RED43 policiales
15 de Mayo de 2024
policiales |

Un carnet de fútbol barrial: así cayó preso el femicida que estuvo 9 años prófugo

Se conoció la manera en que lograron descubrirlo. Como informó Red43, había matado a su pareja en Buenos Aires en 2014 pero huyó a Comodoro donde se casó y fue padre.

Escuchar esta nota

Este domingo se dio a conocer la noticia de la captura de un buscado femicida que cometió un asesinato en La Matanza, provincia de Buenos Aires, y permaneció 9 años prófugo de la Justicia. Fue capturado en Comodoro Rivadavia, como informó Red43.

 

Antonio José Castellanos fue capturado por la División Policial de Investigaciones (DPI) de la ciudad petrolera tras levantar sospechas sobre su verdadera identidad. Era sabido que el sujeto no usaba su verdadero nombre, y hasta tuvo una hija a la que anotó con el apellido de la madre, su nueva pareja.

 

Residente del barrio René Favarolo (Km14), siempre intentó mantener un perfil bajo para no llamar la atención de la Policía.

 

El femicida cayó por un insólito motivo: se sacó una foto para hacer un carnet de fútbol, y con esa imagen la Policía pudo confirmar que no era quien decía ser.

 

Finalmente lo demoraron con el objetivo de identificarlo, logrando hacerlo a través del sistema ABIS de reconocimiento facial, que arrojó su estado de prófugo de la Justicia, el crimen del que se lo acusa y el Juzgado que llevaba adelante el caso.

 

Actualmente se encuentra detenido en la Alcaidía a la espera de ser trasladado a Buenos Aires para ser juzgado por el crimen de Sabrina Verónica González,

 

Sabrina González solo estuvo 8 meses en pareja con José Antonio Castellanos, quien no llegó a compartir mucho tiempo con los hijos de ella, la mayor llamada Daira y otros chicos de 14 y 18 años.

 

“La relación no era algo de compartir un mate, era muy reservado. Cuando estábamos en mi casa con mi mamá no participaba de las charlas. No compartía nada, ni un tipo de diálogo. Era muy extraño”, describió Daira, quien en aquel entonces tenía 16.

 

De la misma manera, comentó que antes del crimen, su madre recibía mensajes amenazantes de un número desconocido donde le decían que iban a matar a sus hijos. Castellanos se hacía el desentendido, diciéndole que no podía ser, restándole importancia.

 

No tuvo que pasar mucho tiempo para que los investigadores determinaran que él era quien enviaba esos textos. En su casa, encontraron una gran cantidad de chips de teléfonos con los cuales no solo amenazaba a los hijos de Sabrina, sino también a sus compañeras de trabajo.

 

Sabrina González tenía 36 años cuando fue asesinada en la casa de su suegro en la localidad de Virrey del Pino, en el partido de La Matanza. Luego de varios días sin tener noticias de ella, la encontró su cuñada el 5 de noviembre de 2014. La mujer, hermana de Castellanos, fue hasta la casa de su padre porque el hombre estaba de vacaciones, pero vio la puerta cerrada con un candado, algo que le llamó la atención. Cuando se acercó a una ventana trasera pudo ver a la víctima.

 

Los investigadores determinaron que Sabrina fue asesinada de una puñalada en la espalda y que ahí mismo estaba el cuchillo con el que Castellanos la agredió sin piedad.

 

Además de que el arma homicida tenía sus huellas, se estableció que el ataque también sucedió dentro de la casa del acusado, quien citó el 3 de noviembre a Sabrina para hablar en la vivienda que compartía con su familia.

 

El día del crimen, preocupada por las amenazas, la mujer dejó a sus hijos en la casa de su abuela. Como sabía que estaba sola, el sospechoso le pidió que fuera hasta su domicilio, donde la mató. Luego de agredirla, ensangrentado fue hasta la vivienda de la víctima, se cambió la ropa y escapó. En noviembre se cumplen 10 años del femicidio y la familia solo exige que se haga justicia: “Queremos perpetua”, finalizó Daira.

 

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error