RED43 red43-canal Especiales RED43Matemáticas
18 de Septiembre de 2022
red43-canal |
Lelia Castro

Cristina + Adrián = La fórmula del amor que comenzó en Buenos Aires y se afianzó en Esquel

Son docentes y enseñan matemáticas a través de YouTube. Pero antes, tuvieron una hermosa historia que los trajo hasta Esquel. Cursaban juntos pero ella no lo registraba. Hoy conforman una gran familia inculcando el valor de la educación.

En esta entrega especial, conocemos la historia de Cristina y Adrián; dos profesores de matemática que viven en la ciudad de Esquel y que desde hace 6 años decidieron a través de YouTube, enseñar la asignatura de manera gratuita. Pero la vocación de enseñar no será el tema central de esta entrevista; sino que decidimos ir más allá y conocer la historia de vida de ambos; cómo y dónde se conocieron y cómo terminaron viviendo en nuestra localidad.

 

 

 

Si bien eran compañeros del profesorado de matemática en Buenos Aires, el momento en el que comienza esta historia se dio en una parada de colectivos...

 

 

Cristina: "Nos conocimos de una forma re loca; porque los dos estudiábamos el profesorado, pero fue esperando un colectivo en una parada de Buenos Aires... De casualidad nos pusimos a hablar; un día viene, me saluda y yo lo miré raro. El me dice '¿no me conocés?, soy compañero del salón; me siento atrás tuyo'; me dio una vergüenza".

 

 

 

Adrián: "Ella no me ubicaba, no me conocía y éramos compañeros hace dos años. Desde ese día empezamos a hablar todos los días; mi colectivo tardaba mucho en pasar asique teníamos unos 30 minutos para hablar. Tardamos dos años en confesarnos; nos enamoramos".

 

 

Cristina, confiesa que mientras se iban conociendo, "veía brillar a Adrián", pero no se animaba a decirle nada: "Desde adolescente viví acá en Esquel; me fui a Buenos Aires y allá lo conocí; sentía que no le podía decir lo que sentía porque me iba a volver. Asique el último año, con el corazón que no me daba más, le digo, porque pensé 'si me llevo esto al sur, me va a quedar la sensación de no haberlo dicho'; asique un mes antes de irme, se lo dije, y el me respondió 'yo también'".

 

 

Adrián, en aquel entonces, no sabía que Cristina debía volver a Esquel: "empezamos a salir y me dice que se tiene que volver a Esquel; ahí me enteré. Entonces le digo que se quede a trabajar; y ella me dijo que quería vivir en el sur. Hubo una discusión, entre comillas, y me terminó convenciendo por el lado de la seguridad de esta zona".

 

 

 

Adrián: "Había un problema; yo había terminado de construir mi casa, ya tenía la llave, estaba sin estrenar. También estaba en plena compra de un auto, lo había señado. Además, quería comenzar el profesorado de Física. Esos planes se derrumbaron en dos segundos... Tenía que decidir y decidí venir. Le regalé la casa a mi hermano mayor; vendí todo lo que tenía para manejarme acá. Ella me esperaba con un alquiler, asique me acomodé con una cama que me prestó y una sillita de plástico; así empecé mi vida acá, de cero".

 


Cristina: "Se la jugó; vendió todo allá y se vino conmigo. Al departamento llevamos una mesa y nos pusimos a dar clases particulares. Teníamos mucho trabajo y cada platita iba a una caja para ahorrar".

 

 

Las montañas y los árboles de Esquel, también ayudaron a esa decisión de Adrián de venirse al sur; ya que según relata, siempre soñó con "vivir en una cabaña en el sur y que haya nieve": "El primer invierno acá nevó un montón; fue en 2009. Estaba alucinado con la nieve, sentado en una silla mirando por la ventana la nieve".

 

 

 

La relación de ambos se fue afianzando y el tema casamiento ya empezaba a sonar fuerte. En enero del año 2010 fue la boda y, once meses después, llegó Mati, uno de sus dos hijos. Hoy, hace 14 años que están juntos, llevan 12 de casados y han formado una hermosa familia junto a sus hijos de 8 y 11 años.

 

 

 

 

La infancia de Adrián fue durísima. Su padre, en época de dictadura, se desenvolvía en la Policía y solía ser torturado por no querer torturar a las personas. Por ello, es que decidió fugarse y estuvo ausente por un largo tiempo. "No alcanzaba para comer todos los días; comíamos salteado, día por medio. La gente se daba cuenta de que pasábamos hambre y algunos vecinos juntaban comida y nos la llevaban. Eso es algo conmovedor, porque eran vecinos que también tenían muy poco", recuerda Adrián, agregando que en su barrio había drogas, pandillas y hasta le ha tocado de chico, presenciar asesinatos.

 

 

 

"Ir a la escuela era un problema. No tenía hojas ni útiles. Hoy le digo a mis hijos que valoren el estudio; tienen todo y no les falta nada. Quiero inculcar el valor de la educación; tomo dimensión de dónde salí y lo que me costó todo"

 

 

 

 

 

"Cuando tengo un momento difícil, saco un papel del bolsillo; lo leo y lo guardo. Un día viene un alumno y me pregunta qué era ese papel y se lo mostré. Dice 'una cama y un banquito de plástico', así empecé yo acá. Hoy tengo familia, casa y trabajo; hay que valorarlo"

 

 

 

Aprendiendo Matemática, el canal de YouTube de Cristina y Adrián que tiene casi 80 mil suscriptores

 

 

https://www.youtube.com/c/AprendiendoMatem%C3%A1tica

 

 

 

"Vimos que algunos chicos en primer año tenían la dificultad de resolver divisiones. Entonces dijimos '¿Por qué no hacemos un video para que los chicos vean?'; nos pusimos de acuerdo y empezamos a dar explicaciones con una pizarra. El problema de las divisiones está muy presente y creíamos que era importante que los chicos tengan una base de cómo se divide. Hicimos un video; lo subimos y a partir de ahí empezamos a recibir mensajes de la gente; así surgió el canal"

 

 

 

Para concluir, Cristina y Adrián dejaron un importante mensaje para los alumnos: "Que se animen a probar la matemática. No es 'yo no lo entiendo entonces me rindo'; todo el mundo cree que es una pesadilla y está el mito de que la matemática es para unos pocos. Tratamos de desterrar ese mito y hacerlo accesible para todo. Presten atención a los profes y seguramente van a aprender todo. No hay que rendirse; el que la pelea, primero aprende algo nuevo y después reconforta. Agradecemos a las familias que apoyan a sus hijos para seguir adelante; la contención de la familia y el trabajo son valores fundamentales".

 

 

 

 

 

 

 

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error