RED43 opinion
27 de Noviembre de 2021
opinion |
Rocío Paleari

25N: el privilegio de ser varón

Este mundo ya no es el mismo y llegó el momento de hacerse cargo de lo que les toca: el privilegio de ser varón tiene que terminarse.

El miércoles fue el día internacional contra la violencia hacia la mujer. De acuerdo con las Naciones Unidas, violencia contra la mujer implica “todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada”. Esta fecha fue oficializada en 1999 por la ONU, en conmemoración a las hermanas Mirabal que fueron brutalmente asesinadas por el dictador dominicano Rafael Trujillo.

 

 

Más allá de la oficialización de la fecha, la lucha por la erradicación contra la violencia hacia las mujeres tiene larga data. No pretendo aburrirlos con datos históricos, pero lo cierto es que estás fechas siempre fueron aprovechadas por las mujeres para organizar espacios de  lucha, de demanda, de deconstrucción, de apoyo entre nosotras. En la semana, después de una reunión para organizar algunas de estas actividades me quedé con una pregunta dando vueltas en la cabeza: ¿No sería positivo que los hombres aprovechen también estas fechas para generar su propio espacio de deconstrucción de las masculinidades?

 

 

La respuesta pareció llegar con rapidez: pues claro que sí. Pero cuando hablamos de deconstruirnos nunca nada es tan claro y tan lineal.

 

 

Hay algunos flyers que suelen hacerse bastante virales sobre lo que pueden hacer las masculinidades para apoyar a las feminidades en estas fechas. En ellos se plantea que el apoyo no viene desde ir a ocupar un lugar en las marchas (por supuesto, después de años de adueñarse de la escena pública, no se van a convertir en menos machos por correrse de ella uno o dos días al año). Algunas de las sugerencias son hacerse cargo de las tareas de cuidado ese día, cubrir a tus compañeras en su espacio de trabajo para que puedan salir a marchar, entre otras. Sin embargo, creo firmemente que con el apoyo de las masculinidades no alcanza. Al final, pareciera que se ponen en este lugar del héroe aliade donde nos bancan para que nosotras hagamos ruido. Y hace rato que las feminidades nos convertimos en las heroínas de nuestra propia historia.

 

 

No es suficiente con tu apoyo. No cambia nada si un día cuidas a los pibes y lavas los platos. No te vas a morir, no te vas a enfermar, pero tampoco es suficiente. Lo que es verdaderamente necesario que hagas es la deconstrucción de tu masculinidad.

 

 

No estoy diciendo que ellos deberían sumarse a nuestros espacios de lucha. Bajo ningún concepto. Sino, simplemente, que así como durante siglos nosotras fuimos construyendo nuestra propia desconstrucción, ahora les toca a los machos. Y que  nosotras no vamos, también, a hacerles ese trabajo.

 

 

Los hombres tienen que empezar a generar sus propios espacios de debate y discusión. Espacios donde puedan cuestionarse el rol tradicional de las masculinidades, sus mandatos, el estereotipo de macho que la sociedad les propone. Su propio espacio donde puedan deconstruirse para plantar los cimientos de una nueva masculinidad.

 

 

A fin de cuentas, lavar los platos un día, correrse del espacio público por un rato, cubrir a una compañera en el laburo, son parches en el camino que no cambian nada de raíz. Lo que necesitamos las feminidades es que dejen de jugar al superhéroe aliade y que se comprometan con la lucha generando sus propios espacios de descontrucción de las masculinidades, rompiendo el pacto de machos, y alzando sus voces en favor de la eliminación de la violencia heteropatriarcal frente a sus pares también. Este mundo ya no es el mismo y llegó el momento de hacerse cargo de lo que les toca: el privilegio de ser varón tiene que terminarse.

 

 

Mientras termino de escribir esta nota, muchas en las redes nos preguntamos: ¿Dónde están los abusadores? Porque si ahora todos son aliades que apoyan nuestra lucha… ¿Cómo es que a nosotras nos siguen abusando, maltratando y hasta matando?

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error