RED43 destacados Joaquin Sabina
19 de Septiembre de 2021
destacados |

La canción del domingo: Con la Frente Marchita

En esta oportunidad, es el turno de Joaquín Sabina. 

Proponer escuchar una sola canción de Joaquín Sabina (nació en febrero de 1949) se hace difícil, primero porque ha escrito cientos, tiene millones de discos vendidos, libros publicados y luego porque sus temas provocan, tal vez en algunos, los sentimientos más encontrados e intensos y otros, con el mismo ímpetu, afirma que los aburre.  

 


El tema que proponemos hoy no está ente sus éxitos más conocidos, principalmente fuera de Latinoamérica donde si es un pedido en sus giras. Es una historia de amor que a su vez es un homenaje a Buenos Aires y a Argentina con quien el artista mantiene un idilio desde hace muchos años. Pertenece al disco Mentiras Piadosas de 1990.

 


En la canción no faltan personajes emblemáticos de nuestro país: está Gardel; el titulo viene de uno de sus tangos más famosos y a lo largo del tema, el acompañamiento musical, nos recuerda este género. También menciona al gran escritor Jorge Luis Borges; y la primera dama más conocida de todas, Evita Perón.

 


Sabina hace una hermosa mezcla entre España y Argentina, utilizando como metáfora el agua; por un lado, del mar andaluz y por el otro del Río De La Plata.

 


La dictadura aparece como una tormenta, o un chaparrón, que afortunadamente se acaba extinguiendo para dar paso a un sol brillante que alumbre un futuro esperanzador

 


Toda la letra es una historia llena de poesía que nos deja una de las tantas buenas frases de Sabina: “No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió”
 
Letra de Con la Frente Marchita.

 


Sentados en corro merendábamos, besos y porros
y las horas pasaban deprisa entre el humo y la risa.
Te morías por volver con la frente marchita cantaba Gardel
y entre citas de Borges Evita bailaba con Freud,
ya llovió desde aquel chaparrón hasta hoy.
Iba cada domingo a tu puesto del Rastro a comprarte
carricoches de miga de pan, soldaditos de plata.
Con agüita de un mar andaluz quise yo enamorarte
pero tú no tenías más amor que el de río de la plata.
Duró la tormenta hasta entrados los años ochenta
cuando el sol fue secando la ropa de la vieja Europa.
No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió
mándame una postal de San Telmo, adiós cuídate
y sonó entre tú y yo el silbato del tren.
Iba cada domingo a tu puesto del rastro a comprarte
monigotes de miga de pan, caballitos de lata.
Con agüita de un mar andaluz quise yo enamorarte
pero tú no tenías más amor que el de río de la plata.
Aquellas banderas de la patria de la primavera
a decirme que existe el olvido esta noche han venido
te sentaba tan bien esa boina calada al estilo del Ché
Buenos Aires es como contabas, hoy fui a pasear
y al llegar y me puse a gritar ¿dónde estás?
Y no volví más a tu puesto del Rastro a comprarte
corazones de miga de pan, sombreritos de lata.
Y ya nadie me escribe diciendo no consigo olvidarte
ojalá que estuvieras conmigo en el río de la plata
Y no volví más a tu puesto del rastro a comprarte
carricoches de miga de pan, soldaditos de lata.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error