RED43 opinion
17 de Octubre de 2021
opinion |
Rocío Paleari

Día de la madre: “eso que llaman amor es trabajo no pago”

Antes de que le llenes la tarjeta de corazones y le agradezcas a mamá por todo el amor con el que cuida de vos, te comparto esta reflexión de la filósofa Silvia Federici: “eso que llaman amor es trabajo no pago”.

Si la maternidad es eso que me contaron, afirmo que mi deseo es no ser madre. Crecí con el discurso de que madre hay una sola, que las mujeres nacemos para cuidar, que no hay nada más importante en el mundo que los hijos, que cuidar del otro nos tiene que hacer felices. Pero por sobre todas las cosas: que las mujeres se sienten completas cuando maternan. Digo con el discurso, porque aunque a mi edad mi mamá ya era mamá, soy hija de una madre profesional que, además de cuidar y maternar a sus cuatro hijos, siempre trabajó y tuvo proyectos y deseos propios.

 

 

En este día de la madre, en vez de felicitar a todas las mamás por el trabajo que hacen, quiero compartir algunos datos sobre la sobrecarga de trabajo que tienen las madres. En un mundo donde las mujeres ya no somos solo amas de casa, nos vimos empujadas a la doble jornada laboral. Mientras la mayoría de las tareas domésticas y de cuidado recaen sobre nosotras, luchamos diariamente con espacios de trabajo que por igual trabajo nos pagan un 27% menos de salario que a un hombre, donde las licencias por maternidad son más extendidas que las licencias por paternidad, como si el cuidado del nuevo bebé fuera solamente responsabilidad de la madre y dónde la mayoría de ascensos y puestos de poder están destinados a los hombres.

 

 

Según una encuesta del INDEC sobre cuidados y uso del tiempo del año 2013 -es increíble que no haya datos más actuales- son las mujeres quienes realizan de 3 a 5 veces más trabajo doméstico no remunerado que los varones. En Argentina, 9 de cada 10 mujeres de 20 a 59 años dedican 46,6 horas al llamado trabajo doméstico  por semana, mientras que sólo 6 de cada 10 varones lo hacen, dedicando sólo 24,5 hs. En los casos en los que las mujeres de la misma edad sin ingresos propios las horas dedicadas semanalmente al trabajo doméstico aumentan a 58,5, mientras que los varones que se encuentran en iguales condiciones lo hacen solo 28,6 hrs semanales.

 

 

Vamos a ponerlo en criollo: en el mejor de los casos mamá tiene que cumplir con una jornada laboral fuera del hogar de 48 hrs y a eso agregarle las 46,6 del trabajo doméstico no pago. Mientras que un varón que trabaja 48 hrs fuera del hogar solo se agrega -y no en todos los casos- una jornada de trabajo doméstico de 24,5 hrs semanales.

 

Así que, por las dudas, antes de que le llenes la tarjeta de corazones y le agradezcas a mamá por todo el amor con el que cuida de vos, te comparto esta reflexión de la filósofa Silvia Federici: “eso que llaman amor es trabajo no pago”. Porque si, madre hay una sola pero también hay un padre e hijos que también tienen que hacerse cargo del trabajo doméstico y las tareas de cuidado.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error