RED43 sociedad
11 de Marzo de 2024
sociedad |

Patricia Bullrich puso en marcha el Comité de Crisis para Rosario

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, viajó este lunes a Rosario junto a su par de la cartera de Defensa, Luis Petri, en medio de la escalada de violencia y amenazas que vive la ciudad santafesina

Escuchar esta nota

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, viajó este lunes a Rosario junto a su par de la cartera de Defensa, Luis Petri, en medio de la escalada de violencia y amenazas que vive la ciudad santafesina. Allí, durante una conferencia -que brindó acompañada por el gobernador Maximiliano Pullaro y el intendente rosarino Pablo Javkin-, dio detalles sobre el Comité de Crisis que activó para combatir el “narcoterrorismo” y anunció que enviarán a la Justicia el pedido para “la utilización de la ley antiterrorismo”.

 

“No vamos a dejar que Rosario sea una tierra de narcoterroristas”, expresó. De esta forma, a través del artículo 14 del Código Penal, “toda acción que tenga objetivo amedrentar y sembrar terror en la sociedad tendrá una doble pena”, explicó la funcionaria. Además, adelantó que enviarán una “Ley antimafia” al Congreso de la Nación, que aplicará una “persecución penal sobre el crimen organizado” y le adjudicarán la pena a todos los integrantes de la banda “por el hecho de participar”.

 

Al mismo tiempo, aprovechó para responsabilizar a los diputados sobre su desempeño durante la votación negativa de la “Ley Bases”. “A nivel Congreso, no nos acompañaron con la posibilidad de tener hoy una emergencia en seguridad”, lanzó.

 

“Habíamos logrado un grado de tranquilidad en Rosario hasta el 2019. Luego vinieron cuatro años de descontrol y los narcos quieren volver a esas condiciones previas al 10 de diciembre”, expresó la ministra, y agregó: “Sabemos el sufrimiento que tiene Rosario y tenemos que volver a la normalidad. Por eso estamos trabajando en un diseño más fuerte, más a fondo, que va a llevar al acorralamiento de todos los miembros de estas bandas”.

 

En la misma línea, ratificó el envío de efectivos federales a varias “zonas de alto riesgo” de la ciudad para “saturar el árbol genealógico de las bandas e ir atrás de cada una”. “Pondremos especial énfasis en los horarios críticos, entre las 17 y las 7 del otro día. Estos equipos van a trabajar fuerte sobre el lavado del dinero, que es el delito más oculto”, detalló.

 

Y sentenció: “Vamos a pedirle a la Justicia medidas excepcionales a la altura del desafío, para trabajar contra los narcocriminales y sacar las armas que crecieron y atentan contra la vida de la gente. El tema es hacerles la vida difícil; el Presidente nos encargó ser los que llevemos adelante, junto a las autoridades, una lucha sin cuartel para que Rosario quede liberada de narcocriminales. No nos van a doblar los brazos, vamos a proteger la vida de los ciudadanos con todas las fuerzas que tenemos”.

 

La conferencia se dio en el marco de la serie de violentos crímenes que sufrió Rosario en las últimas semanas. El último de ellos fue el caso de Bruno Bussanich, un joven de 25 años que trabajaba como playero en una estación de servicio en la zona oeste, y que murió tras recibir tres disparos en su lugar de trabajo durante la madrugada del sábado.

 

En este caso, los atacantes dispararon contra el hombre -que no opuso resistencia- y huyeron dejando una carta amenazante contra el gobernador Pullaro y el ministro de Seguridad, Pablo Cococcioni. “Esta guerra no es por territorio”, comenzó la misiva, y adelantó: “Así como nosotros llegamos a 300 muertos, estando unidos vamos a matar más inocentes por año”.

 

A su vez, esta amenaza se suma a la pancarta que apareció colgada en un puente de la Circunvalación de la ciudad rosarina días atrás. La tela blanca con letras negras advertía que iban a seguir “las muertes de inocentes”.

 

En el último mes se reportaron numerosos asesinatos que estarían relacionados con amenazas narco. Además del caso del joven playero, dos taxistas fueron asesinados por sicarios en la ciudad y, en ambas oportunidades, se usaron municiones pertenecientes a la Policía de Santa Fe. El último ataque ocurrió el pasado martes por la noche, cuando Héctor Raúl Figueroa, de 43 años, fue ejecutado de nueve disparos en el barrio Las Delicias. Este fue el segundo caso en poco menos de un día; Diego Alejando Celentano -de 33 años, y que trabajaba para la misma empresa- fue ejecutado casi de igual manera: un sicario le disparó de cerca con una pistola calibre 9 milímetros.

 

El tercer homicidio fue el de Marcos Daloia, un chofer de la línea de trolebuses K que recibió tres tiros en la cabeza en el barrio rosarino de Belgrano. El ataque fue realizado por un pasajero -de corta edad, según los testigos del hecho- cuando el vehículo circulaba por la zona oeste. Una ambulancia trasladó a la víctima al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA), en donde finalmente falleció.

 

Mientras tanto, la ciudad amaneció con varios paros y ceses de actividades en repudio a la violencia. La Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafe), el sindicato que representa a los docentes de la educación pública en la ciudad, decretó un “cese total de las actividades sin asistencia en las escuelas” para este lunes. Por su parte, durante la jornada tampoco funcionará el servicio de transporte de colectivos, taxis, abastecimiento de combustible en estaciones de servicio y recolección de residuos.

 

 

 

E.H

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error