deportes |

Con el deporte no se juega

Llegamos a los 20 días sin un Secretario de Deportes

(Por Carlos “el Chavo” Ortiz). - Lo primero que tiene que saber el próximo Secretario, Secretaria o Secretarie de deportes, que no fue la primera opción. Que hubo una veintena de personas que rechazaron el cargo y que, por descarte, llega a ese lugar.

 

Eso es lo primero que tiene que saber. Digo, para que no se le suban los humos. Como ya pasó en su momento.

 

Seguramente no estará en la famosa foto de que “este es el mejor equipo de los últimos 50 años”. Será un secretario de la transición.

 

Cuando más pasen los días, menos deberían ser las condiciones que les impongan desde el ejecutivo al nuevo secretario.

 

Porque si hasta el momento nadie aceptó, debe ser por algo. Y de esto no se habla.

 

Bajo este panorama asumirá la nueva persona a este cargo.

 

El Comité Radical pide que este funcionario sea un radical, que no sea de otro partido y menos que se saque fotos “con el enemigo”.

 

Los profesores de Educación Física, piden que sea un profesor de Educación Física, porque supuestamente son los únicos capacitados.

 

Los que están adentro, piden que sea uno de adentro, porque es el que conoce todos los vericuetos del complejo deportivo municipal.

 

Todos piden. Como la perinola, todos piden.

 

Una opción que parece la más viable, es que el candidato salga dentro del seno del área de deportes y ya están en la gatera Diego Thuman (“nadie me llamó, pero me interesa el cargo”) y Mariano Spataro, el más antiguo del grupo de deportes. Quien no dice nada, pero a su vez dice todo.

 

Ya no hay opciones. Ya no hay vecinos que quieran cobrar 250 mil pesos por mes y que le estalle la cabeza al poco tiempo. La plata no es todo. Hay un límite.

 

Sabiendo que esta gestión, prácticamente da “su ultimas hurras” y que el tema a resolver es el famoso alquiler, tal vez lo más coherente (dentro de toda esta incoherencia) hubiese sido convocar a los posibles candidatos a intendente del 2023 y sacar a un secretario del consenso y que no sea de la transición.

 

Claro que jamás se sentarían en una misma mesa, Sergio Ongarato, Juan Peralta, Javier “el Chino” Comparada, Alejandro Wengier, Matías Taccetta, Martín Sandoval y los que tengan ganas de sentarse en el sillón municipal.

 

Esto no va a ocurrir, pero es la única manera de pensar en un Secretario a seis años, al menos que la política deportiva sea más o menos coherente. Pero esto no va a ocurrir.

 

¿Qué puede hacer un Secretario en poco más de un año de gestión? Nada. No puede hacer nada. Cuando se acomoda en el cargo, están las próximas elecciones y si encima se adelantan las mismas. Tendrá cero poder y cero gestión.

 

Bajo estas condiciones, asumirá el próximo Secretario, Secretaria o Secretarie de deportes y esto lo tiene que saber.

 

Desde este espacio, lo único que pedimos es coherencia, que sepan que con el deporte no se juega.

 

Aprovechemos este espacio para analizar algunas otras cuestiones. Algunas fallas que demostró la gestión que dejó el cargo hace 20 días.

 

Hay un lema bastante particular y llamativo por cierto que señala “no puede haber un club deportivo municipal”.

 

Nosotros hubiésemos preferido que el lema de campaña sea “que cada persona que viva en Esquel, sea del lugar que sea, tiene derecho a practicar un deporte o a tener alguna actividad física”, sin importar cual fuera y de que barrio fuera “y que el Estado tiene la obligación de llegar a cada uno de esos espacios son propuestas deportivas y recreativas para todas, todos y todes”.

 

No sirve de nada construir playones si no hay un contenido que lo sostenga. La coordinación de cada uno de esos espacios tiene que ser responsabilidad de la Secretaría de Deportes.

 

No puede quedar al libre albedrío de los vecinos. Que se trabaje en conjunto sí, que la responsabilidad pase pura y exclusivamente por las sedes vecinales es el gran error.

 

Recordemos que los vecinalistas trabajan de manera gratuita, dentro de la Secretaría hay profesores capacitados para estar en esos lugares y promover distintos talleres multideportivos, para los chicos y grandes de cada uno de esos barrios.

 

Y encima cobran.

 

De paso, hagamos referencia al nuevo barrio que está surgiendo en Esquel, como lo es Valle Chico. Este es un buen momento para trabajar allí con propuestas deportista e insistimos en los parajes olvidados de Esquel que son Alto Rio Percy y Nahuel Pan.

 

Si no se trabaja allí es zaraza eso de que llegamos a los barrios.

 

Otro tema que hay que analizar tiene que ver con los espacios cerrados. Ojala no se cometa el error del año pasado cuando intempestivamente se les quiso sacar las llaves de los SUM a los directores de Escuelas.

 

Algunos directores cedieron, tal vez por miedo a perder sus cargos. Otros fueron más firmes y armaron ciertos arreglos. Pero no intempestivamente. Llevándose todo por delante.

 

Quien asuma como Secretario de Deportes deberá viajar a Rawson que es donde se cocina todo. Gestionar, gestionar y gestionar. No queda otra.

 

Y ni que hablar de viajar a Buenos Aires, donde habrá que acampar hasta conseguir algo. No hay que olvidarse que Esquel tiene dos atletas olímpicos, un entrenador olímpico, un campeón argentino de montaña y otra referente que fue mundialista.

 

Y la pista de solado sintético sigue siendo la cuenta pendiente.

 

Al igual que el playón que está a medio construir, del otro lado de la cancha de San Martín, y ese espacio hay que tomarlo de manera urgente.

 

Lo único que sabemos que el tiempo pasa y que nos vamos poniendo viejo.

 

Y el deporte de Esquel, que debería el puntal del desarrollo patagónico, carece de un conductor. Y aunque parece una incongruencia, que por favor les quede claro… con el deporte no se juega.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error