RED43 opinion
23 de Abril de 2023
opinion |
El Horcón

Si se rompe para reconstruir y proponer soluciones, bienvenido sea 

La irreverencia de Diego Austin incomoda o recibe apoyo. Su precandidatura a intendente sacudió la UCR. Para algunos correligionarios el hecho cuesta digerirlo, pero llegó para quedarse y posibilita un diálogo que puede ser constructivo

Escuchar esta nota

A su paso por la política, Diego Austin, más allá de su  militancia y luego de ser elegido -en dos ocasiones- como Concejal y, especialmente, después de presidir por un año el cuerpo legislativo, no solo demostró que podía llevar adelante el cargo sin sobresaltos, sino también dio cuenta de la habilidad de llegar a consensos, inimaginables para sus propios pares. 

 

La semana que termina hubo de todo en el radicalismo local: furia de algunos, sorpresa de otros, ilusiones, escepticismo y también reacomodo. El “muchacho” no vino, literalmente, a “romper” como se escuchó algún que otro expresar con enojo. Tal vez…quizás… puede ser… llegó para hacer notar que no se rompe lo que no está terminado, en todo caso se transforma y, si se pone buena voluntad, el producto final será mejor, más inclusivo y con mayores fortalezas; objetivo que debe primar de cara a los vecinos que necesitan soluciones y poco les sirven las internas de los partidos. 

 

Lo que parece claro es que si no se arma un “algo” que junte votos no resultaría, tal cual iban las cosas, ni para aquellos que visualizaban un futuro con todo encaminado, principalmente, a un obtener un posible lugar personal. 

 

La decisión de Austin de disputar la intendencia abrió un nuevo horizonte dentro de las filas del histórico partido y demostró, una vez más, que la política además del “arte de lo posible” es dinámica y nunca puede prescindir del dialogo ni para adentro de las organizaciones ni para sumar voluntades. En un proceso electoral nada está dicho hasta el resultado final en las urnas; verdad de Perogrullo que parece olvidarse como también que no es aconsejable obviar o minimizar a nadie con capacidades y ambiciones de poder. 

 

Las inconformidades del actual concejal, y hoy precandidato, con el oficialismo local fueron públicas y, tal vez, disruptivas, pero no caprichosas ni aisladas. Entre ellas una de las que más ha marcado el edil es la falta de dialogo que trajo  consecuencias negativas en las resoluciones de problemas y reclamos de la comunidad y también en el poder legislativo y ejecutivo. 

 

Parece no estar aún cuantificado para la UCR local y sus simpatizantes, los costos de la estrategia que impulsó la candidatura de Ongarato a Senador, la cual plebiscitó su gestión a destiempo. A este episodio se sumó la espera ante la indecisión del jefe comunal para asumir o no la posibilidad de un tercer mandato. Cuando se decidió tomar acción, ya había que correr. 

 

En ese contexto la precandidatura de Austin podría entenderse como una verdadera vocación de poder, de indiscutible raíz radical, y una apuesta segura a Juntos por el Cambio, alianza que aporto mística, esperanza e impronta para llegar al gobierno. 

 

La alianza, que también incluye al PRO y al Polo Social, debería de preservarse y  llegar, con ella, fortalecidos a las urnas, si se quiere tener chances de ganar las elecciones. En este sentido es de destacar la insistencia de Ongarato en cuanto a la importancia de fortalecer JxC, apunte que no sería oportuno pasar por alto por ninguno de los precandidatos y optar por la unidad encabezada por el mejor posicionado para dar solución a las demanda de los vecinos. 

 

Así las cosas, si el nuevo candidato en escena por la UCR,  puede "romper”  con la falta de soluciones y mostrar un proyecto superador, pues bienvenido sea; siempre y cuando nadie olvide que, más allá del deseo y satisfacción personal, se es gobierno con el objetivo principal de  mejorar la calidad de vida de todos los esquelenses.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error