RED43 sociedad
09 de Febrero de 2024
sociedad |

Un hombre fue imputado por instalar cámara oculta en la casa de su expareja

Un hombre ha sido imputado por un juez por causar lesiones leves calificadas a su expareja al colocar una mini cámara para espiar sus movimientos en el interior de su vivienda en la ciudad de Villa Mercedes, San Luís. 

Escuchar esta nota

Un hombre ha sido imputado por un juez por causar lesiones leves calificadas a su expareja al colocar una mini cámara para espiar sus movimientos en el interior de su vivienda en la ciudad de Villa Mercedes, en la provincia de San Luis. 

 

El juez de Garantías 2 de la Segunda Circunscripción Judicial, Matías Farinazzo Tempestini, realizó la imputación a instancias de la acusación formulada por el representante del Ministerio Público Fiscal, Leandro Estrada, durante la audiencia de formulación de cargos realizada el miércoles en esa ciudad, situada a 100 kilómetros de la capital provincial.

 

La causa se inició el 16 de noviembre de 2023 con la denuncia de una mujer, quien dijo que su expareja tenía conocimiento de todos los movimientos que ella realizaba y que se los hacía conocer por mensajes de WhatsApp. La denunciante intuía que era vigilada, y  lo confirmó cuando, de manera accidental, advirtió que en su vivienda había sido colocada una cámara oculta denominada "mini cámara espía".

 

Estrada explicó que en un allanamiento en la casa del imputado se secuestraron diferentes dispositivos digitales, mientras que se halló en la casa de la denunciante una cámara con características tecnológicas avanzadas, con micrófono y con conexión a wifi, que se encontraba conectada a la energía eléctrica de manera permanente, es decir, que funcionaba las 24 horas, circunstancia que agravó el hecho de vulneración de la intimidad de la damnificada.

 

El fiscal informó que de la pericia realizada al teléfono del imputado se desprendió la existencia de una aplicación que vinculaba el dispositivo hallado en la casa de su ex con el móvil. De esa forma, se obtuvieron 900 imágenes y 200 videos de la vida cotidiana e íntima de la víctima.

 

"Hubo una manipulación y vulneración de la vida privada de parte del imputado hacia la víctima", afirmó el fiscal, y agregó que este hecho está definido por la acción típica del denunciado, que fue "la instalación de la cámara, el acto de manipulación del dispositivo y la obtención de imágenes, lo que define un acto de violencia de género".

 

El delito que se le imputa al acusado es "lesiones leves doblemente calificadas por el vínculo y por haber mediado violencia de género" en perjuicio de su expareja, al considerar como lesión el daño psicológico padecido por la mujer.

 

 

E.H

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error