28 de Agosto de 2021
deportes |

“Que la biblioteca futbolera lleve mi nombre es un cariñito al alma”

Lo destacó el ex futbolista esquelense Claudio Campos. El lunes se inaugura una biblioteca temática en la Escuela 8

Hace 30 años se fue de Esquel para conquistar el mundo y vaya si lo hizo. Igual, aunque estima que Guayaquil es su segunda casa, cuando se refiere a Esquel en la cara se le dibuja un poco de alegría y un poco de nostalgia.

 

Sus raíces están puestas acá en la cordillera chubutense y, cada vez que puede, destaca en sus redes sociales, que éste es un lugar para conocer.

 

“Ahora tengo otro motivo más para venir a Esquel”, destacó Claudio Campos a RED 43.

 

Este lunes a las 10 de la mañana, se llevará a cabo un momento emotivo para él y especial para quienes consideramos que la lectura nos puede acercar al deporte o que, a través del deporte, podemos conocer a grandes escritores.

 

Este lunes se inaugurará la primera biblioteca futbolera en la provincia del Chubut.

 

Estará emplazada dentro de la Escuela 8 en el populoso barrio Buenos Aires de nuestra ciudad, lugar donde estudió Claudio en la escuela primaria, lugar donde estudió su padre, donde estudiaron sus hermanos, donde estudian sus sobrinos.

 

Y el nombre de Claudio Campos para esta biblioteca es un reconocimiento en vida para quien surgió de este suelo y forjó su sueño de hacerse futbolista profesional, de conquistar Europa (en Grecia es prócer) y cuando fue el momento de colgar los botines levantó la vara de los sueños, puso “más adelante la zanahoria” y salió en búsqueda de mayores y mejores objetivos.

 

Incursionó en el periodismo, escribió un libro (“Pelota al piso”) y estudió todo lo relacionado a la formación integral de un futbolista y con una mezcla de capacidad, compromiso, contracción al trabajo y mucho amor por lo que uno hace, alcanzó un cargo por demás importante, es asistente técnico del seleccionado ecuatoriano de futbol.

 

Claudio Campos se metió en las grandes ligas, se metió en ese lugar con mucho respeto y con mucha dedicación.

 

Que la biblioteca futbolera lleve su nombre es un reconocimiento más que merecido, “un cariñito al alma”, como lo señaló.

 

“Desde el lugar donde uno pueda hay que colaborar con la formación integral de los chicos, es que el deporte te acerca a los libros, te ayuda a abrir la cabeza y seguramente lo incentivará para seguir una carrera deportiva”, destacó además.

 

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error