Dólar Compra $69,00 Venta $74,00
Euro Compra $75,00 Venta $80,00
Real Compra $12,00 Venta $13,00
23 de Julio de 2020
opinion |
El Horcón

El Horcón: Varados en Futaleufú

La problemática de las personas que están varadas en Chile hace cinco meses y esperan poder regresar la semana que viene. 
El Horcón

Cuántas veces escuchamos que las fronteras son solo líneas imaginarias diseñadas por los humanos siguiendo quién sabe qué lógica. Esto se nota mucho más en los pueblos fronterizos donde de un lado y otro se unen vivencias, comercio y el que hacer del día a día.

 

Con la pandemia y el aislamiento establecido, han tenido lugar miles de historias en Argentina y el mundo, donde han quedado separados, de un día para otro, familias enteras. Son muchos los que por una razón u otra no pudieron volver a sus casas y tuvieron que esperar autorizaciones, vuelos, etc.

 

En determinados casos la dinámica de la espera tenía entre sus aristas la distancia que separaba a esos argentinos de sus casas y la logística que había que desplegar para que volvieran. A estas alturas la gran mayoría de los que estaban en Europa, Asia y otros lugares lejanos, han regresado al país.

 

Entre los que no han podido regresar, unos pocos vecinos están hace ¡cinco meses! en Futaleufú. Hasta caminando ya hubieran llegado.

 

Cuando la burocracia se impone ante la lógica y lo humano, deben dar explicaciones los que deciden no hacer nada para, paradójicamente, cuidar al otro, premisa fundamental de esta cuarentena.

 

No hay explicación posible para que esas personas estén aún en Futaleufú -donde no hay casos de coronavirus- y no regresen a Esquel y Trevelin, donde viven la mayoría, lugares en los que tampoco hay casos de Covid-19.

 

En medio de toda esta historia -inverosímil, de falta de humanidad y lógica- murió un hombre sin poder regresar a su casa. Del resto nadie se ocupa, ni siquiera, de llamarlos a ver como siguen sus días. En este tiempo a Esquel y Trevelin han llegado vecinos de varios lugares del país y del mundo, mucho más distantes, con muchas más complicaciones para el regreso y donde circulaba el virus.

 

No se cuida al otro, cuando se olvidan de algunos. Más que explicaciones -los responsables de este abandono- deben dedicarse a otra cosa.

 

 

HUMOR SOBRE POETAS

 

En 1958 Neruda y Lorca fueron invitados a dar una conferencia en un pueblo español, pero en la estación del ferrocarril nadie los recibió. 

 

Los pobladores les dijeron que habían ido, pero no los reconocieron porque esperaban que fueran vestidos como poetas…

 

Lorca, con su alegría andaluza, les dijo: "Es que somos de la poesía secreta".

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error