RED43 sociedad
02 de Mayo de 2022
sociedad |

Hundimiento del ARA Belgrano: "Tumba helada para los que quedaron y dura prueba para los que volvimos"

La palabra de Daniel González, sobreviviente del Crucero atacado en la Guerra de Malvinas. También habló su hijo.

Daniel González es un vecino de Esquel que sobrevivió al hundimiento del ARA General Belgrano el 2 de mayo de 1982. En el acto de esta tarde, a 40 años de aquel día, dio un emotivo discurso en el que recordó lo sucedido y, además, un pedido al Gobierno para que cumpla las leyes que protegen a los Veteranos de Guerra.

 

 

El discurso de González:

 

La presencia de ustedes nos da fuerzas para seguir. Hoy, 2 de mayo de 2022 se cumplen 40 años del hundimiento del Crucero Belgrano, viejo y querido barco, que cumplió con honor lo proclamado en su divisa de irse a pique antes de rendir el pabellón.

 

Su símbolo era el Ave Fénix y, como tal, resurge de sus cenizas para recordarnos que la patria es cada uno de nosotros. Y somos todos los que debemos construirla día a día. Escuchábamos minutos antes la sirena de los Bomberos evocando el momento en el cual dos torpedos hacían blanco en la nave. Y al mismo tiempo, simbolizando el peor instante en el que 300 hombres ofrendaban su agonía y su muerte. Tumba helada para los quedaron y dura prueba para los que volvimos.

 

Este es, en lo personal, un día difícil para mi y lo ha sido cada 2 de mayo de todos estos años. Todos los veteranos tenemos días difíciles porque la herida sigue abierta y sangra cuando los recuerdos muerden despiadadamente el alma.

 

Seguimos demandando que el Gobierno cumpla con las leyes que protegen a los veteranos y abra su mano para los que necesiten desesperadamente esa protección, pero esto no ocurre. Una vez que se apagan las luces del 2 de abril o de días como hoy, todo vuelve a la apatía y al desinterés, mientras seguimos pagando con vidas el precio del olvido.

 

Hemos visto como algún juez ha concedido y otros pretenden conceder la calidad de veteranos a personas que cumplieron con el servicio militar al tiempo de la contienda de Malvinas y no podemos menos que sentirnos defraudados por el menosprecio a la condición de excombatientes. No se trata de orgullo, sino que se trata de sentir que el precio en sangre, dolor, sufrimiento y muerte que conlleva ser veterano de guerra es bastardeado mientras el estado mira para otro lado. No se equivoquen, señores. Nos ven aquí parados, altivos y orgullosos, pero todo veterano de Malvinas tiene el alma rota y ha debido, como pudo, juntar los pedazos para intentar subsistir en estos 40 años. Algunos lo lograron, pero otros no pudieron.

 

Aún seguimos creyendo en la causa y empeñados en difundir los hechos que conformaron esta gran gesta nacional que fue y es Malvinas, pero cuando la huella empezó a sernos pesada, apareció una mano que levantó la bandera para que siga ondeando y esa mano es la mano de nuestros hijos. Forjados con simiente malvinera y orgullosos de su origen. Ellos continúan la misión con un amor que nos conmueve todos los días. Ellos son los que nos marcan que la causa de Malvinas está vigente y nos llenan de orgullo todos los días. No podemos menos que emocionarnos y darle todo nuestro respeto y agradecimiento. Ellos son el futuro y, sin dudas, son los hijos de Malvinas.

 

 

Por otra parte, Maximiliano González, hijo de Daniel, también habló en el acto y se refirió a la historia y a la identidad. Sobre el final, unas emotivas palabras de cariño para su padre y agradecimiento a los 1093 tripulantes del ARA General Belgrano.

 

 

El discurso:

 

Al ser invitado a hablar, alguien me dijo que yo también soy parte de la historia. Miro alrededor y veo una casa, un hogar encendido, una familia, una mascota, pero no veo historia. Veo realidad. entonces pienso qué es la historia. La historia es todo lo que nos trajo a este momento. Somos producto y parte de esta historia. Veo luego a mi padre y encuentro un compañero, un ser amado, con quien me rio, discuto, comparto, aprendo, acuerdo y discrepo. Y caigo en cuenta de que es también un pedazo de historia. Una historia tan real como sus protagonistas, quienes sin saberlo escribían un capitulo que llevamos tatuado en nuestro ADN argentino.

 

Lejos de las ficciones hoollywoodenses donde los héroes nunca dudan, nunca tiemblan, este 2 de mayo nos recuerda un pasaje real. Tan real como el dolor y sufrimiento que llevaron nuestro veteranos. Pero también la determinación, el coraje, la grandeza y la fuerza que brotó de ellos. La historia es nuestra identidad, nuestra identidad es una gesta patriótica en las islas del Atlántico Sur. Luchando por aquello que es nuestro.

 

Son 1093 tripulantes zarpando. Son dos estruendos sacudiendo el crucero. Son los dientes apretados saltando al agua y la mordida del frio en la carne. Son noches en vela, mirando las agujas florecer desde un reloj, esperando un rescate. Nuestra identidad son 300 almas que descansan tan profundo en el fondo del Atlántico, como en nuestros corazones. Nuestra identidad son 770 hermanos, hijos, esposos, abuelos y padres que volvieron golpeados, pero orgullosos para continuar esta historia. 

 

Identidad de mi padre con 13.000 toneladas de hierro en los hombros y muchos nombres en la mente y el corazón, siendo mi ejemplo, mi héroe personal en pedazo de historia viva que día a día tengo la suerte y el orgullos de ver y a quien amo profundamente. A él y a los 1093 hombres del Crucero Ara General Belgrano, todo el cariño y gracias por tanto.

 

 

 

Otro de los oradores en el acto fue el intendente de Esquel, Sergio Ongarato, quien hizo énfasis en la importancia de mantener vivo el recuerdo en la memoria de los argentinos y un agradecimiento a los que lucharon por la Patria.

 

 

El discurso de Ongarato:

 

Hoy, después de muchos años, nos toca recordar esta fecha triste para los argentinos en un contexto donde estamos rememorando los 40 años de lo que fue la Gesta de Malvinas. Fueron 40 años en lo que pasó todo lo que sabemos a quienes nos ha tocado vivir de algún lado, pero fundamentalmente 40 años de los que fueron parte de la lucha para nuestra soberanía con su valentía, heroísmo, con su entrega, dejaron todo lo que tenían por nuestra patria. 

 

Hoy rememoramos este hecho trágico donde muchos compatriotas injustificadamente perdieron la vida a manos de una decisión que no entendemos los argentinos y que consideramos injustificada y que se llevó la vida de muchos de los que estaban patrullando nuestro mar en el Crucero General Belgrano. Es por eso que agradezco a todos los que han venido; a los veteranos por mantener viva en la memoria de todos los argentinos todo lo que es la gesta de Malvinas y lo que ha sido todo esto que ha sucedido en nuestro territorio. Que mantengan en vida el pedido de los argentinos, de la Argentina, para que la bandera celeste y blanca vuelva a flamear en nuestras islas como nos corresponde por derecho. Gracias a todos los que están trabajando en estos homenaje y fundamentalmente a los que han luchando en nuestro territorio malvinense. Gracias a los que estuvieron en el Belgrano y que hoy luchan y trabajan para mantener viva todo lo que ha sido la gesta de Malvinas.

 

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error