18 de Noviembre de 2020
sociedad |

Preocupante aumento de infartos y ACV: piden que los pacientes no dejen de hacerse los controles

El cardiólogo Damián Serebrinsky reveló que en 2020 "tuvimos mucho aumento del ACV, el doble de infartos del año pasado y cuatro veces más mortalidad en enfermedades coronarias".

El cardiólogo Damián Serebrinsky habló con Red43 sobre la importancia de que no se dejen de lado los controles de salud necesarios más allá de la pandemia. Advirtió que se ha visto un aumento alarmante de diferentes problemáticas porque la gente prefiere no efectuarse los chequeos.

 

Señaló que en el área de cardiología del Hospital Zonal de Esquel "se están reiniciando algunas atenciones externas, estamos más alejados de la zona digamos roja". "En este momento estamos a demanda, sin turnos previos y quien lo necesite puede venir", resaltó.

 

En este sentido, Serebrinsky remarcó la necesidad de que "el control habitual no sea suspendido por la pandemia. Estamos teniendo mucho más riesgo por los pacientes que no consultan". "Tuvimos mucho aumento del ACV, el doble de infartos del año pasado y cuatro veces más mortalidad en enfermedades coronarias de la que veníamos teniendo", reveló el profesional, que seguidamente consideró: "Si bien nuestros números no son muy altos, para nuestros números es grave y demuestra que la persona que no viene al seguimiento habitual tiene el problema de que se libera. Si uno no está vigilando al paciente, recordando ciertos parámetros, el paciente piensa que está controlado y no lo está".

 

"El 70% de los pacientes que están tratados para la hipertensión, que toman sus remedios, no controlan la presión. El hecho de pensar que solo ingerir un comprimido hace que estés controlado es erróneo, hay que asegurarse de que la presión esté controlada", añadió el doctor. Este punto es fundamental: "Subrayo la presión porque es el factor de riesgo que más dispara los accidentes cerebrovasculares y el infarto de miocardio, por eso es tan importante que esté controlada". "Es agravado porque en la pandemia la gente que no tiene tensiómetro quiere ir a la farmacia y no les toman la presión. Ese es otro detalle que hemos encontrado, la gente no sabe cómo está de la presión", puntualizó.

 

Por todo esto, insistió: "Todos tienen que tener los controles médicos como los deben hacer. En las ciudades grandes ya lo han aprendido y están rogando que vayan a hacer sus controles porque están viendo que se va a venir una avalancha de problemas cardiovasculares graves". Marcó también que si una persona sufre un infarto de miocardio corre riesgo de quedar con insuficiencia cardíaca: "Vamos a tener la mortalidad de hace 20 o 30 años atrás cuando la medicina no había logrado ciertas acciones que logró ahora".

 

 

Recordó que la presión alta puede provocarse por "el estrés, el encierro, mal consumo de sodio, exceso de comida, no consumir correctamente la medicación".

 

 

"En general todas las clínicas están abiertas y los médicos atendiendo", subrayó Damián Serebrinsky. Dejó en claro que si estos controles no son realizados, todo apunta a una complicación de otras problemáticas de salud no vinculadas al Covid.

 

La parte psicológica también se agravó mucho y por el contexto general sostuvo que muchas personas sufren cuadros depresivos, algo que afecta seriamente la salud cardiovascular. No es solo un problema de los adultos mayores, dado que observan a muchos jóvenes con cuadros de este tipo, sobre todo por la situación económica. 

 

 

La palabra de Serebrinsky:

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error