12 de Mayo de 2021
red43-canal |

Ser enfermera en plena pandemia: "Del hospital a mi casa me voy llorando"

En el día de la enfermería, invitamos a Firma y Aclaración a la Lic. Silvana Ichazo, quien está a cargo de los enfermeros de la terapia intensiva del Hospital Zonal Esquel.

En el marco del Día Internacional de la Enfermería, la Licenciada Silvana Ichazo fue la invitada para esta entrega de Firma y Aclaración, con la conducción de Ricardo Bustos.

 

 

Ichazo es la encargada del sector de enfermería en la Terapia Intensiva del Hospital Zonal Esquel y comentó la difícil tarea que tienen día a día a causa de la pandemia de coronavirus.

 

Sobre sus comienzos, la enfermera contó: "Encontré esta carrera, que siempre me gustó todo lo que tiene que ver con salud. Uno hace la carrera de enfermería y luego decidís si hacés la licenciatura o no. Hice una especialidad de cuidados críticos en terapia intensiva de adultos, pediátricos y no natales. Fueron tres años más. Esa adrenalina tan peculiar me fue gustando. No siempre todos sirven para trabajar en una urgencia. Podés ser buenísimo en lo teórico y técnico, pero al momento de reaccionar por una urgencia no es para todos. Mucha gente se ha ido porque, por más que fueron excelentes, no pudieron desempeñarse bien en ese momento crítico".

 

"Hay que ser rápido para ir un paso adelante. Cuando ves el monitor, el electro. Tenés que tener todo armado y saber dónde están las cosas. Esto se logra siempre en conjunto (con los médicos)".

 

 

Respecto a la situación en Hospital de Esquel, que tiene un escaso recurso humano, Ichazo contó: "Somos un planten de 14. Éramos 16 y dos se fueron porque no pudieron seguir con esto, con lo que conlleva la pandemia. Se hace pesado para muchos. Es el miedo a contagiarse ellos y a la familia. Hay personas que llevaban más tiempo que yo, que no lo soportaron. Hacemos turnos de 6 horas que debería ser así, por la lucidez y el estrés. Hay dos pacientes por enfermero y nosotros tenemos una sala de 6 pacientes y un anexo con dos camas más. En total son 8 pacientes y tratamos de ser 3 enfermeros por turno. A veces no lo logro".

 

"Deberíamos tener tres en sala y otro más, pero nunca se llega a tener cuatro enfermeros en todos los turnos. Está el médico de guardia, el que sale y alguno más que viene. Ellos sí pueden organizarse, pero no son muchos", agregó.

 

Sobre la carga horaria: "Tener un franco o dos días de descanso es como vacaciones. No podemos porque no alcanza el número. Siempre está faltando gente. Si te enfermás, te enfermás y si hay contactos estrechos hay que aislarse. Eso nos está pasando. Somos 14 de servicio y otros 4 que no tienen el servicio ni el conocimiento. Siempre tiene que haber alguien que los guíe. Estamos muy sobrecargados. Cuando hay que dar franco, estamos trabajando diez días sin franco y por ahí puedo dar un franco. Hay algunos que van 12 horas, es cansador y agotador. Después de eso no te dan ganas de hacer nada, ni deportes, ni nada", indicó la enfermera.

 

 

 

Muertos por coronavirus en el Hospital

 

"Es una parte muy triste. No conocés al paciente, pero ver eso es horrible y triste para todos. No hay otra forma de armarte, de una coraza que hace que no estés mal todo el tiempo. Pero sí hay ocasiones en las que nos hemos ido devastados. Del hospital a mi casa me voy llorando. En la ducha descargás para que no te vean, en mi casa para que no vea mi hija. Al otro día hay que seguir de nuevo. La parte que más duele es que cuando hay gente joven. Con el hantavirus hemos tenido chicos de 16 años y fue terrible. Es más letal porque el 50% no sobrevivía y era gente muy joven. Es la parte que más choca".

 

Contacto con la muerte

 

"Es una experiencia diaria. Tengo muchas caras en mi cabeza que no me voy a sacar más. Las caras cuando hubo mucha empatía o buen trato al inicio. Creo que nos vamos a algún lugar. No soy religiosa, ni creo en esas cosas, pero creo que hay algo más. Siempre tenemos muchos eventos en la terapia que son muy conocidos por loo que trabajamos ahí: ruidos, que se caigan cosas. El paciente cuando estuvo muy en la línea y vuelve, cuentan cosas que son increíbles. Hasta el día de hoy te hacen creer que realmente hay algo más del otro lado", expresó Ichazo.

 

Además, dio a conocer que es una profesión que, en líneas generales, es mal paga: "No volvería a ser enfermera por el simple hecho de que esta carrera está muy maltratada y mal remunerada. Siempre enfermería fue la chicaneada. Hoy por hoy, el lugar de cada uno es mérito de cada uno y no todos somos iguales. Cada vez está mejor, pero no bien remunerado. Nuestra profesión es muy sacrificada porque hay que tener más de un trabajo para tener estabilidad, los sueldos son muy bajos. Con inflación y los costos es muy difícil proyectar".

 

"Hay muchos enfermeros. Tuve la oportunidad de trabajar en Buenos Aires y está lleno. El tema es hasta dónde enfermería va y transa por el sueldo, más que nada en las clínicas privadas. Cuesta mucho entrar en el sistema provincial y cuando lo lográs, estás mucho tiempo para tener un sueldo acorde. Lo demás, me encanta. Me encanta lo que hago y estar en el lugar donde estoy. Es una vocación que la vas descubriendo poco a poco. Descubrí en estos años que es una carrera hermosa y gratificante con las partes positivas que hace que muchas veces te vayas muy satisfecho", añadió.

 

Sobre el cierre y la situación provincial: "Nos deben un mes y medio de sueldos y no podemos hacer paro. No podemos ni tomarnos los francos correspondientes", concluyó.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error