31 de Enero de 2021
opinion |
El Horcón

El Horcón: Si no lo hacen por la educación, háganlo por la economía

Nueva entrega de la columna de opinión.

Si el país sigue sin priorizar la educación , si las aulas continúan cerradas este año, si los niños y jóvenes siguen sin -ni siquiera- recibir  los conocimiento mínimos que necesitan en cada ciclo escolar, no solo estará afectado el desarrollo personal del individuo , sino también, al ser masivo el problema como lo es en la actualidad, la economía y el desarrollo del país sin duda sufrirá tanto como cada ciudadano que no sabe matemática básica, comprensión de textos, redacción o algo que muchas veces queda en un  segundo plano y es tan importante como leer o escribir; nos referimos a consumir o disfrutar o ser parte del arte y la cultura.

 

No hay crecimiento económico sin educación; de hecho, los países que tienen mejores resultados en materia educativa son aquellos con mayor Producto Interno Bruto (PBI) per cápita y, además, son los más competitivos y de mayores opciones de desarrollo individual y colectivo. Un resultado no precede a otro: tanto economía como educación, en estos casos, son parte de políticas de estado que no se modifican de un gobierno a otro.

 

La inversión en educación es proporcional al Incrementando la productividad laboral; el capital humano preparado puede asimilar retos y cambios que son imposibles para quien no cuente con las herramientas necesarias que demanda el mercado del trabajo.

 

El avance tecnológico -al cual no puede dar la espalda ningún país que quiera ser competitivo en uno u otro rubro- es imposible sin la innovación que necesita actualización en conocimientos sobre nuevas tecnologías, procesos y productos.

 

Para aplicar o poner en funcionamiento cualquier nueva tecnología es necesario facilitar y hacer accesible la difusión de conocimiento e información, comprensión de la misma y adaptabilidad a condiciones y entorno adecuado. Para lograr ese objetivo, el individuo debe recibir educación desde edades muy tempranas y tener la oportunidad de seguir adquiriendo los saberes necesarios para su desarrollo individual y con ello su aporte al crecimiento de su región o país.

 

Otro punto no menos importante para que la educación realmente se traduzca en mayores niveles de producción de comunas, regiones o países, es la planificación y puesta en marcha de sistemas educativos de calidad dirigidos a áreas estratégicas que garanticen el desarrollo de habilidades cognitivas. De esta forma cada zona debe tener en cuenta cual es el perfil que pretende, por ejemplo, su ciudad o provincia.

 

Si las ofertas educativas no están dentro de una planificación estratégica que garantice el crecimiento de sectores productivos, los efectos negativos sobre el desarrollo económico serán tales que se verán afectadas las posibilidades de trabajo, la iniciativa emprendedora y las posibilidades de inversión, tal como, por ejemplo, sucede en nuestra ciudad y provincia.

 

Las políticas en materia de educación deben, definitivamente, centrarse en mejorar la calidad de los contenidos. En el caso de Argentina y especialmente Chubut donde, en materia educativa, estamos entre las  provincias más complicadas del país, la situación es aún más crítica; es imprescindible revertir la peligrosa curva ascendente de la deserción y el incremento de jóvenes que no cuentan, ni siquiera con el ciclo básico terminado.

 

Reformas en el sistema educativo, inversión en la modernización de equipo en las escuelas y creación de las condiciones adecuadas que aseguren maestros calificados, son algunas de las políticas necesarias.

 

Generar crecimiento económico a través del mejoramiento de la calidad de la educación es un proceso de resultados a largo plazo. Hoy seguimos soslayando la importancia de diseñar políticas públicas que prioricen un sistema educativo inclusivo y de calidad.  

 

En la medida que demoremos en tomar la decisión que la educación sea una política de estado y volcar hacia ella los recursos necesarios, mayor será la cantidad de jóvenes que no cuenten con los recursos necesarios para insertarse en el mundo del trabajo, ni tendrán las herramientas para crecer como individuos; también tardaremos mucho en crecer como país; seguiremos teniendo una economía frágil y débil.

 

La solución y la determinación del camino a seguir es totalmente política. Lo hacemos ahora o seguiremos lamentando las consecuencias.

 

CHISTECITO DE YAPA

 

Las reuniones de zoom parecen sesiones de espiritismo...

 

-Jorge, ¿estás ahí?

 

.-Carlos si me oís ¡hablá!

 

-Lucia… te estamos perdiendo…

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error