VISITAS HOY

7014

X

Ellos proponen, usted decide. Hoy, Carlos Linares

foto
video

Carlos Linares tiene 57 años. Está casado y tiene un hijo. Es comerciante de toda la vida y se dedica a la política y la militancia desde su juventud.

Entre 2011 y 2015 fue viceintendente y, desde 2015, comanda el Ejecutivo municipal de la Capital Nacional del Petróleo, Comodoro Rivadavia. Ahora, es precandidato a gobernador por uno de los sectores del peronismo. Lo invitamos a Red43 para una entrevista exclusiva con Ricardo Bustos, en la cual el candidato expresa sus ideas para Chubut, su postura sobre la minería, sus críticas al gobierno actual, entre otros temas.

Te invitamos a ver la entrevista completa en video.

P: ¿Cuál es su diagnóstico de la provincia?

R: En lo económico, quebrada y en lo estructural, ausente. Uno puede tener problemas económicos que son virtuales o del momento. Estructuralmente, no funciona la salud, la seguridad, la educación, la cultura. Entonces es un estado ausente de las dos partes. Tenemos la quiebra económica de un estado, que no sabemos exactamente a dónde fue la plata, y, a su vez, un estado con una estructura totalmente dañada en los últimos años.

P: Con ese diagnóstico, ¿qué es lo que puede esperar el electorado chubutense una vez que, el 10 de diciembre, usted se siente en Fontana 50, en materia de las 3 primeras acciones, las 3 primeras medidas, los 3 temas más prioritarios?

R: Un gobierno tendría que tener, poder político, mucho más, porque si el poder político de un gobernador se le termina a los 3 meses, ya está en problemas al cuarto. Lo primero que hay que hacer, lo que yo haría de llegar al cargo, lo primero que tenemos que asentar es refinanciar la deuda de esta provincia. Esta deuda que este año, de 12 mil millones que tenemos que pagar, es casi imposible. Imposible porque o pagás o la generás, para que esa plata siga. La verdad que cuando hicieron el refinanciamiento de la deuda y el endeudamiento, y lo tomaron en estos plazos, no sé qué estaban midiendo o pensando. Segundo caso es la productividad. Hay que sentar a los grandes actores productivos: las petroleras, ALUAR, el turismo en su versión total de provincia, la pesca, y se interna a todos en una mesa a analizar qué contextos de provincia vamos a llevar para adelante. Y qué presencia del estado necesitamos para esta provincia. Yo soy de un estado presente, pero tiene que haber un estado presente activo y pro‑provincia, no un pesado que no haga crecer a la provincia por intermedio de tanta burocracia.

P: A la provincia no le entra más deuda. A los empleados públicos les paga como puede, pero es una parte de la deuda. La otra parte la tiene con los privados, a los que tiene juntando paciencia hace más de dos años. Recién ahora, el banco central le dio autorización para emitir un poco de deuda. ¿Va a reprogramar esa deuda y tomar más deuda o no va a tomar más deuda?

R: Esto no tolera más deuda. Estos 12 mil, 13 mil y, en el año 2020, algo más de 16 mil, 17 mil que tenemos que pagar, esa deuda hay que volcarla a capital activo. Lo que se tiene que hacer está claro, la provincia debe estar debiendo hoy exactamente, habría que ver los números exactos (que son un secreto que todavía no quiere develar la provincia), debe andar más o menos en 61 mil millones de pesos. En dólares, en plata, en dólares contantes, debemos 1000 millones de dólares. Yo soy comerciante, aparte de esta actividad que hago, política, que es lo que me encanta y me gusta: a mí no me asustan las deudas. Me asusta en qué se gasta la plata. Si esta plata estuviera reinvertida en productividad, en crédito, en un montón de situaciones, la deuda se paga. Lo que pasa es que acá todavía es un misterio en qué se gastaron la plata, no se sabe en qué se gastó la plata un estado que hoy, al día de la fecha, todavía sigue siendo deficitario en más de 300, 400 millones de pesos mensuales, donde ya el pago escalonado está de vuelta, este mes hubo pago escalonado, porque se pagó totalmente fuera de término. Vamos a volver al pago escalonado, porque no cierran los números, no hubo ninguna reestructuración en serio del estado. Hoy se financió, con 400 millones de un adelanto de coparticipación, se le pidió al Banco Provincia casi 300 millones, y así se pagó la deuda. Veremos. Yo soy de la idea de que el estado tiene que tener esta política de financiarse con recursos propios.

P: La inversión privada, el inversor privado, ¿cómo lo percibe? Si es que la provincia es apta, apetecible para buscar una cartera de oportunidades de inversión privada.

R: Yo tengo contacto con muchos empresarios por la actividad que me toca de intendente. Está lleno de oportunidades. Desde el turismo, desde el petróleo, desde la pesca, de las derivaciones de todo eso que tiene que haber, que se puede generar. Lo que tiene el empresario es lo que le pasa a todos los empresariados, quieren tener una relación pública o privada eficiente. Donde se sienten a pactar condiciones, que las condiciones se respeten. Tener una provincia que controle, como tiene que controlar, todo tipo de actividad, porque nuestra mayor actividad es de recursos naturales. No hay muchas provincias que generen tantas riquezas como esta provincia. Lo que hay que hacer, una vez que la riqueza está en manos de los empresarios, es hacerles saber cómo es el ida y vuelta de la cosa.

P: Dentro del sector privado está la minería. Todos los políticos han tenido un zigzag en este sentido, incluso usted. ¿Cuáles son las condiciones o sus reparos?

R: No es que tuve un ida y vuelta. Yo nunca fui pro-minero. Yo vivo en una ciudad atractiva como Comodoro Rivadavia, pero está claro que es una ciudad que, en una zona clara, hay un fuerte rechazo a la minería. Y parte del rechazo, mucho, se debe a las mismas operadoras de minería, o a aquellos interlocutores que quisieron interponerse entre el estado y la minería para poder acceder a la misma. Yo pienso que hoy el tema minería en esta provincia es un tema terminado.

P: La provincia está sobredimensionada y con una fuerte deuda. ¿Es partidario de hacer un ajuste del estado y de la política? ¿Dónde hay que hacerlo?

R: El estado también pasa por una gran nebulosa, en que no sabemos cuántos son. Sin duda hay algunos sectores que están sobredimensionados. Para mí está desbalanceado, falta gente en un lado y sobra en otro. Hay que tener un claro por qué del estado. Yo soy pro-estado presente. Para mí, el estado tiene que ser el controlador, en el tema medioambiente, en el tema seguridad, en el tema salud. Con lo que no estoy de acuerdo es la sobredimensión y la politiquería barata de “vení que yo te pongo en el estado”. Me parece que ese estado es el que no queremos todos, debe haber muchos de los famosos ñoquis que sin duda no pueden estar un día más en este estado, y uno los puede ver, no solamente en el estado, sino en la legislatura y en otros sectores. Así que me parece que una reestructuración, desde el estado, mirando cada caso, hay que hacerla.

P: ¿Usted es partidario de crear alguna herramienta, como para limitar, restringir o crear una especie de índice de cantidad de empleados públicos por cada tantos miles de habitantes?

R: No, no. Yo te doy un ejemplo: Comodoro Rivadavia debe tener 1600 empleados municipales. Debe ser el índice más bajo a nivel país. Eso depende mucho de los gobernantes. Si vos no necesitás a la gente, ser Papá Noel con la plata del estado somos todos. Yo digo que un empleado público que cumple su función, que trabaja, que está en el día a día, es necesario y hay que reivindicarlo. Aquel maestro de campo, aquel médico rural, aquel policía que arriesga su vida todos los días, aquella persona que hace que el estado funcione. Ahora: lo que no se puede aceptar y que no se tendría que haber aceptado nunca es que la política haga politiquería con ese tema. Me parece que ese fue el gran error histórico de la provincia, que cada funcionario que vino, cada persona que vino por política después nunca más se fue de la función pública. Ese fue, para mí, uno de los grandes errores históricos.

P: ¿Cuántos parientes tiene, en el estado, la municipalidad de Comodoro?

R: Ninguno.

P: El año pasado nos dejó con más de 100 días sin clases por una desavenencia. ¿Usted es proclive a generar una ley que limite el derecho a huelga en un servicio público tan esencial?

R: No, para mí no. Para mí el derecho a huelga es un derecho de los trabajadores. El derecho a huelga para los maestros podría ser lo mismo que para los hospitales, para la policía, para otros organismos del estado. Para mí lo que está faltando, sobre todo a este gobierno, es diálogo en los momentos justos. ¿Cómo puede ser que todo lo que no se podía el año pasado se hizo este año? Me parece a mí que lo que hay que hacer es ir y estar presente en el día a día. Las pequeñas cosas y las grandes cosas. Pero no se puede llegar a 100 días de paro docente. Eso fue una clara inoperancia del gobierno de turno.

P: El supremo tribunal tiene 6 miembros. Hay una vacancia de 3. ¿Usted es proclive a dejar 6, reducirlo…?

R: Yo lo estoy hablando con algunos abogados amigos que yo, desde la ignorancia de ese tema, porque ese tema es muy puntual, muy delicado, siempre me llama la atención: para qué seis si hoy funciona con 3. Entonces habría que ver si es necesario anexar alguno más. Sí que tiene que haber una voz de mujer dentro también, en la mirada del superior. Me parece a mí que seis no sería el número, pero tampoco capaz tres. Me parece que tendríamos que buscar algo en el medio. Es un tema para mirarlo más en profundidad.

P: El año pasado, también nos desayunamos que la provincia está plagada de corrupción. ¿Qué haría usted para asegurarnos que eso no ocurra nunca más?

R: Mirá, ocurrir, nadie te puede decir que no va a ocurrir. Sería una mentira enorme. Lo que sí nos gustaría a todos, primero, es ver el resultado final de lo que está pasando. Puede dejar dos canales muy grandes: de impunidad total o de una condena disciplinaria, que va a dejar marcada una historia para adelante: “Che, mirá lo que pasó, con esto no se jode más”. Pero me parece que si eso no sucede dejamos un gran franco abierto para que este tema sea vox populi de toda la población. De los estados todo parte de la cabeza. Si la cabeza tiene un claro mensaje hacia abajo, de qué es lo que vos querés de este gobierno, yo creo que esas cosas no podrían ser tan sencillas o tan fáciles como aparentemente fueron en estos años de gestión. Porque te vuelvo a decir, el actual mandatario también es partícipe de ese tema, porque el vicegobernador no puede estar ausente de todo esto. Me parece que todavía toda esa maña queda dando vueltas. Yo lo veo acá, en una ciudad muy cercana de acá, que es Trevelin: un intendente que tuvo a un ñoqui auspiciado por él mismo, y hoy sigue siendo intendente de esa ciudad. Me parece que, en ese sentido, hay que seguir aplicando con dureza la justicia y blanquear ante la población que queremos un estado diferente.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS

Ellos proponen, usted decide. Hoy, Carlos Linares

Logín