RED43 red43-canal
07 de Octubre de 2022
red43-canal |

Exclusivo, Yhosva con Red43: Una vida de esfuerzo y dedicación con la estrella de su madre como guía

El flamante ganador de La Voz Argentina 2022 recibió a Red43 para contar su historia de vida. Asegura que su madre lo acompaña desde el cielo y deja un mensaje esperanzador para los que sueñan con ser artistas. 

- Por Lelia Castro -

 

 

Yhosva Montoya, es el último ganador de La Voz Argentina; el popular reality musical en el que un jurado de estrellas escucha a los artistas más talentosos de la Argentina en busca de la mejor voz del país.

 

 

 

Nacido en Gaiman y viviendo actualmente en Dolavon, el flamante ganador nos recibió gentilmente para permitirnos conocer lo más profundo de su vida, historia y formación. Antes, agradeció el esfuerzo y trabajo de Red43, por llegar hasta su localidad, a través de las cámaras de nuestra compañera Lelia. 

 

 

 

"Nací en Gaiman; pero ahora vivo en Dolavon hace un año. Mi infancia fue en el barrio Municipal; me crie con mi familia. Tengo recuerdos muy hermosos; había amigos del barrio de la misma edad que yo, jugábamos en las lomas, al fútbol, a los pistoleros a hacer casas, entre otras cosas. Armábamos campeonatos de fútbol, éramos como 40. Yo jugaba bien a la pelota; no sé que me pasó, ja... Se me cambió el talento para el lado de la música", comenta entre risas y también con algo de nostalgia, al recordar a su madre que, lamentablemente, ya no está físicamente.

 

 

 

"Mi mamá era una persona muy solidaria; a la tarde, era sagrado tomar la leche. Nos llamaba e íbamos todos. Con lo poco que tenía nos daba, siempre invitaba a todos. Lo más triste es que uno crece y va perdiendo la voz de ella, la sonrisa... Tengo muchos recuerdos de mi mamá; me pasa que cuando vivo algo lindo me da alegría y tristeza, porque me gustaría que me vea. Ella me metió en esto"

 

 

 

 

Es el menor de la familia de Montoya y tiene un hermano y dos hermanas: "Tengo una familia grande. Yo soy el más chico de cuatro hermanos; Maxi, Yadia, Perla y yo. Eso por parte de padre. Mi mamá, aparte tuvo dos hijos que viven en Mar del Plata; César y Gustavo. Después mi padre rehízo su vida y también tuvo dos hijas; Zoe e Ingrid, de 2 y 9 años".

 

 

 

 

Los que lo conocen de chico cuentan que sentía una inclinación especial para la música incluso desde antes de que diera los primeros pasos: "De chico fui muy curioso con la música. Armaban eventos en mi pueblo y me iba al lado de los sonidistas, tendría 5 o 6 años. Me crie en una familia de músicos; hoy lo que más amo es comer asado y guitarrear; lo aprendí de ellos. Muchas personas se reían porque yo no cantaba, pero mi mamá ya lo declaraba. Hoy por hoy me gustaría que me vea, pero sé que me acompaña".

 

 


 

 

 

"Mi primera guitarra me la regalaron papá y mamá para Navidad. Ahí arrancó todo y empecé a aprender; me la pasaba y me la paso con la guitarra. Me levanto y lo primero que agarro es la guitarra. Varios instrumentos he aprendido a tocarlos de oído"

 

 

 

 

"De chico me decían 'patita de pollo' porque era muy flaquito. Yo me largaba a llorar. Hasta el día de hoy me dicen así pero ahora me río"

 

 

 

Yhosva admite haber sido muy rebelde en la escuela: "iba a la escuela al cuete; no hacía nada, no me gustaba. Hoy me arrepiento, pero habrán oportunidades para que yo vuelva a estudiar. Mi papá trabajaba como empleado de una fábrica; a esa edad yo decido dejar la escuela, lo hablé con el y me dijo que haga lo que quiera pero que después me iba a arrepentir. Yo ya quería comprar mis propias cosas, hacer regalos, trabajar y tener mi plata".

 

 

 

 

"Hice changas, limpieza de patios, trabajé de verdulero con mi tío... También de chico corté el pelo, porque a mi no me gustaba como me dejaban los peluqueros. Entonces empecé a cortarle a mis amigos. También he hecho mucho trabajo como ayudante de albañil. Hice mi propia casa a los 19 años en el patio de mi papá, le puse muchas ganas. Ahora me vine a Dolavon y le dejé la casa a mi hermana que tiene dos nenes; eso me hace sentir bien porque ella está bien"

 

 

 

 

 

La importancia de Dios en su vida

 

 

"Soy muy creyente", asegura Yhosva, contando que por 5 años fue a la iglesia: "De chico empecé a hacer cosas que me llevaron a caer en lo más bajo. Luego de la muerte de mi mamá me refugié en la música pero tenía amistades que hacían cosas que no estaban bien. Cosas que a mi, por ejemplo, me llevaron a caer internado; casi paso para el otro lado... Tuve taquicardia y ataques de pánico. Un amigo me habló de Dios; yo estaba enojado con Dios por lo de mi mamá, pero a los 18 años entro a una iglesia y Dios transformó mi vida, me sacó de todo; no puedo explicar todo lo que Dios hizo con mi vida. A través de mi, empezó a ayudar a otra gente".

 

 

"La banda de la iglesia la llegué a manejar yo; cuando cantaba, la gente se emocionaba. Tuve una comunión muy fuerte con Dios; él me acompaña siempre"

 

 

 

"El Negro", así llama a su amigo con el que comparte todos los momentos: "es como una clase de guía para mi vida. Es fundamental. Yo no hubiera podido si él no estaba conmigo, me organiza todo. Este tiempo más aun, que tenemos muchas fechas para ir a tocar. Hablamos mucho y queremos llegar a muchos lugares y tratar de cumplir con todos. Él me ayuda y me organiza, sin el hubiese dejado mucha gente sin poder visitar".

 

 

 

"Hay que vencer los miedos y las críticas. No hay nada más lindo que vivir de tus sueños. No vas a sentir tanta paz como cuando se hace lo que uno ama. Me han dicho '¿Cómo vas a vivir de la música?'; yo seguí igual porque es lo que amo, la pasión de uno es más fuerte que todo"

 

 

 

 

 

"Mi mensaje es que sigan soñando. Que tengan fe. Los sueños se cumplen; yo salí de un pueblo chiquito y pude llegar a La Voz. Hay que trabajar y dedicarse"

 

 

 

La posibilidad de ir a Buenos Aires, le permitió a Yhosva conocer "La Bombonera" y mirar un partido del club de sus amores; Boca Juniors. Además, tuvo el privilegio de conocer al músico Mario Álvarez Quiroga: "No quería más nada que sentarme a escucharlo; sus anécdotas, sus viajes, la gente y los lugares que conoció. Uno saca jugo de todo eso; son cosas que uno aprende y nos ayudan para el día de mañana".

 

 

 

 

Su relación con el jurado de La Voz

 

 

"Lali es un aparato; te hace matar de risa, lo mismo que Mau y Ricky. La Sole es más sensible de lo que parece por televisión. Se emociona mucho; seguimos hablando y me da consejos que van a servir para el futuro. Son referentes para nuestras vidas".

 

 


 

El encuentro con Francisco Benítez; anteúltimo ganador del reality

 

 

"Lo vi por primera vez en el coucheo con la Sole. Entré y estaba Francisco. Yo lo había seguido mucho en el programa anterior; me llegó mucho su historia y cuando cantaba me emocionaba. Es humilde y sencillo; solemos charlar y siempre me pide saludos. Hay una admiración mutua".

 

 

 

Por último, Yhosva Montoya envió saludos a Esquel y agradeció a cada vecino que votó para que pueda ganar el certamen: "de alguna forma les vamos a devolver lo recibido".

 

 

 

Agradecemos a Yhosva y a "El Negro" por recibirnos y permitir conocer un poco más sobre la vida del artista; un joven sencillo, con mucha humildad y predisposición no solo con Red43 sino también con el público en general.

 

 

 

Agradecimiento especial para Panificadora "La Espiga" y Salmuera Vasca "Don Omar".

 

 

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error