deportes |

“Nuestro club depende de la temporada invernal y la solución se ve cada vez más lejana”

Lo señaló Guillermo Glass, presidente del Club Andino Esquel. La incógnita del Tetratlón en su 30º edición

La situación de todos los clubes es complicada. Algunos más, otros menos. Pero todos sufren esta cuarentena como un disparo cercano al corazón. La gente no puede salir a caminar o a correr y menos meterse en un gimnasio para realizar alguna actividad física que active sus músculos y los mantenga con vida. Porque en verdad, estar encerrado tanto tiempo, mirando solo la pantalla del celular, ya no es vida.

 

El Club Andino Esquel es una de las instituciones más emblemáticas que tiene la región, donde el deporte invernal es prácticamente el alma de este club que tiene una sede social que hay que mantener, al igual que un refugio que, hoy por hoy, por está cerrado.

 

Su gran masa de ingreso en lo económico depende de las escuelas de esquí y snowboard y hasta el momento, a pocas semanas de arrancar la temporada invernal, eso no se pudo activar. Para colmo, hace pocos días se confirmó que no habrá vuelos en principio hasta septiembre, por ende el turismo invernal no sería posible.

 

Qué pasará con el Tetratlón del Club Andino, que este año cumple 30 años de existencia, es otras de las grandes incógnitas. De este tema y de varios temas más conversamos de manera virtual con su presidente Guillermo Glass y surgió el siguiente diálogo:

 

- ¿Cuál es la situación financiera del Club Andino tras estos 40 días de cuarentena? ¿Qué costos fijos tienen ustedes en el Club, a pesar de que se mantenga cerrado?

 

- La situación financiera del club es mala, Nosotros tenemos un volumen importante de dinero en el invierno y con es tratamos de mantener la sede todo el año, si bien tenemos actividades anuales, el volumen más grande de plata, lo mueve el invierno, donde termina en septiembre u octubre y nosotros con ese dinero tenemos que tratar de llegar hasta los meses de febrero o marzo, donde empezamos a vender las escuelas, además de tener plata de la cuota social ya estábamos ahora pensando en vender las escuelas, por lo cual nuestra situación es bastante mala, pero hemos cancelado el pago de lo que es Federación Argentina de Ski, los aportes, el gas, la luz, el gasto de teléfonos, y restringiendo los gastos solo a los sueldos del personal, exclusivamente y así todo nos cuesta y estamos buscando alternativas.

 

- ¿Cuántos empleados tienen en el club? ¿Tuvieron la posibilidad de solicitar alguna ayuda financiera a través de Chubut Deportes o el Ministerio de Turismo y Deportes de Nación?

 

- El club tiene de manera estable tres empleados, que son dos secretarías y una persona de maestranza, de limpieza. Ellos tienen todo su sueldo en blanco a través de un estudio contable y después tenemos personal contratado, que tiene que ver con todas las actividades que el club realiza. Obviamente el volumen fuerte de sueldos, más allá de estos tres fijos, es el cuerpo de instructores, pero se los contrata por la temporada y hemos tratado de acelerar todas las posibilidades de ayuda en lo económico. Se han contactado con nosotros y nosotros con ellos con las autoridades de Chubut Deportes y seguramente a través de ellos visibilizar nuestro pedido hacia Nación. Estamos tratando de hacer todo lo necesario para buscar distintas vías de financiación donde lo que no hemos terminado de encauzar fueron estos créditos del banco, porque el banco tienen que ser por donde vos pagas los sueldos, nosotros lo hablamos con este banco y nos dan solamente un mes de sueldos y tres meses de gracias para pagarlos y una vez que se levante la cuarentena, para nosotros no termina ahí el problema sino que en algún punto también arranca, ya que nuestro es un club andino que depende del invierno, con las actividades del esquí y el snowboard que mueven el gran volumen de dinero con esa actividad. Si no hay invierno, nosotros tenemos que ver cómo llegamos a marzo del año que viene, cuando empezamos a vender escuela para temporada 2021 y en el medio hay un montón de opciones que estamos evaluando, pero no nos queremos apresurar hasta no saber qué va a pasar con este invierno.

 

 

- ¿Qué inquietudes reciben ustedes por parte de los instructores y profesores del Club Andino Esquel?

 

- La gran masa de instructores que tiene el club es de esquí y snowboard donde trabajan en el invierno. Muchos de ellos hacen doble temporada de esquí en Europa o en Estados Unidos, incluso hay varios de ellos que están varados en Andorra.

 

Hasta el momento no nos han hecho ningún planteo pero creo que todos debe estar observando lo difícil de la situación y que haya o no temporada invernal. Nosotros mantenemos la esperanza de que exista una chance, que haya temporada invernal, venimos hablando con los responsables de la concesión, estamos en contacto con Nicolás Herrera, pero cada día que pasa la solución se ve cada más lejos.

 

El tema es para tener una buena temporada nosotros tenemos que hacer una serie de trabajos en el refugio, además de equiparlo con leña y gas, que ahora con el clima se va complicando. Claro que para hacer estos trabajos necesitamos recaudar dinero y ese dinero lo sacamos de la venta las escuelas de esquí.

 

Par esta época del año, en temporadas anteriores, ya íbamos cerrando con los instructores los convenios y más o menos teníamos delineados nuestro staff. Este año eso no lo pudimos hacer.

 

Por otro lado, las actividades anuales que tiene que ver con la escalada, con copitos, con acrobacia en telas, que arrancaban en marzo, teníamos todo arreglado para comenzar con las actividades y cuando comenzó la cuarentena no lo pudimos arrancar y como viene la mano ahora también se inicien en el segundo cuatrimestre del año.

 

- ¿Cuánto es el valor de la cuota societaria del club? ¿Cuántos socios tienen? ¿Cobraron la cuota de abril?

 

- Nosotros tenemos dos tipos de cuota social, una que es individual y otra que es familiar. La que es familiar es padres con hijos hasta 25 años, según el estatuto era hasta 18, pero lo hemos ampliado hasta los 25 años porque los tiempos han cambiado.

 

En estos momentos la cuota social individual está en 500 pesos, y la familiar tiene un valor de 1.000 pesos. En verdad hubiésemos tenido que aumentarla, pero no lo hicimos en su momento y ahora en la cuarentena creemos que no es oportuno hacerlo. En verdad estamos desfasados con el valor de la cuota, digo en relación a los gastos fijos que tiene la institución.

 

Aunque fluctúa un poco, el club debe tener unos 500 o 600 socios, claro que de los cuales muchos son familia es decir que estarían para unas 100 la cuota social familiar y algunos pocos en individuales.

 

Tenemos dos maneras de cobro, uno es el débito automático (que tratamos de que todos usen este medio) y la otra que los asociados pasen por la secretaría y lo hagan con dinero en efectivo. Como la sede está cerrada hace más de un mes, por ende la recaudación en efectivo de este mes de abril no la hemos tenido y por ende se ha visto disminuido el ingreso de dinero de la cuota social y si el club no cobra la cuota social es imposible sostener los gastos fijos.

 

- ¿Teniendo en cuenta que no habrá vuelos hasta septiembre y que prácticamente la temporada invernal, a nivel turismo, estará perdida, que alternativas ustedes manejan? ¿Qué pasará con el tetra?

 

-Hablando con el concesionario de La Hoya, quien todavía no lo da por perdida la temporada, entendemos que si no hay vuelos hasta septiembre y no pueden venir turistas de afuera, en verdad está complicado. Claro que el concesionario evaluará el turismo de la provincia pero en verdad no sé. Nosotros no tenemos ni voz ni voto en este tipo de cuestiones y estamos a la expectativa de lo que puedan terminar definiendo y nosotros vamos un poco atado a eso.

 

Si La Hoya no abre nos gustaría hacer alguna actividad alternativa, cosa que nos llevará un tiempo delinearlo, para encontrarle una la vuelta al funcionamiento. En verdad tenemos la sensación de que no va a ver temporada de invierno, aún tenemos esperanza.

 

Igual sabemos que no va a ser una temporada como en los años anteriores, por el movimiento de la gente y la cantidad de gente habrá que buscarle la vuelta para que haya actividad invernal.

 

En cuanto al Tetra, nosotros tenemos un convenio con Hernán Maciel por tres años, y este era el último año. Ya nos habíamos puesto de acuerdo para trabajar con él algunas cuestiones bastante antes de que inicie la cuarentena sobre todo para conseguir apoyo. Este año se cumplen 30 años de Tetra y en verdad hasta el momento el apoyo que hemos tenido fue bastante pobre y la intención era trabajar más fuerte en eso, e ir a golpear todas las puertas que se puedan.

 

Este es uno de los eventos más relevantes de Esquel y la región y nos parecía que cumpliendo ya 30 años debíamos tener ese apoyo y sino corría cierto riesgo la realización del Tetra.

 

Para Hernán Maciel, si bien es un desafío hacerlo, es un evento hermoso e igual no deja de ser un negocio también y él necesita ganar dinero, por el tiempo que invierte en el armado del mismo.

 

Si esta posibilidad no existe, habrá que apelar a los socios para que se pongan a trabajar en el armado de este encuentro deportivo.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error