deportes |

Llegar a un mismo objetivo por caminos diferentes

Las similitudes y diferencias de “Coco” Muñoz y Joaquín Arbe, quienes competirán en el Maratón de los juegos Olímpicos

En verdad es increíble lo que estamos viviendo aquí en la región cordillerana, porque a quienes nos gusta el deporte y quienes tenemos la responsabilidad de contar lo que pasa, es un momento de gloria.

 

Joaquín Arbe y “Coco” Muñoz correrán este domingo en Sapporo (sábado a las 19 horas de nuestro país) la carrera más importante de su vida. Así de sencillo. Por más que ambos puedan clasificarse para los Juegos de Paris en el 2024 o tomar parte de algún mundial del atletismo, lo que sucederá el sábado será épico por muchas cuestiones.

 

Primero porqué será el primero. Es como el primer hijo, el primer gol, el primer ascenso.

 

Y en tiempo de pandemia todo se hizo muy cuesta arriba, por eso el valor que significa la presencia esquelense (sumemos a “Coco” para estas latitudes) que larguen una competencia, del otro lado del mundo, con los mejores atletas del mundo.

 

Por otra parte, salvo el ultimo mes, donde debieron entrenar en la altura, todo se amasó acá en la región, en esta escenografía, con la lluvia, el viento, el frio, la nieve.

 

Por eso es épico, porque el corazón y la terquedad de estos pibes (porque son dos pibes) lo llevaron hoy a donde están, en la meca del atletismo.

 

Claro que la particularidad de ellos, es que ambos llegaron por caminos diferentes. Joaquín Arbe, hoy ya con 31 años, tiene sobre sus hombros 45 títulos nacionales sobre diversas distancias y categorías. Pero no de maratón.

 

Es más, muchos pensamos que mejores resultados iba a lograr en la prueba de los 3 mil metros con obstáculos, aunque no hubiera una pista adecuada acá en Esquel.

 

Pero el destino le tenía guardado un momento cumbre. En octubre del 2019, con la inmensa Alejandra Carinao a punto de dar a luz a su tercer hijo, Joaquín intentaba correr en Buenos Aires un maratón, en principio, sin el objetivo de buscar una marca.

 

Pero el buen tiempo y correr al lado del Paraguayo Derlys Ayala lo catapultó al Cielo. Entre los dos salieron a forjar su destino y aunque Ayala logró terminar primero (siendo campeón sudamericano de Maratón), Joaquín cruzó la meta 28 segundos antes del tiempo estipulado del famoso 2hs 11min 30seg, que era lo que se pedía para meterse en la meca del olimpismo.

 

Y al día siguiente nació su tercer hijo. Seguramente con el tiempo, el nene entenderá (y lo felicitará) de porque el padre no estuvo en el lugar que como padre debía estar. Joaquín fue a buscar su sueño, la concreción de su sueño.

 

Y lo de Coco Muñoz es diferente. Junto con Rodrigo Peláez “quemaron todos los libros” cuya teoría señalaba que un maratonista se forjaba con el tiempo, después de muchos años de carrera, pasado los 30 años de edad y cruzando por todas las etapas. Primero por las pruebas de pista y de a poco subiendo en distancia de competencia.

 

Rodrigo vio en “Coco” Muñoz algo especial y “Coco” confió plenamente en Rodrigo apenas se cruzaron y juntos son dinamita.

 

Antonio Silio sabe que su marca caerá en cualquier momento. Tal vez no sea este sábado por la tarde en Sapporo, porque la humedad y el calor jugarán su carrera, pero quien te dice que pronto el record histórico de 2hs 09min 57seg, de hace 26 años (meses antes que naciera el atleta Awkache de Gualjaina), caiga en un futuro inmediato.

 

Comparto con ustedes, el trabajo realizado por la Agencia Chubut Deportes quienes tuvieron la deferencia de entrevistarme y donde pude contar cuales fueron mis primeras imágenes de Joaquín Arbe y Eulalio Muñoz y, además, que análisis pude hacer sobre sus diferentes caminos que lo conducen a un mismo lugar, a los Juegos Olímpicos de Tokio.

 

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error