Dólar Compra $69,00 Venta $74,00
Euro Compra $75,00 Venta $80,00
Real Compra $12,00 Venta $13,00
RED43 destacados varadostransporteEsquelViaje
04 de Agosto de 2020
destacados |

Habló uno de los pasajeros que llegó el domingo a Esquel: "Fuimos estafados"

Contó su versión de los hechos, cómo obtuvieron los permisos y aseguró que la responsabilidad fue de la empresa que "nos abandonó totalmente": "Sentimos que se nos está echando la culpa a nosotros de lo sucedido".

El arribo a Esquel de una traffic con pasajeros provenientes de Buenos Aires el domingo pasado generó revuelo. El intendente, Sergio Ongarato, aseguró hoy que el personal de seguridad y salud no estaba al tanto de este viaje y que los permisos de circulación habrían sido obtenidos de forma irregular. 

 

 

 

Jeremías, uno de los viajeros que llegó en ese transporte, dio su versión y aseguró que fueron estafados por la empresa a cargo del viaje. "Yo vengo de La Plata, todos partimos desde Flores (Capital Federal). Vinimos con una empresa que se llama Surprise, que ofrece un servicio: darle la oportunidad a los residentes de distintas localidades de volver a sus hogares. Esta empresa supongo que tenía arreglos con el gobierno de Chubut para poder pasar las fronteras", indicó. "El permiso se le denegó al colectivo en un momento y cambiaron la fecha de partida con otro colectivo de la misma empresa. Esto empezó el día lunes 27 de julio. Se nos informó de este cambio y proponían dejarnos en el paralelo 42° con la promesa de una traffic o combi que nos traslade desde allí hasta la provincia del Chubut. Todo esto gestionado por la empresa", explicó. A partir de allí comenzó el periplo.

 

 

"Siempre preguntamos si la combi la organizaban ellos. Nosotros no manejábamos los permisos de la combi, lo que nosotros sí necesitábamos hacer era la declaración jurada y el permiso de circulación en Chubut".

 

 

Señaló que la decisión de salir a hablar públicamente fue tomada por unanimidad y muchos en un primer momento no querían "porque quizás no iban a prestarnos atención por ser jóvenes y estudiantes, pero no todos lo somos. Yo soy trabajador y soy padre. Somos personas normales tratando de volver a nuestras casas y si se nos dio la oportunidad, la aprovechamos". "La empresa debía saber, porque estaba todo escrito, que los permisos duran 24 horas y se tramitan solamente los días hábiles. Salíamos el viernes a las 5 de la tarde y son entre 30 y 34 horas de viaje, no había posibilidad real de llegar en tiempo y forma con los permisos", expuso Jeremías, al tiempo que afirmó que este asunto "se suponía que estaba a cargo de la empresa, debieron haber calculado que no había tiempo".

 

El viaje comenzó el viernes a las 17 y en Piedra del Águila comenzaron los problemas: "Nos informa el coordinador de viaje que no estaban completos los permisos. Todos los hicimos, algunos fueron caducando, otros no se ingresaron en el sistema bien. Las fallas se podían evitar si el sistema funcionaba pero era fin de semana. Llegados a Bariloche no teníamos permisos para entrar a la provincia pero tampoco para quedarnos en Río Negro. Ahí empezó la incertidumbre y un montón de otras cosas. Todas las posibilidades que teníamos eran de forma de ilegal, o podíamos quedarnos en un hotel de Río Negro a hacer cuarentena, pero después teníamos que hacer cuarentena al entrar a Chubut".

 

Siguieron viaje desde Bariloche hasta el Paralelo 42°, donde llegaron cerca de las 11 de la noche del sábado. Jeremías, que se encuentra cumpliendo el aislamiento desde su llegada, comentó que la intención de la compañía era dejarlos allí y que el colectivo vuelva a su lugar de origen, sin que los pasajeros tuvieran una forma de llegar a su destino definitivo. "La voluntad de todos era llegar y hacer la respectiva cuarentena. La gente ha tenido miedo de nosotros al venir de otros lados pensando que probablemente no vayamos a cumplir los protocolos cuando fuimos gravemente perjudicados porque la empresa tenía que volver y pretendían dejarnos en el Paralelo 42°", subrayó.

 

 

"No nos mandaron ningún link a imprimir ni nada por el estilo, es como si no hubiéramos viajado. Hubo un muy mal trato de parte de la empresa. Además del viaje mal programado, pretendían dejarnos ahí tirados en el medio del Paralelo. La política de la empresa es cumplir el recorrido, el colectivo tiene que ir hasta tal lugar y volver a la terminal".

 

 

 

Manifestó que el coordinador del viaje dejó de comunicarse con ellos y "entre los pasajeros y familiares empezamos a tratar de solucionarlo". "Decidimos de forma unánime no bajarnos del colectivo porque sería abandono de persona. En el límite entre Río Negro y Chubut hay un espacio de 20-30 metros que es tierra de nadie y en este caso la Policía Federal nos ayudó dejando que nos quedemos ahí con el colectivo. No íbamos a bajarnos y los choferes estaban bastante de acuerdo. Pasamos la noche ahí en ese pedazo de tierra de nadie. Hasta las 3 y media de la mañana no descansamos, hasta formulamos notas que no salieron. La empresa nos abandonó totalmente", relató.

 

Aseveró asimismo que "a Ongarato se lo comunicó el sábado a la noche, le dejamos mensajes y estaba al tanto". Durante la madrugada "se logró través de un funcionario del gobierno provincial que ingresaran al sistema y nos dieran los permisos. A las 10 de la mañana del domingo pudimos localizar a la traffic y nos vinieron a buscar. Ya teníamos permisos, declaración jurada y pasamos por todos los controles, no hubo problemas".

 

"Dos días después nos venimos a enterar de todo esto. Se empezaron a alzar problemas que no están bien apuntados, sentimos que se nos está echando la culpa a nosotros de lo sucedido. Hay gente que tiene miedo de nosotros, cómo no, venimos de Buenos Aires. Pero se dice que venimos de manera ilegal, sin los permisos. Han tenido miedo de que no vayamos a cumplir con la cuarentena cuando la mayoría fueron al Residencial Ski y yo estoy en una cabaña en Trevelin. Fuimos escoltados por la policía", reveló Jeremías. 

 

 

"La empresa ofrece un servicio y por eso la contratamos. Organiza viajes y las responsabilidades son de ellos".

 

 

"Estamos contentos por haber vuelto y enojados porque al segundo día de cuarentena nos despertamos con estas noticias bochornosas, que nos perjudican y nos siguen perjudicando. Tuvimos más de 43 horas de viaje sin comida, porque la empresa nos dijo que la llevemos nosotros. Estamos bastante molestos porque no se hayan querido comunicar con nosotros, supongo que nos menospreciaron porque muchos son estudiantes. Antes de hacer esta nota me dijeron que era mejor que hable un adulto, me parece que nos subestimaron bastante y sería mejor que Ongarato antes de decir lo que dijo se comunique con nosotros", enfatizó. "Los permisos teníamos que sacarlos nosotros pero con la promesa de la empresa. En el momento no sabía que duraban 24 horas, yo estaba en otra provincia y los permisos se manejan de otra manera", aclaró. 

 

Por último, Jeremías dijo que había 10 pasajeros que se dirigían a Esquel y otras personas se quedaron en distintas provincias. Aseguró que "salud sabía de nuestro viaje, que íbamos a llegar. Realmente tenemos pruebas, capturas de conversaciones con la empresa que nos aseguran todo esto". Añadió que "el padre de un pasajero habló con el COEM, y la respuesta fue que nos estaban esperando". "Nosotros realmente fuimos estafados", concluyó.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error