deportes |

Se pide a gritos la reforma de la Pista Atlética del Estadio Municipal de Esquel

Es ahora o nunca el tener ocho carriles de solado sintético. Los resultados de los atletas esquelenses avalan este cambio profundo y muy necesario

No hay más tiempo para perder. Es ahora o nunca. La pista del Estadio Municipal de Esquel hay que dinamitarla y hacerla totalmente a nueva.

 

Da un poquito de cosa mostrarle al mundo del atletismo donde entrena “Coco” Muñoz y Joaquín Arbe. Seguramente ellos no se quejan, porque prefieren no gastar energías en esta discusión y están abocados en llegar de la mejor forma al 8 de agosto, momento cumbre del deporte esquelense, jornada donde se correrá el Maratón en los Juegos Olímpicos de Tokio.

 

Una picardía sería no aprovechar el envión que producen estos dos eximios atletas y desempolvar (y ajustar si es necesario) el proyecto que en algún momento dijo Mariela Sánchez Uribe que tenía en el cajón de du escritorio.

 

Quien asuma el cargo de Director de Deportes (cuya identidad es todavía incierta) ya deberá gestionar un pasaje a Buenos Aires, si es posible viajar en el mismo vuelo que podría hacerlo el Diputado Nacional Santiago Igon y explicarle en esas dos del vuelo, barbijo mediante, lo esencial de tener una pista de tartán, de ocho carriles y que el mismo Diputado Nacional avale dicha gestión, teniendo en cuenta lo importante que sería para Esquel este tipo de estructura para lo que defendemos y pregonamos desde esta columna deportiva, el desarrollo del Turismo Deportivo.

 

Sería bueno que no queden los grandes resultados de “Coco” y Joaquín como algo anecdótico. El mundo del atletismo mira a Esquel como cuna de grandes atletas con grandes resultados y seguramente querrán saber dónde y cómo entrenan, y para no ponerse colorado, hay que mostrarles que entrenan en el pavimento camino a La Hoya, sobre la ruta 259 rumbo a Trevelin, o al costado de la ruta que va al Parque Nacional Los Alerces.

 

También, como para no lastimar tanto las rodillas y los tobillos, tanto Joaquín como “Coco” podrían mostrarle los senderos de la Laguna La Zeta o los caminos de Gualjaina, corriendo por una escenografía fantástica y evitar mostrar las deficiencias de un Estadio Municipal que necesita de una reforma profunda, pensando en atletas de excelencia.

 

 

Claro qué para tener una pista de excelencia, el alambrado olímpico deberá volar de ese lugar y es muy factible, que la cancha de futbol se tenga que achicar, correrla hacia la calle Libertad o, lo más complicado, derribar la tribuna que está detrás del arco.

 

El Estadio Municipal de Esquel es un edificio obsoleto, por donde se lo mire. Una pista de ciclismo que apenas se usa por lo chica y peligrosa que es. Tribunas alejadas al campo de juego con poca visibilidad, vestuarios chicos, columnas y cables aéreos que molestan la visibilidad y cabinas de transmisión sin acústica, chicas, incómodas, más parecido a un depósito que para el trabajo periodístico.

 

La pista de atletismo es un problema en sí mismo. Es chica, ya que tiene cinco carriles utilizables, a veces algunos carriles se inundan cuando llueve en demasía y el piso de cemento desgasta, castiga a las rodillas y a los tobillos.

 

La corredera de jabalina es chica y la de salto en largo parece que fuera bastante adecuada, parece.

 

Siempre hay que juntar neumáticos usados para armar con varias colchonetas el sector de caída en salto en alto.

 

Faltan colchonetas, porque las que están son viejas y rotas. Se necesitan Jabalinas, balas, martillo, arreglar las vallas. Son muchas las fallas que tiene el Estadio Municipal e increíblemente son muchos los atletas de muy buenos resultados que tiene nuestra ciudad.

 

Esta reforma solo se hace con decisión política. Además estamos en un año electoral y sí la Secretaria de Deportes de Nación, la ex jugadora de Hockey, Inés Arrondo estuvo en Comodoro Rivadavia, sí Matías Lammens, Ministro de Turismo y Deportes de Nación, estuvo en Puerto Madryn, nosotros (con nuestros atletas olímpicos) no nos podemos quedar “con la ñata contra el vidrio”.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error