X

“Vivir en Esquel”: la historia detrás de la página que hace reír a una ciudad

Conocemos a un emblema del humor esquelense en redes sociales.

En el humor a través de redes sociales de nuestra ciudad hay una página de Facebook que es emblema. Fue innovadora en este aspecto y reivindica el sentido de pertenencia. “Vivir en Esquel” le pone una cuota de humor a las cosas que en el día a día esquelense para la mayoría son normales. Su creador y único generador de contenido, que prefiere mantenerse en el misterio y no revelar su identidad, accedió a recibir en su casa a Red43.

En una divertida charla, contó orgulloso: “La máxima cantidad de personas que la visitó fueron medio millón en quince días”. Dice que se debió a la gran nevada de hace tres años: “Gente de todo el mundo entró. Hice el chiste de don barredora de Homero Simpson, publiqué obras de arte que se hicieron con la nieve. Tengo la captura de pantalla y la tiro cuando veo que algunas páginas se jactan por menos visitas, como diciendo ‘supérenme’”.

¿Qué tiene para decir la persona detrás de “Vivir en Esquel”? En exclusiva por Red43, lo vamos a conocer un poco mejor:

-¿Cómo nació Vivir en Esquel? ¿Qué te motivó?

Estuve estudiando y viviendo muchos años afuera. Después de un tiempo, como la mayoría de los jóvenes decidí volver a Esquel para implementar algunas cuestiones que vi en ciudades grandes y acá no estaban. Una de las cosas que quería implementar es el humor. Surgió un día de verano, con resaca, me desperté con la bronca del estilo musical que pasaban en un boliche muy conocido y se me ocurrió hacer humor con eso, que sea un humor ácido y las cuestiones que a mí me molestaban poder tratar de cambiarlas. La música de ese boliche me parecía mala y lo primero que hice fue una crítica sobre eso. Me la agarré con el DJ, sumado a que yo sabía que había muchas críticas. Ahí empezó, la tenía solamente yo, la compartí con gente de mi entorno que me ayudó a promocionarla compartiendo las primeras publicaciones. Así empezó esta gran ola que no sé si no es la página de humor más grande de Chubut.

-¿Cuánta gente sabe quién es la persona que está detrás de esta página?

No más de 20 personas: familia y amigos más cercanos.

-¿Todas estas personas saben que no tienen que decir nada?

Sí, son de confianza. Mantenerme en secreto primero es por cuestiones laborales, por mi trabajo y mi profesión. También así se mantiene la magia de la página. Me pasó de que les conté a algunos amigos y por ahí dejaron de ponerle me gusta porque saben quién soy. La magia de la página está en el secreto.

-¿Si contamos dos o tres cosas tuyas, a qué te dedicas, un par de datos importantes, alguien podría darse cuenta quién sos?

Sí, soy una persona conocida como para que se pueda saber con un par de datos. Tengo diferentes trabajos que todos se relacionan con gente, si hablo de mi profesión y los trabajos que hago se van a dar cuenta.

-¿Le han pedido cosas a Vivir en Esquel sin saber quién está detrás y eso es parte de querer mantenerte en secreto?

Me ha pasado que han querido sacar alguna ventaja, para que promocione alguna cosa, a algunos amigos les hice algún guiño de ojo en la página, pero en general la gente me tira ideas porque no hay una sola mente brillante. Pero sí me han dicho ‘me podés mencionar en algo’. Después como es una página de 17 mil personas me llega mucha información, yo estoy asesorado legalmente por varios abogados, también conozco gente que estudió publicidad y marketing: nombres propios no publico, tampoco hago denuncias. Me han mandado imágenes e historias muy fuertes pero que no vienen al caso de la página. Yo no estoy para denunciar, para eso están la Comisaría Primera y la Segunda. Después algunos favores de que se te perdió la billetera o el perro explico que no es el lugar, porque es un lugar de humor. A veces hago humor negro, a veces político y hay cuestiones que no van con la página, no es que yo sea mala onda, pero hay otros lugares para ciertas cosas.

-¿Te han tildado alguna vez de que te falte solidaridad o cosas por el estilo? Porque tenés las cosas muy claras sobre lo que se puede hacer y lo que no, eso a veces trae problemas con la gente

No. Una sola vez recibí insultos. Hice una publicación de una persona que suele hacer videos y comentarios, me pareció gracioso. A través de un Facebook trucho me amenazó y me puteó y yo lo tomé con humor, no le contesté. Después siempre buena onda. Mucha gente de afuera me pregunta y ahí trato de colaborar porque es favorable para la economía de la ciudad, con respecto a buscar alquileres, cómo se vive, cómo es la sociedad de Esquel. Trato de colaborar porque si viene gente de afuera deja plata en la ciudad y eso les hace bien a los empleados, a los empleadores y está bueno para que Esquel crezca.

La comunidad de “Vivir en Esquel” tiene más de 16.000 personas, tomando en cuenta los seguidores y los ‘me gusta’. Comenzó su recorrido hace cuatro años y muchas cosas pasaron en este tiempo. La constancia para sostener un proyecto que siempre fue para su creador una vocación y no un negocio la convirtió en lo que es hoy en día.

 

-Cuando arrancaste con esto, ¿te imaginaste que iba a ser tan grande y tuvo que ver en ese comienzo cierta necesidad de volver a enamorarte de Esquel?

Mi historia es la de muchos jóvenes que vuelven a Esquel. Sabía que iba a ser un boom la página, no creí que iba a llegar a casi 20 mil personas. También tenía miedo porque a veces tiro chistes entre líneas y la gente no los entiende o no lo comenta. A veces hago algunos chistes políticos o críticas sociales. Lo más difícil de la página fue cómo lo encaré: no utilizo muchos memes porque hay gente mayor que no sabe de qué se trata un meme. Entonces me pareció a medida que fue creciendo la página escribir comentarios, lo que yo pensaba, los memes son esporádicos. A mí me gusta abarcar a todo tipo de público. Desde los pibes de 14-15 años hasta una persona de 60 o 70 porque eso es Esquel, Esquel somos todos.

-¿Algunas vez pensaste en postularte para Intendente? (Risas)

(Risas) Me cuesta decidir si publico algunos comentarios porque está complicada la situación política, hay mucho fanatismo y se genera discordia. La gente sabe que le doy a todos por igual, con cualquier color y cualquier bandera. Trato de no faltar el respeto y todos saben que esto es humor, no es con mala leche. Antes, sí me molestaba que digan ‘vos hablás de acá, hablás de allá’. Les contestaba, pero ahora después de ser una de las páginas más grandes de Esquel y de las más grandes de humor de Chubut me río y no me molesta si me bardean, lo tomo con gracia.

-Vos tenés claro que a nivel negocio la página tiene un potencial interesante, ¿has pensado o estás pensando en explotarlo?

Todas las publicaciones que he hecho en estos cuatro años fueron de humor. Hace poquito tiempo hice una publicación que pensé que iba a tener mucho auge y me escribieron dos personas nada más. Entiendo que mucho tiene que ver la situación. A una cervecería le hice un posteo que fue muy importante pero no trato de sacar plata, si tuviera la necesidad tal vez sí, pero por suerte no la tengo.

-Es completamente un divertimento

No sé si solamente un divertimento, yo creo que hoy le hago falta a la gente. Me escriben cuando hace mucho que no publico. Cada vez que me dicen que los divierto, siempre lo hablamos en la mesa familiar. En momentos económicos tan difíciles como está pasando Esquel, la provincia y el país me parece que es necesario hacer humor.

-Cuando hablaba de divertimento me refería a que es algo natural para vos, no te imagino sentándote a decir: hace una o dos semanas que no publico nada, tiene que salir algo hoy. Me da la sensación de que son cosas que te salen solas y cuando es por recreación tienen otra magia

Tengo la suerte de que las cosas salen, veo algo y me sale. Hoy para mí una mala publicación es cuando no llega a las 5.000 visitas. Todos los que manejamos redes sociales sabemos que una página ve cuánta gente interactúa con cada publicación. A mí no me interesa si tiene 150 me gusta, 300, tantos compartidos, me gusta que supere cierta cantidad de personas alcanzadas. Mi piso hoy son 5.000 personas, si una publicación no llega a eso para mí es mala.

-¿Analizás eso? ¿Si tal o cual tipo de publicación no alcanza a la gente que vos querés llegar y por ese lado no vas y vas por otro?

Me he dado cuenta de que los posteos tienen más trascendencia a la tarde-noche. Para las publicaciones que se hacen fin de semana o de lunes a jueves, ése es el horario pico.

-¿Y en cuanto a temáticas?

Hay chistes que ya están quemados, que cumplieron su ciclo dentro de la página. En cuatro años hay millones de posteos. Creo por ejemplo muchas páginas tomaron al Muñeco de Nieve como algo central y debo decir que me han copiado (risas). Han seguido esa línea porque nadie le daba bolilla. También hay que ver que Ongarato le ha dado una vuelta de tuerca al Muñeco y otras instituciones se sumaron. Pero antes no era la novedad que después se fue dando. De hecho, el Muñeco de Nieve tiene su propia fanpage, que no sé si hace mucho no se actualiza, pero dejo que esa página haga comentarios respecto a él.

 -¿Cómo es la relación con las otras páginas de este tipo?

El humor siempre es sano, sí hay páginas que hacen política que es algo que a mí no me interesa. Algunas sé quiénes las manejan y por eso sé que tienen algún interés. Me agarré alguna vez cuando me dijeron que los estaba plagiando yo a ellos y quedó demostrado en un ida y vuelta, siempre con humor, que la primera publicación la había hecho yo. A mí me gusta divertirme, a mí vida la tomo con humor y no me gustan los dramas.

-¿Conocés a los administradores de las otras páginas?

Los conozco, no sé si ellos saben que yo sé. Pero por mi trabajo sé cómo piensan y sé quiénes son.

-No vamos a decir ni en qué momento ni a qué hora estamos grabando esta nota, pero si yo dijera qué partido estamos viendo en la tele, ¿mucha gente se daría cuenta de quién sos?

Sí, sí. Soy una persona poco común en algunas cuestiones y soy un tipo de perfil alto. Si la gente supiera qué estamos viendo se darían cuenta (risas).

El misterio sobre quién está detrás de “Vivir en Esquel” es parte de su identidad. No solamente nuestro entrevistado lo ve como necesario para sostenerlo mejor, también hay un disfrute de la incógnita.

-¿Esto de que la gente se pregunte quién serás te gusta bastante, no?

Es un poco el juego, mucha gente que no conozco me escribe y me dice: “sé quién sos, sos un crack”, pero yo no tengo idea de quiénes son y me causa mucha gracia. De hecho, he estado en eventos sociales y escuché a más de uno decir que son ellos y yo siendo irónico los felicito, me río. La página garpa en muchas cuestiones.

-¿Cuál es la reacción de la gente que se entera quién sos?

Me felicitan. A muchos les digo porque me olvidé el Facebook abierto, o en alguna cena mi familia le comenta a algún invitado y me mandan al frente, pero en general siempre me felicitan. No pueden creer lo que hago, si bien quienes me conocen saben que llevo el humor adentro. Tengo gente que me ha pedido fotos. A veces me encantaría decir “soy yo”.

El humor es un arte. En tiempos de redes sociales, tecnología y globalización, es mucho más sencillo explotar esa faceta para cualquiera que la tenga, pero no es tan sencillo saber llegar a la gente como lo ha conseguido “Vivir en Esquel”. Las ambiciones artísticas, cuenta, están.

 

-¿Tenés algún objetivo a futuro con la página?

La verdad no. Me gusta hacer reír, me gusta que si tienen un mal día en el laburo o con la familia lean un comentario mío y se rían, es una caricia al alma. Tengo algo pendiente que es hacer stand up, muchas cosas que escribo o pienso las vuelco y acá el stand up no garpa, entonces creo que volcarlo en la página es la mejor idea. A mí me divierte mucho el stand up, sacarle el lado gracioso a las cosas típicas. Me quedo observando mucho tiempo algunas cuestiones. A veces salen naturales, pero otras las observo y uno se da cuenta cuando vuelve de estar mucho tiempo afuera. Hay cosas que viviendo acá están en tu mecánica, en tu crianza y no te das cuenta. Verlo de afuera te da una perspectiva diferente.

-¿Cómo es tu proceso creativo?

La página ha ido madurando. Antes, cuando era nueva, podía poner en un mismo post cuatro o cinco cosas para que llegue a más gente. A medida que va pasando el tiempo y vas quemando algunos chistes, uno apunta a una sola cuestión más específica, entonces se reduce un montón el tipo de alcance. Algunas cosas se me vienen a la cabeza y salen, otras cosas no, las pienso, les trato de dar una vuelta y hay una palabra secreta para que funcione: esquelense. El sentido de pertenencia, de que a mí y al resto de los vecinos nos pasa lo mismo. Yo soy esto y le muestro al mundo a través de la página cómo vivimos nosotros acá.

La historia del creador de “Vivir en Esquel” es el fiel reflejo de que a veces, una circunstancia no deseada puede convertirse en algo bueno.

-¿Fue difícil reconectarte con el ser esquelense después de vivir varios años afuera?

A nivel personal fue muy difícil, yo no me quería volver. Tenía mi vida hecha en otro lugar del país, tenía mi trabajo, tenía mi vocación, el clima influía. Uno acá en Esquel se cierra mucho por eso, yo venía de una ciudad grande con otro tipo de clima. Por suerte, a la semana de volver ya tenía trabajo y eso me ayudó. De hecho, por ahí me queda alguna nostalgia, sobre todo por el clima. Me gusta el sol, el calor, no me gustan los días nublados, no me gusta la nieve.

-¿Vivir en Esquel fue una especie de terapia para pasar ese proceso de que no te querías volver y las circunstancias de la vida hicieron que tengas que volver?

Sí, tal cual. Fue una catarsis. Si me estuviera escuchando Lacan o Freud me pegaría un tiro (risas). Pero sí, el humor me salvó algunas tardes. Un domingo de frío es complicado, ahora está el cine, pero antes no había nada.

-Ya acotamos el margen, para todos los que están pensando quién podrás ser… no vivías en el exterior, vivías en otra parte del país

No me preguntaste la edad, ni de qué signo soy (risas)

-(Risas) Si lo querés decir, decilo…

Soy ariano, he tenido varios trabajos, desde que llegué. Tengo a mi familia armada, me cambió la vida. Tengo algunos gustos peculiares que me hacen diferente al resto, sobre todo algunos deportivos. Mi deporte preferido no es el fútbol, por ejemplo, es otro deporte que se juega con la mano.

“Vivir en Esquel”, por primera vez en sus cuatro años de vida, accedió a darle una entrevista a un medio de comunicación. ¿Vos qué opinás? ¿Te imaginás quién puede ser?

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

“Vivir en Esquel”: la historia detrás de la página que hace reír a una ciudad

Conocemos a un emblema del humor esquelense en redes sociales.

Logín