deportes |

Este equipo se recibió de equipo

Gran victoria de San Martín de Esquel en la categoría U17

Estos son los partidos que vale la pena ver y disfrutar. Si una persona que fue ayer a ver este encuentro, sacó de su bolsillo 200 pesitos y compró la entrada, lo más correcto hubiese sido que en la puerta de salida una persona “con gorra en mano” reciba el verdadero valor que ofreció el partido entre San Martín y Zorros de San Martín de los Andes.

 

Seguro que si la entrada de este partido hubiese sido “a la gorra”, capaz que algún osado hubiese sacado un billete de mil pesos para pagar lo mucho y bueno que vio en solo un partido.

 

Seguro que de esta manera se duplicaba o triplicaba la cantidad de plata que se recaudó ayer.

 

Es que el espectáculo que brindaron, en la categoría U17, entre San Martín de Esquel y Zorros de San Martín de los Andes fue de primerísimo nivel y quedará en las retinas de todos por lo bien jugado y por las imprecisiones. Por lo cambiante del juego y por todo lo que significaba una victoria.

 

 

Los chicos de San Martín de Esquel consiguieron ayer una de las victorias más difíciles que pudo cosechar en este torneo de la Liga Junior de Básquet, inclusive más difícil a la que consiguió ante Los Pehuenes como local.

 

La victoria para el elenco de Nicolás Letelier fue de 74 a 68, amplia diferencia si hacemos un análisis de los que fue el desarrollo del partido, muy cambiante por cierto, que se definió en tiempo suplementario.

 

Pero vamos a centrarnos en el clímax del partido.

 

Quedaban 18 segundos para finalizar el tiempo reglamentario y el técnico de San Martín pidió tiempo muerto y lo hizo dos veces seguidas.

 

 

Antes, cuando San Martín estaba un punto abajo, Benicio Ferrer había errado dos lanzamientos libres y tras cartón Matías Hes (el nº 10), quien conquistó 44 puntos, ponía a Zorros arriba por tres puntos de diferencia.

 

Con el 63 a 60, a favor de la visita, se llegó a “los famosos 18 segundos” donde pasó de todo. Nico Letelier usó los dos tiempos muertos que le quedaban, en tanto Román Garat anotaba dos puntos para poner el encuentro 62-63.

 

Había que cortar el ataque rival y eso lo hizo Benicio Ferrer sobre Keilis Paillacura (el nº 13). Dos lanzamientos libres, uno anotado y el otro errado.

 

El rebote defensivo había quedado para Ferrer quien saltó pegado a Román Garat, entre ellos se chocaron y perdieron el balón, que se fue afuera de la cancha.

 

Pero en la reposición, también Zorros se equivocó y el partido, para San Martín, aún seguía abierto.

 

La diferencia estaba de dos puntos en favor de la visita.

 

Quedaban 10 segundos y Roman Garat, el mejor jugador de San Martín puso el partido igualado. Y la historia, que parecía sellada, aún no había terminado.

 

Aún faltaba mucho por redactar.

 

Keilis Paillacura cometió una falta sobre la chicharra del partido. Con el reloj en cero, Román Garat tenía en sus manos dos posibilidades para ganar el partido.

 

Los libres y se terminaba el partido.

 

Nicolás Letelier no quería mirar los disparos y rogaba a Dios que al menos uno convierta y termine con el suplicio.

 

Román erro el primero.

 

Román erró el segundo.

 

El partido terminó en 64 iguales y el encuentro pasó a suplementario.

 

Y los cinco minutos extras también tuvo su momento de suspenso, aunque siempre San Martín estuvo arriba en el marcador, porque los dos primeros ataques del equipo local terminaron en conversiones, ambos de Renzo Milani, y aunque debió sufrir un poco más, la victoria quedó en casa.

 

 

Aunque este equipo aún está en formación podemos señalar que tiene un potencial enorme. Aun comete errores de principiantes. Claro que este tipo de partidos le sirve y mucho para el elenco de Esquel.

 

Con “el diario del lunes”, hasta es fácil señalar que a San Martín le hizo bien jugar el tiempo suplementario luego de errar dos lanzamientos libres.

 

La cabeza juega un montón en un partido cerrado de básquet y la experiencia ayuda y mucho a resolver situaciones de suma tensión.

 

Por ello, esta victoria vale doble o triple. Por la victoria en sí, por la unión del grupo, por la experiencia adquirida y por las victorias que se vendrán.

 

A San Martin le quedan cuatro partidos por jugar en esta etapa clasificatoria. Dos de ellos serán ante el débil Carpinteros del Sur de Villa La Angostura y los restantes serán “para poner la gorra” en la puerta de entrada.

 

 

Este sábado 11 de junio San Martín recibirá la visita de Los Pehuenes, en tanto el viernes 17 de junio, que es feriado nacional, nuevamente llegará Zorros a Esquel para terminar la ronda clasificatoria y el deseo de que los chicos de San Martín sigan en carrera rumbo al Campeonato Argentino de Clubes.

 

Hasta el momento, con ocho partidos jugados cada uno, San Martín y Los Pehuenes son líderes con siete victorias y una derrota, en tanto Zorros con la derrota de ayer quedó con seis partidos jugados, dos triunfos y cuatro reveses.

 

Recordemos que esta esta clasificatoria se juega a tres rondas, es decir con un total de 12 partidos jugados para cada uno de los equipos.

 

Tanto Zapala, como Carpinteros del Sur de Villa La Angostura, tienen al día de hoy cinco partidos jugados, con cinco derrotas cada uno.

 

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error