19 de Octubre de 2020
opinion |
El Horcón

El Horcón: Si hay temporada de verano, ¿hay turismo en Esquel?

Nueva columna de opinión: la situación del turismo, la reactivación de los vuelos y la necesidad de poner en valor los atractivos de Esquel. 

Si bien sabemos que no tenemos como ciudad un perfil que nos caracterice, sí es importante señalar que gran parte de los que hoy aún apuestan al negocio privado y siguen tratando de sortear estos tiempos difíciles, tienen fe en la reactivación del turismo, ya sea para trabajar directamente en prestaciones con foco en quienes nos visitan o también están aquellos que indirectamente, se ven favorecidos si esta industria se pone en marcha.

 

La conectividad y los atractivos que podamos ofrecer son dos de los factores que no pueden faltar si se quiere apostar al turismo.

 

Con la conectividad en Esquel hay serios problemas; en cuanto a la terrestre es conocido el pésimo estado de las rutas y si nos referimos a la aérea -sería ideal que cada vez se apuntara a mayores frecuencias hasta nuestra localidad- lo cierto es que nunca se han logrado acuerdos propicios para que aterricen suficientes aviones en Esquel, que hagan factible llegar, sin mayores problemas, a la ciudad y la cordillera.

 

Sobre las conexiones aéreas no es descabellado comenzar ya a hacer las gestiones pertinentes para que nos coloquen en agenda, habida cuenta que el gobierno nacional anunció el retorno de los vuelos de cabotaje. En Esquel el reclamo por más frecuencias de vuelos precede al coronavirus y por ahora no se sabe cuándo volará el primer avión a nuestro destino.

 

Todo el transporte interno está aún parado por la pandemia, sin embargo, paradójicamente, Aerolíneas Argentinas (la única línea aérea que vuela a Esquel) anunció el comienzo de sus operaciones para Comodoro y Trelew dos ciudades de las más complicadas en la provincia, en términos de salud.

 

Nuestra ciudad, que está lejos del panorama que se vive en la costa y el valle, no se consideró para esta reactivación, una vez más queda claro que a los intereses de nuestra localidad y la zona, hay que defenderlos y rever como se posicionan nuestras autoridades, de forma tal que, verdaderamente, se coloque a Esquel y la comarca como un destino que necesita estar conectado, para brindar servicios turísticos.

 

Por otro lado, a los atractivos turísticos de Esquel, tal cual están planteados, les falta mucho para conformar un abanico de posibilidades que hagan que valga la pena llegar hasta acá y quedarse, por ejemplo, una semana en la ciudad. 

 

No hay que dejar por más tiempo que se esclarezca la situación de La Hoya. Los reclamos para que se pusiera en marcha fueron desoídos y para colmo, una concejal de la oposición denunció una serie de irregularidades que necesitan ser aclaradas.

 

Por otra parte, hay recursos naturales turísticos que se explotan muy poco y que deberían valorarse por los prestadores y la secretaria municipal que se dedica al tema, sin ir más lejos la cantidad de personas que atrae El Bolsón por la práctica de senderismo, no tiene comparación con lo que ocurre en Esquel, por acá tenemos tantos lugares como los de la ciudad vecina, pero necesitan señalizarse, darse a conocer, etc.

 

Los atractivos que en Esquel no se ponen en valor, es acá y solo acá donde se pueden revalorizar, y con ello perfilar el destino hacia una impronta más turística.

 

Restaurantes, hospedajes y actividades deben llegar a acuerdos macro que impulsen el turismo. Cada uno por separado, no se beneficiarán de la industria sin humo si no trabajan en conjunto. Para que el visitante coma en un restaurante, tiene que haber un hospedaje que cumpla sus expectativas y deben existir actividades que le hagan desear el destino.

 

Es cierto que la incertidumbre es lo que más hay por ahora de cara al turismo, no hay proyecciones para un mes, dos o tres, en el trasporte terrestre no hay acuerdos entre provincias y la temporada de verano es una incógnita, pero el virus va a pasar y si no están creadas las condiciones para retomar la actividad, la recuperación o el sostenimiento de lo que ya está, dejará una vez más a Esquel como una ciudad de paso para gran parte de los que pueden hacer turismo.

 

 

 

CHISTECITO DE YAPA

 

-No aguanto más... me voy a arrojar al vacío...

 

-¡Rajá de al lado de la parrilla!

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error