16 de Agosto de 2022
deportes |

Con mucha risa y con mucho de compromiso, la Escuela Awkache festejó sus 20 años de vida

Lo hizo con una cena donde hubo baile y concurso de disfraz, mucha música y la increíble participación de Sergio Lavados

No cualquiera puede ser un Awkache, aunque muchos pueden ser atletas aficionados. Es cierto que al día de hoy son cerca de 150 integrantes, de los más rápidos a los más lentos, de los más ganadores a lo que llegan en los últimos lugares, pero llegan.

 

Cada atleta, o pequeño atleta, tiene una motivación muy marcada. Ser el mejor de todos los tiempos, bajar récords, bajar de peso, calmar las ansiedades, conseguir amigos, compartir momentos (de los  lindos y de los feos).

 

Todos ellos (y ellas) integran el mundo Awkache.

 

Y además de ser atletas, tienen algo en común que los caracteriza, piensan en el otro. A cada momento hay mucho trabajo social y comunitario.

 

Van más allá de correr 5km o un maratón.

 

 

El sábado por la noche se llevó a cabo una cena a la canasta donde se festearon los 20 años de esta agrupación que ahora ya es conocida por todo el mundo del atletismo.

 

La comida fue a la canasta. Es cierto que hubo una tanda importante de choripanes, pero también en la mesa estaban las pizzas “del campeón del mundo” Claudio Jaramillo, como también estaban las pizzas de Martín Ñancucheo, cuyas pizzas también fueron una delicia.

 

Y la torta no podía ser otra que ensamblada dentro de una pista de atletismo.

 

 

La consiga era ir disfrazado. Muchas de las mujeres fueron re contra producidas, para convencer a un jurado que debía votar por el mejor traje.

 

De pronto estaba “la chapulina colorada”, que trató de arengar a la gente para captar votos, también estuvo la viuda negra, la bruja del 71, la enfermera, la gendarme, la diablita y también estaba Maradona. Protagonizado por un chico que ni siquiera lo vio jugar.

 

Todo valió para la risa

 

Y también estuvo presente uno de los protagonistas de la Casa de Papel, como también el “Capitán América (rebautizado por “Coco” Muñoz por el “Capitán Sudamérica”).

 

 

Josemi y Shirley amenizaron con sus voces una noche perfecta, claro que también se subió al escenario Candela Milani (la hija de Leo) quien también aportó lo suyo.

 

Sergio Lavados demostró con sus personajes ser un gran artista. La máquina de los sentimientos fue de lo mejor que se haya visto en los últimos tiempos.

 

La declaración de amor, de “Coco” Muñoz hacia Ariela fue conmovedor y divertido a la vez.

 

 

Claro que Awkache es algo más. De lo más importante nada se dijo hasta ahora. Rodrigo Peláez, quien demostró mucha alegría por el compromiso de todos los pequeños y grandes atletas, pidió un pequeño esfuerzo.

 

Una niña está en Buenos Aires con un costoso tratamiento médico. La salud le está jugando una mala pasada. El pedido surgió de inmediato. Una pequeña urna en la mano de “Coco” Muñoz, recorriendo cada una de las mesas, pidiendo una colaboración. El dinero recibido fue importante. No importa cuánto. Pero fue importante.

 

Y eso es Awkache, además de festejo, es de compromiso.

 

Por eso, volvemos al inicio. No cualquiera pude ser un Awkache. Solo lo pueden ser quienes miran un poco más allá de su ombligo.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error