RED43 red43-canal Especiales RED43
23 de Diciembre de 2023
red43-canal |

Amor, pérdida y resiliencia: La historia de Graciela Stagnaro

A los 29 años enviudó de su marido cuando sus hijos eran muy pequeños. A lo largo de su vida, logró salir adelante recibiendo el acompañamiento de familiares y amigos, destacando que "del dolor se puede aprender un montón".

Escuchar esta nota

Por Emir Henriquez

 

 

Graciela Stagnaro es una vecina de la ciudad de Esquel. Hace unos días nos abrió las puertas de su casa y nos habló sobre su historia familiar, relatando cómo siguió adelante luego de enviudar de su marido a los 29 años de edad y con hijos tan pequeños. 

 

Graciela es oriunda de Buenos Aires y, cuando tenía 15 años, se fue de vacaciones a Mar del Plata con su familia. Durante su estadía por la ciudad conoció a Raúl, quien fue su marido, en una pista de patinaje al aire libre. "Ahí lo conocí. Yo iba todos los días con mi prima después de la playa y nos hicimos amigos. Llegó fin de temporada de verano y me tenía que volver a Buenos Aires con mis viejos. Nos despedimos, y me pidió mi teléfono y dirección para verme", contó.

 


"A mediados de marzo suena el teléfono de mi casa y era él, me dice que me quería ver", relató y señaló: "Le hice a mis viejos toda la explicación y me decían que no iba a salir con alguien que no conocen". La condición para verlo fue invitarlo a su casa, entonces Graciela le pasó su dirección y Raúl comenzó a ir todos los días a su domicilio.

 

 

"Después de 15 días me dejaron salir con él a caminar. Fuimos a la calle Florida en Buenos Aires y había espejos en los costados de la calle. Por ahí me dice: "Mirá que linda pareja que hacemos ¿querés ser mi novia?", y le dije que si", recordó Graciela, con alegría. 

 

Raúl y Graciela.

 

 

Graciela y Raúl estuvieron ocho años de novios. Luego se casaron en Buenos Aires y, después de dos años, decidieron mudarse a Mar del Plata por trabajo. "Yo siempre seguí trabajando en una empresa de cosméticos, y él tenía un laboratorio de análisis de suelos, viajaba bastante", comentó y mencionó que, como fruto de su matrimonio, tuvieron tres hijos: Victoria, Juan Martín y Belén.

 

Belén, Juan Martín y Victoria.

 

 

"El matrimonio fue muy lindo, estábamos en su casa de Mar del Plata. Éramos dos personas muy jóvenes que recién arrancábamos".

 

 

Sin embargo, a la familia le tocó atravesar un golpe muy duro. Un día Raúl viajó al aeropuerto para ver a qué hora llegaba un amigo, mientras que Graciela estaba en su casa con Juan Martín de 4 años, Belén de un mes y su padre. Pasaban las horas y su esposo no volvía, hasta que recibieron un llamado por teléfono del Hospital Regional de Mar del Plata informándoles que tuvo un accidente automovilístico. "Le pregunté si mi marido está vivo o está muerto. "No se lo podemos decir”, me dijo. Fuimos al hospital y a mi papá le dijeron que estaba muerto. Me agarró una especie de ataque. Ahí empezó nuestra odisea", expresó.

 

 

Fue una situación difícil, pero Graciela destacó la ayuda y el acompañamiento de sus padres y amigos. "Fue muy duro porque estaba sola con mis tres hijos, mi papá estaba conmigo. Siempre trabajé mucho y alerta con mis hijos. Siempre atravesar esa situación juntos porque le pasó a la familia entera, ellos me ayudaron a salir adelante", remarcó.

 

"El primer año fue terrible. Parecía que estaba hundida en un pozo de 80 metros bajo tierra. Pero de a poco uno se va acomodando", dijo Graciela y recordó que "iba al trabajo llorando, atendía a la gente y, cuando me venía el llanto, me iba para arriba, lloraba un ratito, bajaba y seguía atendiendo. Yo tenía que atravesar mi duelo".

 

 

"En casa los chicos tan chiquitos me enseñaban a mí. No sabían cómo hacer para verme bien a mí, no dejaron nunca de hablar de su papá, siempre recordaban a su papá", relató y agregó: "Después, gracias a Dios, mi mamá vino a vivir con nosotros y me ayudó de una manera increíble a cuidar a mis hijos".

 

 

"Mi única preocupación siempre fueron mis hijos para que pudieran crecer bien, tener un futuro, y ser felices. Siempre les inculqué fueran los que quisieran, pero en lo que hicieran fueran los mejores".

 

 

Con respecto a sus hijos, Graciela dijo: "Para mí, son mi mayor orgullo. Son dos mujeres y un hombre fantásticos y me lo han demostrado con todas las cosas que hacen día a día, la forma de resolver su vida, sus problemas. Los ves y decís: “los deberes los hice bien”, a pesar de que los hice sola y sin su papá, pero con ayuda de mis viejos, amigos".

 

"A través del tiempo los chicos van creciendo y me dicen: “Mamá, aparte de todo lo que nos trataste de comunicar, nosotros te veíamos a vos. Eras nuestro ejemplo"", expresó.

 

A pesar de la difícil situación familiar que le tocó afrontar, Graciela sostuvo: "Yo jamás de dejé de tener sueños y proyectos. A pesar de que trabajaba muchas horas, siempre encontraba el punto para hacer algo que a mí me gustara y que me llenara la vida un poco".

 

Por otro lado, indicó que en Esquel se encontró con gente maravillosa: "Mi hija que es profesora de natación, empecé a nadar con ella. Fui a donde estaba ella, tenía un grupo hermoso. También en el laburo conocí gente hermosa".

 


"Lo que quiero decirle a la gente con mi historia de vida y la de mis hijos, que para mí es hermosa por como la llevamos todos y lo felices que estamos todos, que del dolor se puede aprender un montón", manifestó y puntualizó que uno tiene que darse cuenta de las cosas que tiene. En su caso, Graciela destacó su salud, sus hijos y sus nietos.

 

"Nada es fácil en esta vida, pero siempre hay que buscar la mitad del vaso lleno, pensar en positivo. Siempre puede haber un sí, tenes que meterle pila y sale el sí".

 

 

"Soy una mujer muy feliz que tiene unos hijos y nietos maravillosos, yernos muy buena gente, una nuera divina y amigos hermosos", resaltó Graciela y concluyó: "También tengo un grupo de gimnasio maravilloso, y un grupo de danza jazz que estoy enloquecida de haberlos conocido porque son gente maravillosa ¿qué más se puede pedir?".

 

 

Agradezco la colaboración de Graciela Stagnaro con el material fotográfico para la nota. 

 

 

 

 

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error