09 de Noviembre de 2019
sociedad |

"Entregar las llaves de los establecimientos fue una decisión sumamente difícil de tomar"

Eso expresaron los directores de escuelas secundarias, en un documento emitido tras una asamblea posterior a la entrega de las llaves en Supervisión.

Los directivos de colegios secundarios de Esquel que ayer entregaron las llaves de los establecimientos en Supervisión se reunieron en asamblea luego de ese acto. Como resultado de dicha reunión, emitieron un documento a través del cual expusieron qué razones los llevaron a tomar esta drástica determinación y aseguraron que fue "sumamente difícil" resolverlo. "Nos animó a hacerlo la necesidad de buscar acciones para que de una vez por todas se resuelva este conflicto dramático", sostienen en el texto.

 

El documento completo, difundido públicamente durante las últimas horas del viernes:

 

"En Esquel, a los 8 días del mes de noviembre de 2019, siendo las 10 hs se reúnen en asamblea los/las directivos/as de las escuelas secundarias N°701, 713, 735, 767, 758, 791, EPJA 7714 y 7722, luego de haber realizado la entrega de las llaves de los respectivos establecimientos escolares en la Supervisión de Región III.  

 

En primer lugar, consideramos necesario establecer y hacer públicas las condiciones que se precisan para que podamos reanudar nuestras tareas, a saber:

 

  • Que se rectifiquen las liquidaciones de haberes y las planillas correspondientes, teniendo en cuenta la información que enviáramos oportunamente, siguiendo los procedimientos administrativos estipulados por el Ministerio de Educación.
  • Que se dejen sin efecto los descuentos masivos ordenados por la circular N°13 del 30/10/19.
  • Que se evalúen seriamente las dificultades que presenta el Sistema de Novedades de Personal (Res. M.E. 358/19) que ya venimos denunciando.  Consideramos que dicho sistema informático no es viable ni seguro para transmitir y almacenar información;  los sindicatos docentes deberían analizar su funcionamiento, organización y la pertinencia legal de esa herramienta de control ministerial para evitar que se produzcan situaciones de avasallamiento de derechos de los/las trabajadores de la educación y se resguarde nuestra responsabilidad en relación con esa tarea administrativa.
  • Que se restituyan las vías de comunicación administrativas y formales del sistema educativo para transmitir información de modo eficiente, coherente y fidedigno.  En los últimos tiempos los funcionarios se han acostumbrado a realizar anuncios de medidas o nuevas acciones en los medios de comunicación, pero no informan como corresponde a quienes somos destinatarios y aplicadores de sus políticas, generando todo tipo de inconvenientes.
  • Que cualquier cambio de políticas o toma de decisiones sobre el calendario escolar, sobre acciones pedagógicas u organizativas se definan luego de la resolución del conflicto ya que resulta imposible tener previsibilidad en este contexto.
  • Que cese la política de desprestigio y hostigamiento público hacia las/los docentes en general y hacia  los/las directivos/as en particular por parte del gobierno de Mariano Arcioni.  No basta con cambiar figuras ministeriales, hay que modificar el modo de referirse a los/las trabajadores de la educación en cada discurso público y en cada acción, demostrando respeto por nuestra imagen pública, nuestra dignidad, nuestro rol social y nuestras justas demandas.  Necesitamos observar un cambio de actitud que demuestre voluntad para construir acuerdos, evitando las confrontaciones, las amenazas y las mentiras.
  • Que se recupere el estado de derecho y se habiliten canales de diálogo válidos tendientes a la resolución del conflicto.  Los equipos directivos nos ponemos a disposición para formar parte de una convocatoria ampliada de espacios de diálogo y negociación.  Para ello proponemos que los equipos directivos de cada región elijan en asamblea un representante para que lleve las voces y demandas de quienes estamos al frente de las escuelas de la provincia.

 

Finalmente, queremos expresar que la decisión de “entregar las llaves” de los establecimientos fue sumamente difícil de tomardebido al compromiso que tenemos con las escuelas que dirigimos; pero nos animó a hacerlo la necesidad de buscar acciones para que de una vez por todas se resuelva este conflicto dramático.Resulta importante aclarar una vez más que los/las directivos/as somos parte del colectivo de trabajadores de la educación y luchamos junto a nuestros/as compañeros/as para se garantice el derecho a la educación pública de calidad que merece nuestra comunidad.Aunque, dado nuestro rol y función en el sistema educativo, nos ha tocado el triste papel de ser portadores de malas noticias y transmisores del profundo malestar del personal de las escuelas, deseamos que se ponga fin a la tensión y conflictividad reinantes para trabajar activamente en la recomposición de vínculos comunitarios.Deseamos fervientemente reencontrarnos con estudiantes y familias en la convivencia cotidiana, con respeto y afecto, para cumplir con la tarea que elegimos y nos dignifica, para seguir apostando a una educación pública que brinde oportunidades y sea constructora de un futuro mejor para todos/as/es."

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error