policiales |

Atentados en el camping del Río Azul en Bolsón

En el verano hubo robos, vandalismo y hasta un incendio.

Este verano, en el camping del Río Azul de Bolsón, se produjeron varios incidentes, entre ellos, robos a turistas, daños en las instalaciones y, más recientemente, un incendio.

 

El concesionario del camping, Ramón López y Fernández, dijo que "todos me dicen quiénes son, pero no puedo dar nombres al azar".

 

Mencionó que algunos de los casos fueron menores, como robo de termos, platos o cubiertos, pero algunos fueron más audaces. Por ejemplo, hubo un robo en que abrieron la carpa a unos jóvenes cuando ellos dormían adentro y les robaron una mochila y una cámara de fotos Nikon. En otro de los casos, a unas personas que dormían dentro de una camioneta Ford Ranger les cortaron la lona de protección de la caja y les robaron la mochila.

 

El incidente más grave se produjo antes de ayer, cuando hubo un incendio intencional. En el camping se encontraba una familia con menores y advirtieron que las llamas habían comenzado en el baño. Cuando los concesionarios del camping se dirigieron a apagarlo, creyeron que habían olvidado conectar la bomba de agua, pero resultó que esta había sido robada, como también los caños de agua de riego.

 

Las menores que se encontraban con la familia bajaron y subieron al río varias veces con bidones y baldes y lograron contener el fuego, con la ayuda de los mayores, hasta que llegaron los bomberos.

 

El mayor problema fue que la llamada hecha a los bomberos es derivada a través de Lago Puelo y la alerta demoró dos horas en llegar, mientras que los bomberos, desde que sonó la alarma, solo tardaron 5 minutos.

 

Finalmente, el concesionario sostuvo que lo están vigilando continuamente: "Completamente vigilado, están mirando nuestros movimientos, me dan todo el apoyo del mundo, pero todos apuntan hacia mí, entonces no puedo hacer nada". "Es obvio que quieren que me vaya, pero no me voy a ir", concluyó López y Fernández.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error