03 de Febrero de 2021
red43-canal |

Está en duda la vuelta a clases en escuelas privadas de Chubut

La implementación de los protocolos y los conflictos salariales son impedimentos que los colegios privados tienen en común con la educación pública. Pablo Salguero, secretario del gremio SADOP, nos explica cuáles son los obstáculos en estas instituciones.

Iniciando febrero y comenzando la cuenta atrás para un nuevo ciclo lectivo, la incógnita permanece: ¿comenzarán las clases en Chubut? Por ahora, han sido aprobados los protocolos, pero resta definir si los gremios docentes y el gobierno chubutense llegarán a un acuerdo respecto a los salarios adeudados y demás solicitudes. Sin embargo, hay escuelas con una situación distinta: se trata de las privadas, donde los sueldos son pagados por la propia escuela y que, en estos últimos años, han recuperado fuerza, con cada vez menos días de clases en la educación pública.

 

Pese a la ventaja de no depender completamente del estado, estas instituciones también tienen en suspenso el regreso a las actividades por dos razones principales: la situación de pandemia actual y los conflictos salariales. Aún falta la aprobación definitiva e implementación de todos los protocolos necesarios que, en principio, fueron elaborados por un consejo asesor, con asistencia del Ministerio de Educación, el Ministerio de Salud, los sindicatos docentes y los sindicatos de auxiliares de educación, y tienen contempladas todas las situaciones que se pueden suscitar, según explica Pablo Salguero, secretario general del Sindicato de Docentes Privados (SADOP) del Chubut.

 

“En el caso de las escuelas de gestión privada, el protocolo dice, claramente, que el responsable único de que las condiciones en las escuelas sean las óptimas es el empleador, y tiene que garantizar no solamente las condiciones y los espacios: también todo el material necesario para la protección personal, tanto de estudiantes como de docentes, y también la higiene y la desinfección”.

 

La Secretaría de Trabajo también es uno de los entes con supervisión directa, encargado de verificar que los protocolos estén en su lugar.
 

 


 

Cumplimiento en las escuelas privadas

 

Por ahora, en Chubut, “estamos lejos” de lograr alcanzar los requisitos necesarios para todos estos nuevos requisitos, indica Salguero. Especialmente en jardines maternales, es más que nada un problema edilicio: los espacios son muy pequeños y, generalmente, están a su máxima capacidad de alumnos, con docentes que a menudo cobran menos sueldo del correspondiente o trabajan en negro.

 

“Muchas veces no se logra que esa tendencia y esa forma de trabajar, tan irregular, se revierta”.

 

También hubo reuniones al respecto del pago irregular de los haberes: no llegan los subsidios de provincia y es una de varias razones por las cuales, en ocasiones, se paga con demora a docentes del ámbito privado. Hay muchas instituciones que deben meses de sueldo y otras que están pagando en cuotas.

 

“Nuestro reclamo principal es hacia el empleador”.

 

Asimismo, en este momento hay muchas escuelas privadas con retención de servicios por sueldos y aguinaldos adeudados. Es el caso de la Fundación Cruzada Patagónica: “Como hicieron retención de servicios para exigir que se les pague en tiempo y forma, se les descontaron los días de retención de servicios, cosa que es una ilegalidad absoluta”, declara el secretario.
 

 


 

Apertura de establecimientos sin autorización

 

Recientemente, han salido casos a la luz de diversos establecimientos educativos que abren sin autorización alguna, sin protocolos ni registros. Desde jardines maternales hasta jardines de infantes, llaman a inscripción a través de redes sociales, pero sin autorización del Ministerio de Educación, sino como emprendimientos privados.

 

“No solo no tienen la aprobación pedagógica para funcionar, la habilitación comercial, la inspección de seguridad e higiene, sino que ni siquiera están enterados, en el Ministerio de Educación, de que existe esa propuesta educativa”.

 

De inmediato, el gremio intenta denunciar estos casos: “no es un comercio: es una escuela”, declara Salguero. A esto, se añade el surgimiento de nuevas pedagogías, como Montessori y Waldorf, que están en auge y no están siendo verificadas, tampoco, por el Ministerio.

 

Esta situación se ve en toda la provincia. “Son situaciones realmente muy complejas, muy angustiantes: pero todo eso se resuelve si los funcionarios y funcionarias que tenemos realmente cumplen con su tarea”.

 

 

Todo esto y mucho más, en una nueva edición de Primera Mano, el programa conducido por Martín Berrade. ¡No te lo pierdas!

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error