VISITAS HOY

6780

X

Ellos proponen, usted decide. Hoy, Mariano Arcioni

foto
video

Mariano Arcioni, el actual gobernador de la provincia del Chubut, estudió en el Liceo Militar General Roca, en Comodoro Rivadavia. En 1995, se recibió de abogado en la Universidad de Belgrano, en Buenos Aires, y, al año siguiente, como escribano público en la Universidad del Salvador.

En las elecciones provinciales de 2015, fue electo vicegobernador, acompañando a Mario Das Neves. En las elecciones legislativas de 2017 ganó como candidato a diputado nacional por Chubut Somos Todos, con el 31,56 % de los votos.

El 1 de noviembre de 2017 se hizo cargo de la gobernación provincial.​ Ahora, se presenta para la reelección. A pocos días de las PASO, expresa: "Estamos muy tranquilos por todo lo que venimos haciendo y por todo lo que tenemos proyectado para nuestra provincia".

Lo invitamos a nuestro ciclo con Ricardo Bustos, para consultarle sobre el estado y el futuro de Chubut.

Te invitamos a ver la entrevista completa en video.

P: ¿Cuál es la provincia que tenemos?

R: Yo te lo puedo decir, aunque también sea el candidato: pero, por sobre todo, soy sincero y honesto. Tengo que decir la verdad de cómo está la situación de la provincia. Así lo hice durante este último tiempo, en el cual muchos nos criticaban. Obviamente, estar de la vereda de enfrente siempre es más fácil… La situación de la provincia es una situación en la cual, hoy, se está desendeudando. El año anterior nos desendeudamos en 5000 millones que teníamos con el fondo fiduciario: pagamos 3000 millones de pesos. Una provincia que tenía un déficit primario importante mensual, alrededor de 800 mil millones, con endeudamientos mensuales, a través de la admisión de letras, de 200 o 250 millones para poder pagar los sueldos. Hoy, la realidad de la provincia es que estamos con el dinero muy, muy prolijo, mirando centavo por centavo. Nos desendeudamos, pagamos en dólares, pagamos en pesos. Estamos prácticamente en un equilibrio fiscal. No nos endeudamos más. Hicimos un ordenamiento en el estado que lo hemos puesto en funcionamiento, un estado que, de a poco, empezó a reactivar la obra pública. Pusimos la obra social SEROS con deuda exigible al día. El dinero de los jubilados se transfiere íntegramente, como hace años no se les transfería a la caja. Tenemos salud, educación. Durante años no se hizo mantenimiento de escuelas y el año anterior colapsaron: hemos hecho un fuerte plan de inversión, en el verano, para que las escuelas puedan estar en condiciones para comenzar. Hemos bajado el dinero directamente a los municipios para que ellos lo puedan hacer. Es decir: transparencia, diligencia, dejar de lado la burocracia, bajar los costos. La situación de la provincia, de lo que era hace un par de años atrás a lo que es hoy, es que está ordenada administrativamente, que está ordenada financieramente. Que tenemos problemas financieros, obviamente, porque no escapamos al contexto que hay a nivel nacional. No somos una isla: somos un país en el cual estamos en un sistema federal y las economías que implementa el gobierno central impactan en una economía como la nuestra, sobre todo en la Patagonia.

P: Si el 10 de diciembre se sienta en el sillón de Fontana 50 por cuatro años más, será su primer mandato completo. ¿Qué piensa hacer en los primeros tres meses de gestión?

R: Profundizar lo que estamos haciendo hoy. Yo he dicho en reiteradas oportunidades que el 2018 fue un año de ordenamiento. Este va a ser un año de definiciones. Y el 2020 va a ser un año de ejecuciones. Pongamos como ejemplo La Hoya: una decisión política que no la han tomado distintos gobernadores a lo largo del tiempo. La decisión política está: fuimos al frente, hicimos participar a todos los actores, porque mi intención era que en el mes de noviembre se llamara a licitación para la concesión. Participamos a la cámara de turismo, a la cámara de comercio, a los prestadores, al municipio, a la secretaría de turismo del municipio, a todos los actores. Para que vean el pliego, para que opinen, para que puedan aportar la experiencia de cada uno de los sectores. Intervino la cámara de diputados de la provincia. Se conformó el pliego, se llamó a licitación: si todo va de acuerdo a lo esperado, en los próximos días ya vamos a tener la firma de la adjudicación a la empresa, con una inversión importantísima. Cumpliendo cada uno de los requisitos que tenía el pliego de condiciones y exigiendo lo que estaba plasmado en el mismo. Con seguros de caución, con garantías en dólares. Porque apuntamos al turismo: esto va de la mano. Yo no te puedo decir “vamos a crear 3000 puestos de trabajo del turismo”: ¿Cómo lo vas a hacer si no vas a potenciar un centro de esquí para que tenga el turismo que se merece el invierno de Esquel y para que potencie toda la comarca? Tomamos la decisión: vamos, hoy, con turismo, teniendo acciones fuertes, decididas. Hoy estamos trabajando con el ministro García y, próximamente, en 10 días, vamos a estar presentando el plan de mediano y largo plazo de turismo que hoy necesita la provincia. Hoy tenemos, con el turismo, un capital enorme, y que nunca se trabajó. Nuestros ejes fundamentales: desarrollo, industrialización de nuestras economías y de nuestra materia prima. Te puse como ejemplo el turismo, La Hoya, porque vos me decís “¿Qué vas a hacer dentro de los tres meses?” Yo te digo qué estoy haciendo y qué voy a profundizar a partir de diciembre. Van a ser exactamente los mismos ejes. En materia de pesca, por ejemplo. De 30000 toneladas pasamos a pescar 200000 toneladas de langostinos. De treinta mil en un año, año y medio, a doscientas mil toneladas. ¿Sabés por qué? Porque tomé la decisión de prohibir la pesca de langostinos en el golfo San Jorge, en Comodoro, que es la zona de cría. Se pueden imaginar cómo reaccionó el sector pesquero en Comodoro, pero, de treinta mil toneladas, hoy estamos pescando doscientas mil. Esas doscientas mil toneladas dejan al gobierno nacional 1200 a 1600 millones de dólares de exportación. Son las decisiones que hay que tomar. Vos sabés muy bien que el langostino se exporta en bloque: por decreto, la decisión que tomamos fue que el 30 % de la pesca de langostinos tenga valor agregado. Obviamente, las plantas pesqueras criticaron, pero hoy tengo mucha más mano de obra y puestos de trabajo genuinos en la provincia por esa decisión. Porque no puede ser que el proceso se haga en Perú, se haga en Ecuador y se haga en España. El producto bruto de la pesca para el gobierno nacional deja el 0.4 %. Para que vos tengas una comparación, en España es el 0.6 %, pero, con valor agregado, es el 9 %. ¿Por qué nosotros no podemos trabajar sobre políticas de desarrollo pesquero, como lo estamos haciendo? Estamos trabajando con una ley de promoción de desarrollo industrial. Hay una ley, pero es muy anacrónica. Esas son las decisiones. Cómo puede ser que se exporten 450 mil toneladas de aluminio, de ALUAR, y no tenemos una fábrica de autopartes. Desarrollo e industrialización de nuestra materia prima y de nuestros recursos naturales. La diferencia es que nosotros tenemos que mostrar. Este año hemos hecho muchísimo para poder dar el desarrollo que se merece a nuestra provincia. La mayor carga tributaria impositiva es de los impuestos nacionales, pero yo no me puedo quedar sentado acá diciendo “el gobierno central, el gobierno nacional”. Yo tengo que demostrar qué soy capaz de dar y hacer como provincia.

P: No nos entra más deuda a los chubutenses para pagarles a los proveedores privados. Usted la semana pasada dijo “no hemos hecho el ajuste, no hemos echado a ningún empleado público”. ¿Qué va a hacer con la deuda pública?

R: Nos estamos desendeudando. Me estoy manejando con el dinero que me ingresa. Vos hablás de ajuste: yo nunca hablé de ajuste. Yo siempre dije refuncionalizar y optimizar nuestros recursos. Pero tenemos que saber que detrás de cada persona hay una familia. Y cuando las políticas del gobierno central no son aquellas políticas que van a incentivar la economía, vos, el estado, las tenés que contener. Porque son personas. A los privados les estamos pagando, a proveedores y demás. Y te voy a hacer una aclaración al respecto. Hemos pedido autorización a la legislatura en reiteradas oportunidades para que nos autorice a refinanciar nuestra deuda. Jamás nos autorizó. Nunca. No nos autorizaron a refinanciar, ni siquiera a emitir una letra a corto plazo. Todo lo que obtuvimos por parte del poder legislativo y de las distintas fuerzas de los bloques fue obstrucción, palos en la rueda. No me perjudican a mí, en absoluto: están perjudicando a todos los vecinos de la provincia del Chubut. Así y todo, fuimos desendeudándonos y administrándonos con nuestros propios recursos, y sin entrar en déficit. Y yo he escuchado a los adversarios políticos diciendo que ellos lo primero que harían es un ajuste y renegociar la deuda. Vaya paradoja. Lo he escuchado de candidatos que son del partido justicialista, de distintas agrupaciones. ¿Un ajuste? La verdad que quisiera saber cuáles son esos ajustes. Pedir autorización para refinanciar deuda, la que no me dejaron refinanciar a mí. Yo los escucho y hablan, y dicen, y proponen, cuando algunos tuvieron la oportunidad de hacerlo y fueron parte de quienes endeudaron la provincia. Dejaron la provincia en el estado en el que la dejaron, cuando entraba dinero a carretillas. Entonces, esas personas, ¿qué pueden proponer? Tuvieron la oportunidad y vos las escuchás decir “ajuste” y “renegociación de deuda”. Me parece que el camino correcto es el que estamos demostrando nosotros día a día. Hablando de la verdad, vos me decís, ¿cómo estás financiera y económicamente hoy? Cuidando el centavo.

P: Ahora miremos el sector privado, que es el que financia el funcionamiento del estado. ¿Por dónde iría su gestión de gobierno en los próximos cuatro años en materia de buscar inversores privados?

R: Estamos trabajando sobre esta ley de promoción industrial para nuestros recursos naturales y materias primas. Lo que nosotros podemos dar como provincia es muy poco, en cuanto a la carga impositiva o tributaria que viene de los impuestos federales. Sumale los costos de logística. Para el inversor, es muy difícil venir a invertir a la Patagonia. Por eso la embotelladora Pepsi se fue después de 55 años, Cerámica San Lorenzo en Puerto Madryn se fue, la crisis en Guilford, la crisis en Sedamil, Soriano, son todas empresas que se han ido por lo que yo te acabo de decir. Carga impositiva, tributaria, costos de logística y demás. Por eso, preguntamos nosotros, como provincia, ¿qué puedo dar e incentivar a todos aquellos que quieran invertir? Esta ley de promoción industrial de recursos naturales y de materia prima. Que es poco, a comparación de las cargas impositivas que tenés. Pero yo, antes de sentarme a discutir con el gobierno nacional o con el gobierno central, tengo que mostrar y poner sobre la mesa que yo estoy dispuesto a compartir o a dar, además de todo lo que damos como provincia. No me quedo en el discurso, desde la vereda, tirando piedras, diciendo “el gobierno nacional me tiene que dar, me sacó”. Damos mucho, somos la cuarta, quinta provincia exportadora. Somos la cuarta, quinta provincia que más aporta al país y, al momento de recibir, por la coparticipación federal, estamos 22, 23. Primordialmente, ¿qué es lo que yo te puedo dar? Ingresos brutos, sellos, energía, tierra. ¿El gobierno nacional? Incentivos para que vengan a invertir acá. No quiero promociones, porque la promoción siempre está pendiente de algún gobierno de turno, entonces nunca las inversiones van a ser plenas o van a sentir la catástrofe que estamos padeciendo en la economía cíclica que tiene la provincia. Para negociar los incentivos, tengo que mostrar qué estoy dispuesto a compartir, a dar o ayudar. El gobierno central va a tener que mirar, como la está mirando, a la Patagonia. El 30 % del valor agregado al langostino, ALUAR, con las toneladas de aluminio que exporta: ¿Por qué no tengo la fábrica de autopartes acá? ¿Por qué no tengo la fábrica de las partes de los molinos? ¿Por qué se fabrican las aspas en Campana si acá está el parque eólico? Además, yo puedo decir a una industria: “Señores, vengan a invertir porque acá tienen estas condiciones”, pero no van a venir hasta que no tengan electricidad, no tengan energía. Un plan de interconectado, una nueva línea, los nodos: eso ya lo presentamos. Quiero energía. Hoy estamos produciendo 700 megas aproximadamente y vamos a llegar a 958 megas de energías renovables. Podemos llegar a generar muchísimo más, pero no generamos más, ¿por qué? Porque no tenemos transporte. Y tengo las localidades del interior con energía térmica. Tiene que ir todo de la mano: por eso presentamos, ante el gobierno nacional, el interconectado y la nueva línea. Yo, como provincia, estoy generando 12 veces más energía de la que consumo y estoy pagando una fortuna. Todas estas políticas que no se discuten y que hoy nosotros las estamos poniendo en discusión. Escucho a muchos adversarios políticos hablando de la política de mañana, pero, lamentablemente, en esta provincia nunca se pensó en políticas y en medidas de largo plazo. Otra hubiera sido la situación.

P: Me habló de energía eólica, generación de energía, incentivos fiscales y los recursos. La pregunta es: minería. ¿Qué les pasa a los candidatos a gobernador del Chubut y a los políticos en general que todos compiten por quién es antiminero? Pero, a la hora de usar un celular, de vivir en la vida cotidiana, todos necesitan de la minería. ¿Cuáles deberían ser las condiciones?

R: Con respecto a los políticos, que se dicen ser políticos, en la postura que hoy están mostrando: son hipócritas. Porque vos sabés cada una de las posturas de los candidatos y los adversarios cuando tuvieron la oportunidad de referirse a la minería. Y no son capaces de decir lo que piensan hoy, en campaña electoral. Entonces esos políticos son hipócritas. Mi postura es la postura que mantuve siempre. La minería es un tema que se debate, hay que darla a discusión. Hoy tenemos recursos naturales, como yo te acabo de decir, que no los industrializamos. Que no los desarrollamos. Y me habrás escuchado decir, en más de una oportunidad, “basta de ser extractivos”. Basta. Dejemos de ser extractivos. Industrialicemos, desarrollemos lo que tenemos hoy. Petróleo, gas, todo lo que yo te acabo de nombrar. Pesca. ¿Por qué no podemos desarrollar? No tengo una destilería, no fabrico mamelucos, no tengo autopartes. La discusión de la minería es que se dé a 50, 100 años, no es algo inmediato. Lo inmediato es apuntar al desarrollo, a la industrialización. Basta de ser extractivos. Esa es mi postura siempre. Con respecto a los candidatos, cuando uno los escucha, son hipócritas. Pero lo digo con respeto y con todo el significado de la palabra hipocresía.

P: Ya hablamos de los recursos naturales. Hablemos ahora del mayor recurso. Lo que determina la pobreza o riqueza de una nación o de una sociedad es el recurso humano. Y el recurso humano tiene que ver con cómo se lo eduque. El año pasado fue el año en que los chubutenses nos quedamos con nuestros hijos más de 100 días en la casa. ¿Usted es partidario de impulsar una herramienta legal que le limite a los docentes el derecho a huelga?

R: Te hago un pequeño repaso. Vos dijiste algo cierto: las sociedades que no tienen recursos humanos no son ricas. Y recién terminamos de hablar de los recursos. También te digo que las sociedades que tienen los recursos naturales y no industrializaron son los pobres. Los ricos son los que industrializan. Punto uno. Punto dos: nos dolió a todos en el alma, a mí, particularmente, me dolió, que los chicos de la provincia durante 100 días no tuvieran clases. Hemos tratado de conciliar, de consensuar, de llegar a un acuerdo. Fue imposible, fue lo que llevó a los 100 días sin clase. Al final tuve una satisfacción enorme. Que una de las cuatro provincias que cumplieron con las exigencias y los requisitos en lengua, matemática y geografía fue la provincia de Chubut, e incluso superando a los de años anteriores. Eso me da la satisfacción de que nuestra educación pública es buena, independientemente de lo que ocurrió. Entonces, también, veamos estos parámetros que nos posicionan a nosotros, en la educación, como una de las mejores provincias. Vamos al conflicto. Vos me estás diciendo alguna medida legal, un proyecto, algo, que limite un derecho a huelga. No. El derecho a huelga es constitucional. Pero yo lo que quiero es que funcione la Secretaría de Trabajo de nación, que funcione la justicia, que funcione la procuración, porque cuando yo hago una denuncia la justicia no funciona. Eso me preocupa. Me preocupa cuando no se acatan las conciliaciones obligatorias. Entonces, yo tengo que hacer la denuncia ante la Secretaría de Trabajo. Que yo haga una denuncia, que se investigue, que se haga un sumario y, si estuvo mal la medida adoptada por el gremio, por el sindicato, que se tomen las medidas o las represalias conformes a la ley. No voy a sacar ninguna ley que limite un derecho a huelga, porque es un derecho constitucional. Yo sí quiero que la justicia funcione cuando yo hago una denuncia, cuando me usurpan o me toman un edificio, cuando me rompen un edificio público. Cuando no me acatan una conciliación obligatoria, que es mi herramienta legal como empleador, como estado, y se dictamina o se resuelve y no la acatan, que apliquen también las medidas que se tienen que sancionar. Eso es a lo que yo aspiro. No a limitar los derechos de huelga. Soy muy respetuoso en cuanto a la constitución.

P: La última pregunta de esta charla tiene que ver con el funcionamiento de la justicia. ¿Es partidario de mantener el formato del Superior Tribunal de Justicia en seis? ¿Cuál es su visión de cómo tiene que estar compuesto? ¿Hay alguna cosa que hacer para que no tengamos que ver una justicia que llega tarde a ventilar los casos que tienen que ver con la corrupción?

R: En el Superior Tribunal son seis miembros. Hay tres vacantes. Hay dos alas, penal y civil. ¿Cuál es mi mirada al respecto? Estamos trabajando sobre una reforma en cuanto a materia judicial. Yo soy partidario de reducir a 5 miembros y a una sala única. Y que también esté integrado por mujeres. Porque hay mujeres muy capaces dentro de la justicia y, al momento de proponer, el ejecutivo, por esas cuestiones de la vida política, no las tiene en cuenta. Habrás escuchado decir con anterioridad, en el transcurso del año, mi intención de incorporar 3 mujeres en el superior tribunal. Así como tienen la obligación de cupo femenino todas las listas, la tiene que tener también la justicia. En la justicia también, como en todos los ámbitos, privados, públicos, existe lo sexista y lo machista. En eso tenemos que estar de acuerdo. Nosotros, que somos responsables de las políticas públicas, tenemos la obligación de dejar de lado el sexismo y el machismo. Volviendo a la reforma judicial: 5 miembros, sala universal. Estamos trabajando con una mesa interministerial y conectando poderes para la reforma judicial, para hacerla más dinámica, más diligente. En el discurso inicial de las sesiones ordinarias de este periodo, le dediqué mucho tiempo a la reforma judicial. Hice hincapié en el primer tema, en todas y cada una de las medidas: crear un foro de medio ambiente, que el estado no tenga la potestad y la facultad de inspeccionar y de sancionar, sino que haya un foro judicial de medio ambiente. Respecto a la corrupción, yo pienso que la justicia, desde un primer momento, obró con total libertad, como tiene que actuar. Con libertad. Así como soy respetuoso de la constitución, por mi formación profesional, personal o familiar, soy respetuoso también de la división de poderes, a pesar de todas las barbaridades que hubo: en las cuestiones que maneja la cámara de diputados, siempre fui respetuoso. Siempre los dejé que actúen. A mí esa palabra, “negociar”, con un poder legislativo, se me paraban los pelos. ¿Negociar qué? Si uno tiene que cumplir un rol. Yo tengo que cumplir mi rol, la justicia cumple un rol. Y, así, la justicia cumplió el rol con total libertad, como corresponde. Lo han manifestado los jueces, los fiscales: que hemos brindado toda la información como corresponde, hemos puesto todo a disposición y se avanzó. Hubo una investigación de fiscalía. Pero, ¿cómo actuó la justicia? Actuó de una manera diligente, responsable, con total autonomía e independencia y total profesionalismo. En algunas cuestiones civiles y demás, en otros fueros, podemos llegar a hablar de si hay diligencia o no. Lo cierto es que se está trabajando para poder reformar nuestro código procesal civil.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS

Ellos proponen, usted decide. Hoy, Mariano Arcioni

Logín