RED43 opinion inflacion
24 de Abril de 2022
opinion |
Editorial Red43

La inflación que golpea a la gente traspasó la grieta y jaquea a la actual clase política

La inflación llegará, según las proyecciones de las consultoras especializadas, al 60 %, casi 10 puntos más que el año anterior.

Argentina crecerá este año más que el 2021, pero en un número que a todos les gustaría ver descender. La inflación llegará, según las proyecciones de las consultoras especializadas, al 60 %, casi 10 puntos más que el año anterior.

 

La única materia que casi ningún presidente pudo lograr: salvo Carlos Menem y Néstor Kirchher, aunque este último por mucho menos tiempo que el riojano.

 

Así es que la inflación atravesó todas las ideologías políticas, la grieta completa. Jugó un papel trascendental en los gobiernos de Raúl Alfonsín, Fernando De la Rúa, Eduardo Duhalde, Cristina Fernández de Kirchner, Mauricio Macri y ahora Alberto Fernández.

 

Los alquileres se disparan por las nubes, no existe una política de viviendas, ningún banco otorga créditos para viviendas, crece el desempleo, no es posible con los salarios actuales pensar en construir la vivienda propia y cada vez cuesta más llenar la olla.

 

No se entiende muy bien por qué razón nadie puede combatir la inflación, algo que debería ser la principal prioridad de cualquier gestión, antes que negociar con el FMI, ampliar la cantidad de fondos destinados a ayuda social o aumentar considerablemente la impresión de billetes.

 

Algunas consecuencias de la galopante inflación existente en Argentina, aunque todos digan que lejos se está de los episodios de 2001 o los años de hiperinflación, son la pérdida de precios de referencia y la caída real del poder adquisitivo de los salarios de los trabajadores argentinos.

 

Hasta el momento nadie pudo encontrar la receta o el modo de reducirla a los niveles que existen en los países con normalidad económica. Argentina es, luego de Venezuela, el país con más alta inflación de América.

 

Paritarias permanentes, insuficientes, piquetes, paros y protestas son algunas de las consecuencias de este déficit de los gobiernos nacionales. Sin contar con el aumento constante de precios, especialmente de alimentos, que hace que cada vez haya más argentinos por debajo de la línea de pobreza.

 

Lejos quedaron los años en los que los precios en los supermercados no variaban de un mes a otro. Como se dice popularmente: “El mango ya no dura nada, no alcanza para nada”.

 

Otra consecuencia es que los gobiernos, tanto nacional como provinciales, tienen que buscar alternativas para paliar esta situación, porque la solución de fondo no existe o no la encuentran.

 

Por esa razón en Chubut, el gobernador Mariano Arcioni decidió adelantar y sumar el aumento del 7 por ciento previsto para mayo al ya establecido del 6 por ciento del mes de abril.

 

En mayo los trabajadores estatales cobrarán un 13 por ciento de aumento, además de recibir un bono extraordinario de 20 mil pesos los jubilados provinciales y agentes públicos que perciben menos de 100 mil pesos mensuales.

 

Jaque a la política

 

El último efecto, quizás el que menos le importa es a la gente, es cómo jaquea esta situación a la dirigencia política tradicional. Ante la incapacidad para resolver esta situación aparecen en escena lo que muchos llaman los políticos no tradicionales.

 

Un ejemplo de ello es el libertario Javier Milei, con un discurso encendidamente anti estado, tal como se lo comprende ahora, y con una fuerte concepción liberal de la economía. Al punto que propone eliminar el Banco Central de la República Argnetina, aunque no se sabe si lo haría si llegara a ser presidente.

 

Apariciones como la de Milei, y en menor medida José Luis Espert, jaquean a la dirigencia política tradicional y podrían convertirse en una alternativa posible para el electorado si no se soluciona la situación inflacionaria en Argentina.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error