RED43 opinion opinion
05 de Noviembre de 2022
opinion |
Rocío Paleari

Hacer Pie en un nuevo Océano: el primer libro de Vane Lisotti

Charlamos con Vane Lisotti sobre el lanzamiento de su primer libro de recetas. 

Pregunta: ¿Cómo llegaste a cocinar?

 

Respuesta: Mi mamá hace cuatro años tuvo cáncer de útero, empezó su tratamiento en Mar del Plata y después una hermana que trabaja en salud nos dijo que mejor se atendiera en Roca, que ahí iba a poder hacer todo el tratamiento y que los médicos toman al paciente de una forma integral. Entonces su oncólogo, la mandó a un gastroenterólogo que trabaja desde la alimentación. Yo tenía un facebook que casi ni usaba y busqué a este médico ahí. Yo tenía mucho prejuicio con lo que había en las redes, desconfiaba mucho y creía que todos los que estaban ahí eran chantas. Le pregunté un montón de veces a mi hermana quién era el médico, si era de verdad y ella me dijo: sin Vane, es de verdad fuimos a la consulta. Y al final chusmeé la página de Facebook, me pareció súper interesante porque yo soy una convencida de que la base de todo es nuestra alimentación. Leí el plan que planteaba el médico. Era de 15 días, en ese momento el plan era super restrictivo, ahora incluye más cosas. La verdad que no era muy distinto a como comía, la única gran diferencia era que había que comer todo sin tacc. Y yo no sabía cocinar nada de eso. Yo no soy muy fan de la cocina, o no era, a mi si me decís vamos al lago me voy. Pero… en ese momento ya tenía conciencia de que era importante cocinar para alimentarse. Y eso estaba planteado en el plan: empezar a tomar conciencia de los ingredientes que usamos. Entonces… empecé con el plan, los primeros días no sentía muchos cambios… iban leyendo los testimonios de la gente… y recién al día catorce me levanté y sentí que me habían desinflado por dentro, entonces me pregunté: ¿Esto qué es? El plan en ese momento no tenía porciones e incluía un montón de alimentos muy calóricos, sin embargo para ese momento había bajado cuatro kilos aunque no era lo que yo estaba buscando. Y bueno, desde el día uno de empezar con el plan yo empecé a cocinar. Lo otro que me pasó es que siempre sufrí mucho los dolores menstruales, desde muy chiquita, los ginecólogos me habían dicho que cuando tuviera hijos eso iba a cambiar, pero no pasó. Haciendo el plan fue la primera vez en mi vida que me indispuse sin sentir dolor. A partir de ahí seguí cocinando y empecé a indagar qué pasa con lo que consumimos  a diario, que pasa con la comida real y que pasa con los productos alimentarios. Entre todo esto, empecé a tomar conciencia de la alimentación que yo quería llevar.

 

 

Pregunta: ¿Cómo fue el proceso de armar tus propias recetas? ¿De dónde sale la idea de compartir tus recetas de forma online?

 

 

Respuesta: Lo que pasó es que al día diez del plan me llegó un whatsapp de un número que no tenía agendado preguntándome como me sentía. Casi que lo borro porque no contesto mensajes de gente que no conozco. Pero, me llamó la atención y a la noche contesté preguntando quién era. Resulta que era el Dr. Facundo Pereyra (el gastroenterólogo que vió a mi mamá y que armó el plan) y me dijo si quería hacer un seguimiento personalizado. Ahí empezamos a hablar. Al poco tiempo lo que noté es que en la página de Facebook la gente decía que el plan les parecía bueno, pero que no tenían ni idea de como cocinar y dejaban de hacerlo por esa razón. Y me dio pena, porque por experiencia propia sabía que el plan funcionaba y estaba bueno. Obvio, yo también tuve que aprender… los primeros panes que había hecho sin tacc eran incomibles y como para mí no solo se trataba de cambiar la forma de comer sino de que sea rico, fui probando recetas, ingredientes, pasos hasta que salieron. Fui modificando las cosas, probé cada receta mínimo diez veces hasta que encontré la que iba: la que me daba el sabor y la textura que era agradable para mí. El problema con las recetas que no tienen gluten es que tienen una textura más áspera y en general se quiebran. Al principio me costaba mucho conseguir los ingredientes en Esquel, pero igual seguí probando porque empezó a ser como un juego esto de probar y ver que pasa. Y descubrí que cocinar no es solo jugar y divertirme sino también dedicarme tiempo para mí. En todo este proceso, cuando una receta me salía linda la subía a la página de facebook para que otros puedan hacerlo. Un día descubrí que tenía un mensaje de facebook de hacía un mes del médico diciéndome si quería formar parte del equipo. Lo primero que pensé fue: ¡UHHH, MÁS COSAS! Justo estábamos en pandemia y yo dije ¿Más responsabilidad? La gente en el grupo de Face tenía un montón de preguntas sobre cómo cocinar. Y bueno… empecé a contestar para que pudieran hacerlo. Este tipo de medicina que trabaja con información más actualizada no suele ser accesible para todo el mundo… y yo creo que sí, que tiene que ser accesible. Por eso fui respondiendo dudas sobre como cocinar y compartiendo mis recetas. Entonces mi hijo más grande me dijo: “pero mami, ya le respondes a todos, decile que si al médico, hacelo” y así empecé. El me iba diciendo qué ingredientes se agregaban al plan y yo iba probando recetas nuevas.

 

 

Pregunta: ¿De dónde nace la idea de generar un libro? ¿Cómo fue el proceso?

 

 

Respuesta:  Por iniciativa de mi hijo yo iba subiendo todas las recetas a un archivo de drive online compartido para que la gente las pudiera usar. El archivo estaba ordenado alfabéticamente. En ese momento el médico me ofreció dar unas charlas para la gente que decidía hacer empezar el plan. Entonces hablaba por un zoom con 300 personas de todo el mundo: hablaba una hora sobre como cocinar y después una hora más respondiendo preguntas. Y pasaba muchos tips, que creo que son el gran secreto. El problema es que la gente me escribía porque no encontraba las recetas. Y después el médico me llamaba y me decía Vane. tenés que ordenar las recetas porque son un montón. Y ahí me di cuenta que en ese drive había más de 300 recetas y se hacía muy engorroso. En casa me decían: “Mamá, tenés que hacer un libro”. Hasta que me llamó el médico y me dijo: “Tenés que hacer un libro”. Ahí empecé a pensar: ¿Cómo hago un libro? No me decidía  en como hacerlo, como la gente tenía muchas preguntas me abrí una cuenta en redes para que pudieran encontrarme fácil. Me llegaban un montón de fotos de la gente cocinando en Instagram, con preguntas, con dudas sobre cómo seguir y yo contestaba todos los mensajes. Hasta que me di cuenta que ellos son miles y yo una sola. Pero, bueno, la verdad es que esa relación con la gente es lo que sigo manteniendo porque a mí el plan me hizo muy bien. Fue una forma de agradecimiento al médico por todo lo que nos estaba brindando, más allá de que está haciendo una investigación. Con el tiempo me fui ordenando un poco en cómo responder y ahí comenzó lo del libro, fui dándole forma en mi cabeza. Un día viendo un reel dije: esté es el diseño que quiero. Armé las recetas, las corregí y todo eso llevó un año. A mi me encantan los libros físicos (y en algún momento lo voy a hacer), pero decidí hacerlo de forma digital porque es la forma más accesible para toda la gente que me sigue tanto económicamente como para hacerlo llegar. Yo pensaba: estoy en Esquel, pero la mayor parte de la gente que me sigue es del resto del mundo. Haber dado las charlas también me sirvió muchísimo para organizar la forma del libro porque ahí entendí que mucha información abruma. La característica de este libro es que todas las recetas son Sin Tacc, sin azúcar, sin lácteos o derivados y sin yemas. Finalmente el nombre surgió porque a todas las recetas les pongo un nombre para identificarlas y después a las charlas le puse un nombre, esto era un océano diferente y para mí eso es como un salvavidas en algún punto. Este es mi primer libro y va a haber otro porque tengo muchas recetas. Espero poder ayudar, porque ese siempre va a ser mi eje: ayudar a la gente.

 

 

Pregunta: ¿Dónde te pueden encontrar?

 

 

Respuesta: Hace un tiempo dejé de dar las charlas del plan porque el médico me ofreció la oportunidad de desempeñarme de otra forma dentro del equipo, por supuesto que estoy agradecida por la propuesta y por el plan que me hizo tan bien, pero me di cuenta que a mi lo que me gusta es cocinar y ayudar a la gente desde ese lugar. Me suelen escribir porque compran todo para hacer el plan, pero terminan tirando los ingredientes. Y ahí es donde entro yo: a ayudarlos a cocinar porque sé que no es una excusa. Me pueden encontrar en mi instagram @vanelisotti

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error