RED43 sociedad
29 de Julio de 2022
sociedad |

Un estudio advirtió sobre proteger a las ballenas próximas a parir

La investigación resaltó que el feto crece rápidamente en los últimos tres meses de gestación por lo que son “vulnerables a alteraciones en su ambiente”. 

 

El Instituto de Conservación de Ballenas (ICB) reparó sobre la necesidad de extremar los cuidados de las hembras preñadas que pasan los últimos tres meses de gestación. Debido a que se encuentran en “la etapa más vulnerable a alteraciones en su ambiente”.

 

Según un estudio realizado a partir de fotografías tomadas de los golfos en el área de Península Valdés. Los extremos cuidados están relacionados a que el último trimestre es el lapso de tiempo en el que “el crecimiento del feto se acelera muy rápidamente” y aumenta la demanda de energía de las hembras en el tiempo previo al parto.

 

La investigación se llevó a cabo a partir de fotografías desde drones con la técnica llamada “fotogrametría”. En el mismo se midió a las hembras y sus ballenatos recién nacidos en los golfos interiores de la Península. 

 

A partir de registros históricos, se desarrolló curvas de crecimiento que demostraron que los fetos durante los primeros meses de gestación crecen de manera lenta y en el trimestre final avanzan muy rápido. 

 

A su vez, está vinculado al tamaño de las hembras ya que los fetos de las más grandes crecen rápidamente en comparación a las ballenas preñadas de menor tamaño.

 

El estudio colaborativo fue coordinado por Fredrik Christiansen, de la Universidad Aarhus de Dinamarca, y contó con la participación de Mariano Sironi y Nicolás Lewin, del Instituto de Conservación de Ballenas, y de Marcela Uhart de la Universidad de California, entre otros. 

 

La especie "Ballena Franca Austral" (Eubalaena australis) tiene uno de los crecimientos fetales más rápidos del reino animal, a punto tal que en el último mes de gestación los fetos crecen entre 3 y 4 centímetros por día.

 

El ICB destacó: "Esto significa que producir el calor necesario para la gestación es el principal costo energético para las hembras preñadas (74%), seguido por el crecimiento fetal (21%) y el contenido energético de la placenta (5%)".

 

Al respecto, el coordinador del proyecto Christiansen comentó: "conocer más detalles sobre la gestación en ballenas, en combinación con otros estudios que realizamos para detectar hembras preñadas por la particular forma de su cuerpo, es importante para monitorear las poblaciones y estimar las tasas anuales de parición".

 

Por su parte, el director científico del ICB, Mariano Sironi, señaló: "Las hembras en general ayunan mientras alimentan con leche a sus ballenatos, por lo que son más vulnerables a disturbios antropogénicos en etapas previas, cuando almacenan sus reservas energéticas; por lo que es primordial protegerlas durante este período tan sensible de su ciclo vital".

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error