempre uno bien definido: licuar la bomba de las Lebac, una vez reducidas sustancialmente en dólares, utilizar una parte relevante del préstamo del FMI para rescatarlas y finalizado el trabajo sucio reemplazar a toda el equipo, Hacienda y BCRA, para que uno nuevo asuma con el desastre bajo control y encare el maquillaje de caras al 2019 para que nuestro Presidente sea reelecto a puro keynesianismo. Recuerden: todo se olvida en Peronia, hasta las devalutas.

Lo interesante es que mientras los argentinos siguen envueltos discutiendo sobre el aborto y esperando el inicio del mundial, este Gobierno tan preocupado por los pobres, decidió fulminar al salario real medido en dólares aniquilando un stock de Lebacs que se convirtió en la pesadilla más contundente de esta administración, aunque hay muchas otras.

En este contexto, resulta preferible que el Mercado decida cuál es el nivel de equilibrio del dólar a que el BCRA siga perdiendo reservas tontamente y enloqueciendo a su paso a un mercado que perdió completamente su ancla.

Pero si miramos un poco más de lejos el árbol evitando el ruido de la coyuntura, parecería quedar claro cuál fue la estrategia desde el inicio: arrancamos con $ 18,59 y lo tenemos ahora en $ 27, este salto fulmina al stock de Lebacs y permite que los dólares que ingresan del FMI aniquilen una parte sustancial de lo que resta.

Obviamente que nada de esto es gratis en economía: los adrs están por el piso operando a nivel de la crisis de mayo, la parte larga de la curva de bonos argentinos ya está en máximos del año superando incluso el peor punto de mayo.

Parecería que la improvisación sigue vigente para un equipo que siente culpa no importa lo que haga y por lo tanto dejó que el mercado haga algo que ellos jamas se hubieran atrevido: el ajuste.

Claramente, desde mayo de este año el Gobierno decidió efectuar sobre los argentinos un brutal, desordenado, improvisado y no anunciado ajuste. Lo digo así porque veo a la nación demasiado concentrada en temas menores sin darse cuenta todavía cuál fue el legado final del gradualismo amarillo: licuación en todas las dimensiones con cortinas de humo bien plantadas en el medio. Pero las licuaciones no son libres de costo, si bien el gobierno se libera deshaciendo el desastre generado por la peor administración a cargo de un BCRA en la historia económica argentina, los rezagos de la economía real empezarán a pegar formidablemente al ciudadano argentino que al no saber corregir con anticipación se tiene que comer todo de golpe.

El gradualismo Amarillo

La licuación de las Lebac que alivia al Gobierno impactará por el contrario sobre el ciudadano argentino con una fuerte recesión y una formidable inflación en 2018 más un notable colapso del salario real. El plan es no decirlo, limpiar todo lo que se pueda en 2018, tratar de que este pueblo se olvide del desastre realizado por esta administración y a fuerza de gasto público keynesiano y populismo a pleno, ganar las presidenciales del 2019.

Conclusión: el gradualismo amarillo resultó ser el fiasco más enorme de la historia económica argentina y culminó con licuación abrupta y en pleno mundial de fútbol apostando a la distracción de un pueblo que tiene una pelota de fútbol incrustada en el cerebro.

 

 

German Fermo

*Las opiniones expresadas son personales y no necesariamente representan la opinión de la UCEMA.

 

 

 

 

 

 

Fuente El Cronista

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Por si no se enteraron: nos están licuando ferozmente

A todos los argentinos que defienden a un Estado grande les cuento que esta licuación que están observando es consecuencia de ese Estado inmenso que nos vive quebrando.

Logín