21 de Mayo de 2022
red43-canal |

Juan, el rey de la costeleta a caballo en Esquel y la historia de "El Viejo Ancla"

Junto a Elvira, su esposa, le ponen el hombro día a día a la realidad que atraviesa la sociedad en general. La historia de uno de los lugares emblema de la gastronomía de Esquel, que va camino a los 40 años.

Por Maxi Cantero - En Avenida Fontana al 500 de la ciudad de Esquel, se encuentra uno de los tantos emblemas de la gastronomía local; "El Viejo Ancla", un lugar que guarda innumerables vivencias y anécdotas que, Juan Santana, junto a su mujer Elvira, está dispuesto a contar al abrirnos gentilmente las puertas del local.

 

 

 

 

"Esto viene de un tío mío, que tenía el lugar con el nombre "El Ancla de Oro"; estuvo mas o menos 20 años con el rubro bar y después quedamos nosotros", relata Juan, aclarando la pequeña modificación del nombre, a "El Viejo Ancla".

 

 

"Nosotros tuvimos 30 años el boliche y luego, después de hablar con el dueño, pasamos al rubro de comidas. Gracias a Dios, hasta ahora está funcionando"

 

 

 

Junto a Elvira, su esposa, emprendieron la aventura en el lugar, que va rumbo a los 40 años de historia: "antiguamente había otro dueño, que tenía el lugar con el nombre ´Caburé´... Y ya en el año 1984 comenzamos con el bar".

 

 

 

 

"Yo salí de la Colimba cuando hice el Servicio Militar y no quise estudiar más. Me dijeron o vas a trabajar o te quedás en el boliche... y me quedé con el boliche. Por suerte funcionó", detalla Juan, aclarando que, "El Viejo Ancla", es dentro de todo, "un nombre nuevo", ya que se lo instaló en el año 2008.

 

 

 

 

 

Juan y Elvira guardan un montón de recuerdos que han vivido a lo largo de la historia del lugar. Entre ellos, muchas fotos de eventos; guitarreadas, encuentros culturales, turísticos y distintas vivencias que enriquecen la memoria del sitio.

 

 

 

"Recuerdo que hace muchos años, vinieron dos señores que frecuentaban todos los días el lugar. Les pedí que no se pongan a hablar de política porque, con una copa encima, no termina nada bien... Arrancaron a hablar igual, discutieron y los tuve que sacar para afuera. En la vereda se trenzaron hasta que un vecino los denunció con la Policía y se los llevaron presos. A la media hora, veo que frena un taxi del que se bajan los dos; entraron, se sentaron y se pusieron a compartir nuevamente el momento"

 

 

La pareja recuerda aquellos antes en los que no había comercios en las cercanías: "esto era todo un callejón de tierra; no había pinos, ni la estación de servicios. Solo algunas casas viejas. Fuimos testigos del crecimiento de la ciudad".

 

 

 

 

Al momento de hablar de la actualidad, es difícil ser ajeno a la difícil realidad que atraviesa el país... "Hay días de mucho trabajo y otros en los que no entra nadie; pero siempre estamos. Nos manejamos con mucha gente de la zona, además del turista. Tenemos clientes de hace muchos años; algunos mayores que solían frecuentar el bar", nos cuenta Juan, refiriendo el esfuerzo que implica el día a día, en la compra de mercadería para mantener la calidad y buen servicio en lo cotidiano.

 

 

 

"Compro todos los días. Soy cliente de la carnicería de la esquina hace unos 10 años; es todo fresco siempre. La compra va de acuerdo al trabajo del día, a veces falta, a veces sobra; por ahí te preparás y no entra nadie"

 

 

 

El local funciona con Juan en la cocina y la ayuda de Elvira, más un joven que se desempeña como mozo: "siempre fue así; antes atendía ella y yo era el cocinero. Ahora estamos los dos en la cocina".

 

 

 

 

"El Viejo Ancla" te espera de lunes a sábado en el horario de 12 a 15.30 y de 20.30 hasta 23 hs aproximadamente, dependiendo del movimiento de gente en el día.

 

 

La carta en el local, es muy variada, pero cuenta con un "plato estrella" que ha recorrido el boca a boca del consumidor, por su calidad, sabor y abundancia en el plato; la costeleta a caballo, compuesto por carne, huevo frito y abundante porción de papas fritas caseras.

 

 

 

"En promedio, por día, haremos mínimo unas 30 costeletas y 20 milanesas"

 

 

"Este plato lo implementamos desde que abrimos. También tenemos la milanesa, otro de los platos más elegidos por el cliente. Hay de todo un poco y además hacemos platos del día", cuenta Juan, aprovechando la ocasión para recordar que hará locro para este 25 de mayo.

 

 

 

 

 

Por último, el entrevistado explica el valor que tiene "El Viejo Ancla" en su vida y cuáles son sus deseos de cara al futuro: "Yo me crié acá. Viví toda la vida, de chiquito andaba arriba del mostrador o abajo de las mesas. Es difícil definir un significado; prácticamente es todo. El día que me tenga que ir de acá va a ser muy difícil".

 

 

"Soy nacido en Esquel y nunca me fui. Hoy muchos piensan en irse; si sos joven podes tomar esa determinación, pero ahora es muy difícil mover todo y decidir a dónde ir"

 

 

 

 

 

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error