Dólar Compra $69,00 Venta $74,00
Euro Compra $75,00 Venta $80,00
Real Compra $12,00 Venta $13,00
08 de Diciembre de 2019
opinion |
El Horcón

El Horcón: ¿Qué dejaron los primeros cuatro años de ongaratismo?

El Horcón

Con dos obras de gran envergadura y una de ellas -la de los desagües pluviales- como la de mayor monto licitada en Esquel, finaliza Ongarato su primera gestión de gobierno.

 

El Aeropuerto es la otra obra de importante impacto que se está desarrollando en la ciudad, más allá de otras como la controvertida inversión en el centro de Esquel, criticada por muchos y muy celebrada por otros.

 

También fueron protagonistas los microcréditos: dieron soluciones a vecinos que de otra forma no la hubieran tenido, pero, a la vez, complicaron la transparencia que el intendente siempre quiso mantener en su mandato, dado el mal otorgamiento de algunos. 

 

La inversión y puesta en valor de La Zeta es un acierto; queda mucho por hacer en cuanto, por ejemplo, al camino de acceso, pero, sin dudas, finalmente se logró que tuviera prestaciones el lugar para el disfrute de esquelenses y turistas.

 

La compra de camiones y otros equipos para la Planta de Tratamiento de Residuos -con recursos propios del municipio-  tuvo su impacto positivo, aunque, aun así, la Planta es de los temas álgidos que quedan por solucionar y del que no se vislumbra a corto plazo un buen desenlace: está colapsada y se perdió mucho en la separación de residuos: prácticamente hay que empezar de cero con una campaña que demuestre para qué y por qué vale la pena hacerlo.

 

Los trabajadores municipales cobran sin atrasos, algo que sería lo normal, pero en Chubut es un logro y, aún más, una muestra de buena administración. Lo que sin dudas es una falencia grave -no sabemos qué solución va a tener- es la falta de empleo y la precarización laboral. El estado precariza al tener trabajadores por décadas contratados y, además, tiene la responsabilidad y no lo hace, de ofrecer las garantías para que prospere el emprendedorismo y la actividad privada.

 

Tenemos cine con estrenos que disfrutamos en simultaneo con grandes ciudades del país. En el deporte, pese a la mala gestión directiva, los logros de los deportistas esquelenses -muchos con esfuerzo propio y de privados- han trascendido la ciudad, mostrando un potencial que necesita atención y puede hacer de Esquel, un referente.

 

Englobando atractivos turísticos, culturales y deportivos puede funcionar el viejo anhelo de convertirnos en ciudad de eventos, con visitantes todo el año. Este deseo está muy verde aún, hay que trabajar mucho sin protagonismos individuales y oportunistas de ocasión. Es necesario convocar a técnicos con experiencia en comunicación y proyectos, que diseñen hacia dónde queremos ir como localidad -algo que todavía es ambiguo- necesitamos delimitar metas, que no queden para discursos y buenas intenciones.

 

Ongarato tiene cuatro años más de gobierno; son cuatro años de oportunidades para dejar un buen legado que haga honor al slogan de su propio partido: “sí se puede”. No hay dudas que en Esquel existe talento suficiente para definir y lograr un perfil de ciudad que, con buena dirección, propicie crecimiento y buen vivir para todos los que habitamos este lugar.

 

 

CHISTE DE YAPA

 

Compadre no sabes lo que me pasó... fui a un bar  y pedí una cerveza, en la mesa de al lado había una mujer que me miraba y me miraba.Entonces llamo al mozo y le digo que le sirva lo que ella le pida de mi parte; pide una piña colada y me la agradece con una sonrisa...
- ¿Y qué crees?... Que me invita a sentarme con ella, charla va... charla viene... me cuenta que su marido anda de viaje y me invita a conocer su departamento.
¡No sabes lo linda que es esa mujer!, ya en el departamento justo cuando vamos a  besarnos…¡llega el marido!, ella muy rápidamente me dice : "No te asustes que yo lo arreglo". Y me dice: ¡planchá la ropa que hay en la mesa!
Entra el marido de casi dos metros de estatura, cuerpo de levantador de pesas y pregunta:
-¿Y este tipo?
Es un muchacho que no tiene trabajo y le di para que planche la ropa, le dijo…
Y el tipo se quedó dos horas mirándome como planchaba, terminé y me fui rapidito… ¡que susto!... ¡estoy vivo gracias a la astucia de esa mujer!...

 

- Por curiosidad ¿vive en un edificio  a unos 30 metros de la avenida?
- Si…¿por qué?

 

- ¡¡¡ Planchaste la ropa que yo lavé ayer!!!

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error