deportes |

Florencia Romero logró su mejor marca del año en Lanzamiento de Disco

Después de una década compitió nuevamente en Esquel. Sumó dos medallas de oro en los Juegos de la ParaAraucanía

Fue un año muy complicado para ella. Luego de los Juegos Paraolímpicos que tuvo lugar en Tokio empezó a caer, en resultados y en rendimiento.

 

Encima a fin de año despidieron de la Federación de Deportes para Ciegos a su entrenador Javier Alvarez y Florencia quedó renga.

 

Durante este año no tuvo grandes y buenos resultados. Fue un año perdido hasta que recibió la convocatoria: representar a Chubut en los Juegos de la ParaAraucanía en Esquel, es su querida ciudad de Esquel.

 

Y ahí cambió el chip.

 

Vino a su lugar, al lugar donde aprendió. Donde fue feliz, donde tiene a su familia y a sus amigos. Donde lo tiene a Pablo y a Yanina.

 

Florencia compitió ayer en lanzamiento de Jabalina y obtuvo un segundo puesto, pero lo mejor ocurrió en la mañana de hoy, 30 de septiembre.

 

Un momento que quedará en la historia deportiva de nuestra ciudad.

 

Florencia Romero alcanzó hoy dos medallas de oro. En lanzamiento de bala hizo una marca de 7mts 91cen “normal para un entrenamiento” dijo.

 

Pero lo mejor fue en disco, en lanzamiento de disco donde no solo ganó una nueva medalla, sino que hizo su mejor marca del año. Florencia metió un registro de 27mts 63cent, para quedar lejos en el primer lugar.

 

Recodemos que en Tokio, en los Juegos Paralímpicos, Florencia había terminado en la novena posición (a un puesto de alcanzar un diploma) con una marca de 29mts 07cent.

 

Un volver a vivir. Llegar a Esquel para Florencia fue eso. Fue un volver a vivir.

 

Reencontrarse con sus afectos, con viejos aromas, con la calidez de su gente.

 

“Volver a entrenar acá en Esquel fue enorme y volver a competir, más lindo aún”.

 

Florencia destacó que la diferencia de entrenar en Esquel o en el CENARD pasa por lo humano. “Acá es humanidad absoluta, recibo amor por todos lados.”

 

“Acá me tratan como lo más, en el CENARD también pero la calidad humana es distinta”.

 

Sueña con que la marca que logró hoy en Esquel sea el inicio de un repunte merecido. Se va de Esquel con esas sensaciones que dio todo.

 

Florencia, quien hoy tiene 26 años, llegó a la Escuela de Educación Física Adaptada de Esquel en el 2004 con apenas 8 años. Tuvo como grandes entrenadores a Pablo Lara y Yanina Baliente, su papa y su mamá dentro del deporte.

 

Arrancó con Natación y no se imaginaba nada por aquel entonces, los resultados y todo el proceso en el que llegó hasta hoy.

 

Se acuerda de sus primeros viajes a Comodoro Rivadavia y a Puerto Madryn, pero también por perseverancia, compromiso y talento llegó a competir en los siguientes lugares:

 

Su primer viaje fue a Fortaleza (Brasil), luego a Santiago de Chile en los Juegos Odesur.

 

 

También participó en dos Torneos Panamericanos, uno en Toronto (Canadá) y otro en Lima (Perú).

 

Estuvo en dos Juegos Paralímpicos (Rio de Janeiro y Tokio) y en tres mundiales de atletismo, Londres, Doha y Dubai.

 

 

Su sueño ahora es poder estar en el Mundial de Atletismo en Paris en el 2023, en tanto en el mismo lugar se llevará a cabo en el 2024 los Juegos Paralímpicos.

 

Claro que deberá esperar hasta el mes de enero para saber la marca que necesita para estar en la cita mundialista.

 

Mañana regresa a Buenos Aires, pasó una semana increíble. Junto a su familia y a sus seres queridos.

 

Le dio a Chubut dos medallas de oro y no nos olvidemos que ella fue la que encendió el pebetero de estos juegos que terminan mañana en Esquel y en Trevelin.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error