19 de Marzo de 2019
opinion |
El Horcón

El Horcón: La provincia y ciudad que no tenemos

Una nueva entrega de la columna de opinión

Prácticamente con las PASO encima y las elecciones para gobernador e intendente muy próximas, la política y el futuro es el tema obligado en casi todos los lugares donde se reúnen los esquelenses.

 

Chubut es una provincia rica en recursos, no suficientemente bien explotados, con valores agregados que la urgencia de comida, educación,  salud y la falta de visión política, entre otras, hacen que no se le dedique el tiempo, dinero y atención necesarios para acercar, aunque más no sea, paliativos viables para  avanzar hacia un futuro que nos saque de esta postración en que vivimos.

 

Mucho se ha pensado siempre en una provincia turística, habida cuenta que a excepción de la meseta central, la naturaleza ha dotado este territorio de muy valiosos atractivos que,  pese a algunos emprendimientos privados, aún tiene un gran futuro que realizar.

 

Por ejemplo, para hacer de Esquel una “ciudad de encuentros”, solo hace falta ponerse a trabajar, existe hotelería, salones y un centro como el Melipal (casì único por sus características en la Patagonia) que permiten esta actividad. En cuanto a la pesca deportiva -que atrae turistas de buen nivel adquisitivo- hay excelentes guías, lodges y embarcaciones como para darle mayor desarrollo, para lo cual puede ser necesario resembrar algunos ambientes, para lo que tampoco faltan criaderos, aunque habrá que superar algunos problemas ecológicos.

 

Si bien el senderismo registra algunos emprendimientos, es una actividad de bajo costo que atrae a muchos en otras provincias y tanto en Esquel como en otros lugares de la provincia, podría ser una fuente de trabajo e ingresos interesante.

 

Con posibilidades similares están el kayakismo y el rafting,  con apenas algún desarrollo privado, dichas actividades, por solo mencionar otras dos desde el punto de vista turístico, tendrían que tener mayor apoyo para alcanzar los debidos niveles de aplicación.

 

En provincias vecinas, los cotos de caza han dejado buenos dividendos, pero es una actividad que podría ser considerada “antipática”, por lo cual se requiere una valoración costo beneficio muy detallada, al igual que la cetrería, para lo que, según expertos, nuestra zona resulta ideal; tenemos un ave: el “ñanco”, susceptible de adiestrar eficazmente.

 

Antonio Torrejón uno de los mayores expertos en turismo de Argentina, decía que lo más difícil de crear era una “Cultura Turística” , y esta es una tarea que no necesita grandes inversiones, pero sí una fuerte decisión y vocación de trabajo.

 

La pesca de mar comercial en Chubut requiere un análisis profundo y serio para permitir de una vez, desarrollar y controlar este recurso del cual no se obtienen los dividendos que esta actividad permite.

 

No sería tampoco tan complicado, se dice, traer de los feudos de “El Alberto “ y “El Adolfo” reproductores de ganado caprino de crecimiento precoz, aprovechando numerosos lugares no aptos para las ovejas y vacas.

 

Los discursos de campaña, hasta la fecha, sobrevuelan lugares comunes. Muy poco se dice sobre lo que se va a hacer, basándose, casi únicamente, en nombrar calamidades, necesidades y errores ajenos olvidando los propios, ya que la mayoría que hoy aspira a ser parte del próximo gobierno, lleva años con diferentes responsabilidades y cargos en la política.

 

Falta ingenio, trabajo y gobernar con proyección de futuro, con lineamientos generales de donde estamos y hacia donde vamos que sean respetados como política de estado gobierne quien gobierne. Para eso también se necesita pensar más en aquellos que votan que en el voto como instrumento para generar poder.

 

CHISTE DE YAPA

 

En un vuelo comercial, el comandante conecta el micrófono y comienza a hablar a los pasajeros:
– Buen día señores pasajeros, en este exacto momento estamos a 9.000 metros de altura y sobrevolando la ciudad de… OOOHHH DIOS MIOO!!!
Los pasajeros escuchan un grito pavoroso, seguido de un ruido infernal:
– NOOOOOO !!! Splitctct, splocfff , flackkk, bruuuuuuuooooooommmmmmm
Y luego un silencio que se hace eterno. Segundos después, vuelve a tomar el micrófono y riendo se disculpa:
– Disculpen, señores pasajeros, tiré mi bandeja y mi taza de café se me cayó encima. No quieran saber cómo quedó la parte de adelante de mis pantalones…
Y uno de los pasajeros grita:
– ¡¡Desgraciado!!, ¡¡tendrías que ver cómo quedó la parte de atrás de los míos!!

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error