RED43 opinion opinion
05 de Junio de 2022
opinion |
Lelia Castro

Padre Rodolfo Costa Heredia: "Hace 21 años que estoy en Esquel y me siento a gusto"

El cura párroco, Rodolfo Costa Heredia, habló de su vocación que lleva 38 años, 21 de los cuales vivió en Esquel. 

El cura párroco, Rodolfo Eduardo Costa Heredia, llegó a Esquel hace 21 años para realizar tareas en la Parroquia Sagrada Familia y dar continuidad a una vocación que inició en su adolescencia. 

 

Inició su vocación en Buenos aires, en donde tiene "una familia muy linda, dos hermanas, mis padres ya fallecieron. Tengo sobrinos y vinieron varias veces a visitarme al sur, yo una vez por año voy a verlos"

 

"Mi familia me acompañó mucho y eso es muy importante para un sacerdote", recordó Costa Heredia. 

 

Al ser consultado por el inicio de su vocación, el Padre destacó que "de chiquito mi abuela me llevaba a Misa porque vivíamos frente a una parroquia, en la secundaria me alejé un poco de la iglesia y luego de invitaron a un campamento de Acción Católica en donde volví a interesarme en la iglesia". 

 

La década de 80, fue un tiempo donde la actividad de los grupos juveniles era muy fuerte. "Un momento fuerte de mi vocación fue la venida del Papa Juan Pablo Segundo en medio del conflicto de Malvinas", recordó el sacerdote. 

 

Asimismo, Costa Heredia sostuvo que ingresó al Seminario en 1984, "fue un ambiente muy lindo donde la vida comunitaria, de oración y el compartir es muy importante". 

 

Ya en el año 1991 había recorrido varias parroquias de Buenos Aires en donde realizaban muchas actividades sociales, sin embargo, "el santuario de San Cayetano me marcó mucho porque se vive fuertemente la solidaridad". 

 

Asimismo, el Sacerdote afirmó que su llegada a la Patagonia fue gracias a un Seminarista que lo invitó a venir por primera vez al sur, en principio a Comodoro Rivadavia en donde llegó en el año 2000 a préstamo, es decir que seguía perteneciendo a la Diócesis de Buenos Aires. 

 

"La belleza de estos lugares y la calidez de la gente, hace que sea fácil poder adaptarse. En principio estuve con los padres Salesianos y en marzo del 2001 inicié como párroco aquí en Esquel, en esta misma Parroquia", afirmó Costa Heredia. 

 

Según relata, el año más dificil fue el 2001 donde hizo -17°C en Esquel, "yo no estaba acostumbrado al clima, cuando vine sabía que iba a hacer frío, pero esa vez la nieve duró cerca de un mes". 

 

En Esquel hicimos la capilla de adoración perpetua en donde los vecinos pueden venir a rezar a la hora que quieran frente al Santísimo. 

 

Además la Parroquia Sagrada Familia cuenta con grupo de Catequesis, Grupos Misioneros, Grupo de Scout, Cáritas que "hace un trabajo enorme de contención gracias a la colaboración de todos los vecinos". 

 

"Hay mucha gente que pasa necesidad, pero siempre hay alguien tendiendo una mano. En Esquel todos nos conocemos y eso hace que sea más fácil ayudar a otros". 

 

En tanto, el cura párroco indicó que comenzamos a implementar los Dormis Solidarios, "en donde vienen vecinos del interior que necesitan tratarse en el hospital o viven situaciones de violencia, y encuentran un lugar donde quedarse". 

 

Actualmente, en la Parroquia tenemos cerca de 150 bautismos y hay unos 8 casamientos al año. Además acompañan a las familias cuando pierden un  ser querido, "porque es un momento muy fuerte". 

 

El mensaje que le doy a todos es "no desanimarse. Uno tiene que poner todo de sí, cuando las cosas te superan, hay que dejar todo en manos de Dios, poniendo de uno toda la voluntad", destacó el Padre.

 

En este sentido, el sacerdote recordó que cuando llegó le impactó el paisaje, "y creo que cada estación tiene su belleza y ayuda a ponerse en presencia de Dios". 

 

"En Esquel me siento contenido, me siento a gusto. Cuando estoy en Buenos aires siempre quiero volver para acá, porque el lugar y la gente es muy lindo", concluyó el sacerdote. 

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error