30 de Enero de 2024
sociedad |

"Ninguna persona que esté viva hoy, va a volver a ver este bosque en el estado que estaba"

El voraz incendio, confirmado como intencional, desató una batalla que involucra a más de 200 personas y medios aéreos en un esfuerzo titánico por contener las llamas y salvar un ecosistema invaluable.

Escuchar esta nota

En diálogo con Red43, Danilo Hernández, guardaparque a cargo de la Intendencia del Parque Nacional Los Alerces, brindó declaraciones que reflejan la crítica situación que enfrenta este importante pulmón verde en la Patagonia Argentina. 

 

"Este martes las condiciones permitieron arrancar temprano con el apoyo con los medios aéreos, con los aviones hidrantes y los helicópteros con helibalde, que son cinco en total, haciendo el apoyo, enfriando para que el personal de tierra se pueda aproximar", señaló Hernández, destacando la colaboración de brigadistas de distintos Parques Nacionales y del Servicio Provincial y Nacional de Manejo del Fuego.

 

El guardaparque no dudó en afirmar que el incendio es de origen intencional, señalando que "no ocurrió por caída de un rayo, no es un fogón que se escapó".

 

La magnitud del desastre se evidencia en la extensión afectada, superando las 2000 hectáreas de bosque nativo, donde especies como el ciprés de la cordillera, ñires, coihues, y lengas, que demoran entre 80 y 150 años en alcanzar su porte máximo, están siendo devoradas por las llamas.

 

Lo que hace aún más desgarradora la situación es el conocimiento de que la destrucción del bosque no solo implica la pérdida de recursos madereros y paisajísticos, sino que compromete el abastecimiento de agua en toda la región. Hernández explicó que "el bosque en la Cordillera de los Andes es lo que produce que el agua que llueve en invierno drene lentamente y abastezca de agua a todas las localidades de la meseta en la Patagonia y hasta la costa atlántica".

 

En medio de la lucha, el guardaparque expresó su preocupación por la falta de precipitaciones significativas en los últimos dos meses y el pronóstico desfavorable para los próximos días. "El pronóstico no es favorable, estamos en la peor época", advirtió Hernández.

 

"El incendio tiene dos flancos, derecho e izquierdo, con un desarrollo longitudinal que supera los 8 kilómetros, y el frente de avance es variable según la geografía, alcanzando entre 800 y 1200 metros", explicó.

 

Además, destacó que el incendio es un desafío constante, especialmente en esta época del año, y que se perdieron miles de hectáreas en incendios anteriores.

 

Hernández señaló que "esto se va a empezar a notar muy pronto", refiriéndose al impacto irreversible que este incendio tendrá en la región.

 

 

O.P.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error