deportes |

Echaron a Cristina Campos de Deportes y lo tienen a Rodrigo Peláez en la mira

Con la idea de poner todo en orden. Se armó un “carpetazo” en contra del entrenador olímpico.

Absurdo por donde se lo mire. Aduciendo que “las gestiones anteriores hacían todo mal y que nosotros hacemos todo bien”, quienes están a cargo hoy de la Secretaría de Deportes tienen en la mira a Rodrigo Peláez, el entrenador olímpico que meses atrás recibió la mención especial como “ciudadano ilustre” y hoy es espiado como uno de los tránsfugas más grande del país.

 

Incoherencia por donde se lo mire.

 

 

Todo empezó, cuando la profesora Cristina Campos se sumó al equipo de la Escuela Municipal Awkache y lo hacía ad honorem, (de la misma manera que Jorge Maciel asumió como Director de Deportes, es decir ad honorem).

 

Ella entró a Deportes gracias a una resolución firmada por Mariela Sánchez Uribe, quien por ese entonces era la secretaria deportiva.

 

Peláez debía estar un tiempo prolongado fuera del país, México primero y Japón después y había que reemplazarlo.

 

La incorporación de ella molestó a más de uno. Envidia que le dicen.

 

La semana pasada, con la idea de “poner todo en regla” Cristina Campos se retiró llorando de una reunión que mantuvo con el director de deportes.

 

Maciel (p) le dijo que no podía trabajar más dentro del complejo deportivo municipal y para colmo, sobre su escritorio, tenía una carpeta con un montón de notificaciones sobre el trabajo del atleta olímpico.

 

Una especie de carpetazo o espionaje.

 

Nadie puede negar los grandes resultados que se lograron en los últimos años con el atletismo de Esquel, siendo el punto más alto el puesto 30 de Eulalio “Coco” Muñoz en el maratón de los Juegos Olímpicos de Tokio (corrida en Sapporo) como así también el récord conseguido por Joaquín Arbe (quien también corrió en los JJOO) en el Maratón de Valencia, pulverizando el record absoluto de Antonio Silio de hace casi 30 años.

 

 

Claro que con estos ejemplos, muchos chicos se sumaron a este deporte y empezaron a pulular distintas escuelas de atletismo, como ser la de Arbe Team Running, la escuela barrial “José Medina”, a cargo de Martín Ñancucheo, la escuela formada por Tamara Leguiza y Janet Ibañez, el fortalecimiento de la escuela Municipal a cargo de la profesora Andrea de la Cerda, como así también la Escuela de Atletismo de Independiente con la profesora Adriana Garzón al frente de la misma.

 

Claro que Awkache no se quedó atrás y, desde hace un tiempo a esta parte, Rodrigo Peláez se dio cuenta que había que darle “una vuelta de rosca” a este proyecto social e inclusivo (y encima con resultados increíbles en lo deportivo) que significa la Escuela de Atletismo Awkache, que es municipal (aunque en verdad uno no sabe por cuánto tiempo más).

 

Y esa “vuelta de rosca” significaba reamar la escuela para los más chicos y para ello se sumó la profesora Cristina Campos, quien fue parte integrante del inicio de la historia de Awkache, una persona llena de amor y compromiso por lo que hace.

 

Los chicos pueden dar fe de ello, los padres y las madres de estos chiquitos pueden dar fe de ello.

 

Por cuestiones legales o por una falta de resolución por parte del municipio se le impide trabajar a Cristina Campos.

 

Y a Cristina Campos, por ser una persona mayor de edad (al igual que a Osvaldo “el Negro” Sosa o al Jorge Heitzman) se le impide trabajar.

 

La pelota ahora la tiene el intendente de Esquel Sergio Ongarato, claro que de firmar una resolución que avale el trabajo de Cristina Campos y el de Rodrigo Peláez, es muy fácil que en la Secretaría de Deportes ocurra lo que pasó en Chile… “sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde se abrirán las grandes alamedas, por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor”. (para quien no lo entiende, que den un paso al costado).  

 

Además esta gestión deportiva, que debería mimar a los corredores olímpicos y al entrenador olímpico que pusieron a Esquel en boca del mundo prefieren “hacerle un carpetazo” a Rodrigo Peláez y tratar de sacarlo del medio.

 

Es que Rodrigo molesta. Se maneja con mucho de silencio, pero cuando habla lo hace con la precisión de un cirujano.

 

“Hace algunos meses me hacían un reconocimiento y hoy soy un problema, llevaron una carpeta a personal como que me hicieron espionaje, hay que tener criterios y hay que usar la lógica, yo hago 30 horas y cobro 18 horas, quiero que me dejen trabajar tranquilo” señaló hoy Rodrigo Peláez a Ricardo Bustos en el programa que conduce en FM del Lago.

 

Es decir que, en lugar de gestionar la pista de solado sintético, tan necesaria para Esquel esta nueva gestión se dedica al espionaje, con la idea de dejar todo en orden.

 

Ponele.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error