deportes |

"Yo me voy a acordar toda la vida de este 30 de agosto"

Lo destacó un emocionado Claudio Campos en la inauguración de la biblioteca futbolera que lleva su nombre

El de hoy fue su mejor partido, sin lugar a dudas. Fue su mejor caño y gambeta.

 

Es cierto que en cada lugar que jugó dejó grandes recuerdos, tal es así que si exagerar en Grecia es tan importante como Aristóteles o el mismo Platón, porque después de tantos años de tantos éxitos, los griegos se lo hacen saber

 

Y si hay algo que le faltaba a Claudio Campos para que su jugada quede por siempre marcado a fuego fue el apoyo que brindó para que el piberío de la Escuela 8 se arrime a la lectura a través del deporte. O al deporte a través de la lectura, otro camino por demás muy válido por cierto.

 

La creación de una biblioteca futbolera es algo más que un quite de Beckenbauer en la década del 70 o de la amplia mirada que tenia Fernando Redondo en el Real Madrid, del toque sutil de Juan Román Riquelme jugando para Boca o de las diabluras del "burrito" Ortega en su querido River.

 

La biblioteca es más importante que todo esto junto. Porque el gol que conquistó hoy Claudio Campos quedará en el grito de todas las generaciones, no solo dentro de la comunidad educativa de la Escuela 8, muy relacionada a Belgrano de Esquel; sino también quedará marcado con tinta indelebles en los chicos que defienden hoy la camiseta de San Martín de Esquel (rivales solo en la cancha), aquella casaca que en algún momento abrigó a Claudio Campos para luego, con trabajo, constancia, y sobre todo con mucho amor para perseguir los sueños,

 

Claudio pudo ser el gran jugador que fue y con el tiempo el gran técnico que es, el gran escritor que es y sobre todo el gran lector que es, porque como lo dijo hoy, la lectura nos hará mejores personas.

 

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error