Dólar Compra $69,00 Venta $74,00
Euro Compra $75,00 Venta $80,00
Real Compra $12,00 Venta $13,00
24 de Agosto de 2019
sociedad |

Un hombre luchó cuerpo a cuerpo con un puma y sobrevivió

El hombre mató a puñaladas al animal de 100 kilos y 2 metros de largo, y se hizo un torniquete con boleadoras para resistir hasta que lo encontraran.

Vicente Navarrete tiene 64 años y vive en un campo en Río Negro. Hace unos días, tuvo una aventura digna de las novelas de Jack London o Emilio Salgari: peleó cuerpo a cuerpo con un puma para salvar a su perro. Como consecuencia, sufrió una fractura en la muñeca izquierda y cortes por las mordeduras y zarpazos del animal.

 

El hombre explicó que todo empezó cuando recorría el campo con su mujer, Honoria Antilef, para verificar que todos sus animales se encontraran en buen estado, ya que es común que los pumas ataquen a las ovejas, terneros y potrillos. Esa tarde, Pico, su perro, encontró un puma y como el animal le rugía, Vicente salió a su rescate:

 

"Llegué al lugar, el puma rugía; tengo unas boleadoras de hierro pero no podía boléarselas porque se había metido entre dos matasebos, entonces con un palo de jarilla hice una lanza, le até el cuchillo en la punta con un tiento del recado y despacito le fui buscando el flanco hasta que le pegué una puñalada detrás de la paleta", contó del enfrentamiento con el animal salvaje. Y agregó: "Perdió mucha sangre, el perro lo mordía y el puma no hacía nada. Salió disparando para una quebrada y se metió en la cueva", contó Navarrete.

 

Vicente sufre un problema cardíaco, por lo que se encontraba muy agitado y no podía levantarse. Así, decidió arrastrarse hasta un lugar donde pudiera ser encontrado "Perdía mucha sangre y me hice un torniquete con las boleadoras. El frío ayudó a que la sangre se coagule", explicó. Tras 12 horas de ausencia, Honoria realizó la denuncia y la Policía y los bomberos de Río Negro lo encontraron. Para ello, fueron clave los ladridos de Pico, que sirvieron para guiar a los rescatistas.

 

Al encontrarlo, Vicente estaba deshidratado y había estado tirado en el campo desde las 15:00 hasta las 5 de la mañana. “Yo me acerqué porque no se movía y ahí me saltó. Nunca tuve miedo, nunca. Cuando estaba agarrado con el puma y me tiraba zarpazos lo único que pensaba era: es él o yo, es él o yo”, declaró.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error