X

Mi primer día de clase

El magnifico relato que nos lego el Dr. Julian Isidoro Ripa, del día de 1936 cuando llegó  recién recibido de Maestro a la Escuela Rural Nº 15, en la Colonia Cushamen.

Decía… el joven maestro Julián Ripa:

“Tengo ante mí, una antigua construcción de adobes, con techo de tejuelas a dos aguas.  Sobre la puerta del aula, una cifra labrada en piedra indica la fecha de la construcción: 1903. Al frente de la construcción tres añosos sauces. /…/  Por los agujeros del techo, por las rendijas de las puertas, por la estrecha ventana, el viento ha introducido a lo largo de los días, una capa de arena que cubre el piso y los muebles. Salgo al patio.  Veo, a cincuenta metros, una precaria, derruida letrina.”

“Mis ojos vagan por todos los sórdidos detalles del aula.  Un aula grande, fría, sin otro piso que el de la dura tierra. Sin cielo raso.  El techo, con alta cumbrera, deja pasar la luz y brinda la visión, aquí y allí, de un pedazo de cielo.

El ambiente deprime. /…/ Hay un olor viejo y sucio, mezcla del fluido con que se riega para matar las pulgas y de años y años de uso sin ventilación suficiente.

Los bancos de los alumnos, desparejos, rotos, mal alineados, producen la más pobre impresión.

Sentado en uno de ellos, no soy yo.  Soy los maestros que, como yo hoy, llegaron un día a esta escuela desde el año 1903.  Y los que llegaron y seguirán llegando a tantas escuelas iguales a ésta, peores que ésta, en los más perdidos rincones de la Patagonia.  Soy un maestro rural. El más triste, el más medroso, el más atribulado de los maestros.

Mis ojos salen a través de la puerta hacia el desamparo que me rodea.”  /…/

“Llega por fin, mi primer día de clase.  /…/  Me he levantado muy temprano, con la primera claridad del alba. /…/   Me encamino con los niños a la escuela. Miro su mísera indumentaria.  Su bolsita de género con los útiles, colgada al hombro.”  

“Por primera vez he hecho tañer la campana suspendida del alero de la escuela. El tañido ha resonado claro, limpio, en el cañadón solitario. Tengo frente a mí una torcida hilera de niños congregados por el sonido de la campana.  Son los alumnos de la escuela.  Desde hoy mis alumnos. /…/  Miro la fila, la vuelvo a mirar.  Y la miro otra vez. Veo al pequeño que encabeza la hilera.  Tiene puestas, mejor dicho está puesto en un par de botas patria, casi tan grandes como él.  Su dueño original, debió de ser un hombre más que de buen pie.

Otro y otro, y otro más, se envuelven en amplias chaquetillas que denuncian su origen: una institución de beneficencia que las obtuvo de un cuartel de bomberos porteños.  No ha habido tiempo de arreglarlas, para amoldarlas a los cuerpos menudos de quienes las lucen.

Aquél tiene una gorra inmensa para su pequeña cabeza.  Aunque despojada de la visera, proclama a simple vista, el vínculo fraterno que la une a las chaquetillas.  Y también a las botas.

Me siento tentado de reír. Pero no río.  Porque mi vista se está posando sobre pies semidescalzos y cuerpos semidesnudos.  Porque veo cuerpos encogidos, apenas cubiertos por ropas raídas, que dejan ver carnes sufrientes. Porque sospecho que no todos esos alumnos han desayunado lo suficiente antes de hacer el viaje a la escuela.

Y porque los rostros de los niños son demasiado serios, demasiado adustos.  Imponentes en la muestra elocuente de su mundo interior. Yo sé de pobreza.  Yo mismo soy pobre.  Y he ido a la escuela con muchos compañeros de mi misma condición.  Pero como esta pobreza, no la he visto nunca.  Ni siquiera he podido concebirla. Pero aquí está ella.  Real. Al alcance de mis ojos, de mis manos, de mi olfato”…

Así relataba sus primeras experiencias como maestro Julián Ripa -cuarenta años después, siendo un destacado abogado patagónico- y durante una fría noche de otoño,  “junto al hogar iluminado por alegres llamas”… 

Fuente: SEPA Argentina

¿Quién fue el protagonista de esta historia?

Ripa, Julián Isidoro, (1916-1995)

Lugar de nacimiento: Santa Rosa (La Pampa, Argentina).
Lugar de residencia: Cushamen - Esquel (Chubut, Argentina).
Profesión/ocupación: Maestro de primaria -  Abogado.
Campo de actividad: Docencia - Abogacia
Datos biográficos: .
Título(s) publicados(s): 
Recuerdos de mi vida --- Patagónicos narradores del país austral --- Recuerdos de un Maestro
Patagónico – Recuerdos de un abogado patagónico - Inmigrantes en la Patagonia -

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
TAGS

Mi primer día de clase

El magnifico relato que nos lego el Dr. Julian Isidoro Ripa, del día de 1936 cuando llegó  recién recibido de Maestro a la Escuela Rural Nº 15, en la Colonia Cushamen.

Logín